ESPÍRITU SANTO -5-
(LA REVELACIÓN DEL ESPÍRITU SANTO EN EL NUEVO TESTAMENTO)


INDICE


 

Preparación de la revelación sobre el Espíritu Santo (22.VIII.90)

1. Hasta ahora hemos dedicado la serie de catequesis a la acción del Espíritu Santo, considerándola en primer lugar a la luz del Antiguo Testamento y luego en los diversos momentos de la vida de Cristo. Ahora pasamos a examinar el misterio de la Persona misma del Espíritu Santo, que vive en comunión con el Padre y con el Hijo en la unidad de la Trinidad divina. Estamos en la fase más alta de la que hemos llamado en numerosas ocasiones la autorrevelación de Dios: es decir, la manifestación de la misma esencia intima y de su plan, hecha por el Dios que Jesús nos enseñó a reconocer e invocar como Padre. Este Dios infinitamente verdadero y bueno siempre ha pasado una suerte de pedagogía transcendente para instruirnos y atraernos hacia él. Eso ha sucedido también en la revelación del Espíritu Santo.

2. Nos lo recuerda San Gregorio Nacianceno en un hermoso texto que explica el hilo conductor de la acción progresiva de Dios en la historia de la salvación, en relación con el misterio de la Trinidad de las divinas Personas en la unidad de la divina sustancia. 'En efecto .dice aquel gran Padre de la Iglesia., el Antiguo Testamento predicaba manifiestamente al Padre y más oscuramente al Hijo. El Nuevo Testamento manifestó al Hijo y sugirió la divinidad del Espíritu Santo. En la actualidad, el Espíritu habita en nosotros y se manifiesta más claramente. Pues, cuando la divinidad del Padre no se confesaba claramente, no era prudente predicar de forma abierta al Hijo, y tampoco era prudente, antes de que la divinidad del Hijo fuese reconocida, imponernos además .y lo digo con demasiada audacia. al Espíritu Santo' (Orat XXXI, Theol. V, 26: PG 36, 161). Por ello, según el Nacianceno, al hombre le resultaba difícil aceptar la revelación de Dios como uno en la naturaleza y trino en las personas, porque se trataba de algo demasiado elevado para los conceptos del entendimiento humano, tomados en su significado común; en efecto, ha resultado siempre difícil para muchísimos hombres, incluso sinceramente religiosos, como lo atestigua la historia del Judaísmo y del Islam.

3. En las catequesis precedentes hemos mostrado cómo ha tenido lugar este progreso pedagógico en la revelación divina; hemos visto que el Antiguo Testamento en muchos puntos y de muchas maneras habla del Espíritu de Dios, comenzando por el inicio del libro del Génesis (Cfr. Gen 1, 2). Pero siempre hemos hecho notar que se trataba de anuncios y presagios referentes más bien a la acción del Espíritu Santo en el hombre y en la historia, y no tanto a su Persona, al menos de modo explícito y directo. En el vasto espacio del Antiguo Testamento se puede hablar de descubrimiento, de prueba, de progresiva comprensión de la acción del Espíritu Santo, aunque siempre quede en la sombra la distinción de las personas en la unidad de Dios. Los textos, incluso los más antiguos, indican como provenientes del Espíritu de Dios ciertos fenómenos que tienen lugar en el mundo físico y en el psicológico y espiritual; se trata del 'aliento de Dios' que anima al universo desde el momento de la creación, o de una fuerza sobrehumana concedida a los personajes llamados a empresas especiales para la guía y la defensa del 'pueblo de Dios', como la fuerza física concedida a Sansón (Cfr. Jue 14, 6), la investidura de Gedeón (Cfr. Jue 6, 34), la victoria en la lucha de Jefté con los amonitas (Cfr. Jue 11,29). En otros casos hallamos que el Espíritu de Dios no sólo 'reviste', sino también 'arrebata' al hombre (Elías: cfr. 1 Re 18, 12), obra los transportes y los éxtasis proféticos, y concede la capacidad de interpretar los sueños (José en Egipto: cfr. Gen 41, 38). En todos estos casos se trata de una acción de carácter inmediato y transitorio .que podríamos definir carismática. para el bien del pueblo de Dios.

4. Por otra parte, el mismo Antiguo Testamento nos presenta muchos casos de una acción constante llevad cabo por el Espíritu de Dios que, según el lenguaje bíblico, 'se posa sobre el hombre', como sucede con Moisés, Josué, David, Elías y Eliseo. Sobre todo los profetas son los portadores del Espíritu de Dios. La conexión entre la palabra profética y el Espíritu de Dios ya se encuentra afirmada en la historia de Balaam (Nm 24, 2.3) y se acentúa en un episodio del primer libro de los Reyes (1 Re 22, 24). Tras el exilio, Ezequiel se muestra plenamente consciente del Origen de su inspiración: 'El Espíritu de Yahvéh irrumpió en mí y me dijo: Di ' (Ez 11, 5) y Zacarías recuerda que Dios había hablado a su pueblo 'por su Espíritu, por ministerio de los antiguos profetas' (Zac 7, 12). . También en este periodo al Espíritu de Dios y a su acción se le atribuyen sobre todo los efectos de naturaleza moral (así, por ejemplo, en los salmos 50 y 142, y en el libro de la Sabiduría). A su tiempo hicimos referencia a esos pasajes y los analizamos.

5. Pero los textos más significativos e importantes son los que los profetas han dedicado al Espíritu del Señor que debía posarse sobre el Mesías, sobre la comunidad mesiánica y sobre sus miembros, y sobre todo los textos de las profecías mesiánicas de Isaías: aquí se revela que el Espíritu del Señor se posará en primer lugar sobre el 'retoño de José', descendiente y sucesor de David (Is 11, 1.2); luego, sobre el 'Siervo del Señor' (Is 42, 1), que será 'alianza del pueblo y luz de las gentes' (Is 42, 6); y finalmente sobre el evangelizador de los pobres (Is 61, 1; Cfr. Lc 4, 18).

Según las antiguas profecías, el Espíritu del Señor renovará también el rostro espiritual 'el resto de Israel', es decir, de la comunidad mesiánica que permaneció fiel a la vocación divina; así nos lo muestran los pasajes de Isaías (44, 3; 59, 21), Ezequiel (36, 27; 37,14), Joel (3,1.2) y Zacarías (12,10).

6. De ese modo, el Antiguo Testamento, con sus abundantes referencias ala acción del Espíritu Santo de Dios, prepara la comprensión de cuanto dirá la revelación del Nuevo Testamento sobre el Espíritu Santo como Persona en su unidad con el Padre y con el Hijo. Todo se desarrolla sobre el hilo de la pedagogía divina que educa los hombres para el conocimiento y el reconocimiento de los más altos misterios: la Trinidad, la encarnación del Verbo y la venida del Espíritu Santo. En el Antiguo Testamento todo se había concentrado en la verdad del monoteísmo, confiad Israel, que debía defenderla y consolidarla continuamente frente a las tentaciones del politeísmo, procedentes de diversas partes.

7. En la Nueva Alianza llegamos a una nueva etapa: la mayor conciencia del valor de la persona con respecto al hombre creó un contexto en el que también la revelación del Espíritu Santo como Persona encuentra el terreno preparado. El Espíritu Santo es Aquel que habita en el hombre y que, al morar en él, lo santifica sobre todo con el poder del amor que es él mismo. De este modo, la revelación del Espíritu-Persona desvela también la profundidad interior del hombre. Y, por medio de esta exploración más profunda del espíritu humano, nos hacemos más conscientes de que el Espíritu Santo se convierte en fuente de la comunión del hombre con Dios, y también de la 'comunión' interpersonal entre los hombres. ésta es la síntesis de la nueva revelación de la Persona del Espíritu Santo, sobre la que reflexionaremos en las próximas catequesis.

 

Revelación del Espíritu Santo como Persona (29.VIII.90)

1. Después de su resurrección, Jesús se apareció a los once Apóstoles y les dijo: 'Id, pues; enseñad a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo' (Mt 28, 19). El Apóstol y evangelista Mateo es quien, al final de su evangelio, refiere esta orden con que Jesucristo envía a los Apóstoles por todo el mundo para que sean sus testigos y continúen su obra de salvación. A esas palabras corresponde nuestra antiquísima tradición cristiana, según la cual el bautismo se suele administrar en el nombre de la Santísima Trinidad. Pero en el texto de Mateo se halla contenido también el que podemos considerar como último testimonio de la revelación de la verdad trinitaria, que comprende la manifestación del Espíritu Santo como Persona igual al Padre y al Hijo, consustancial a ellos en la unidad de la divinidad.

Esta revelación pertenece al Nuevo Testamento. En el Antiguo Testamento el Espíritu de Dios, en los diversos modos de acción que hemos ilustrado en las catequesis anteriores, era la manifestación del poder, de la sabiduría y de la santidad de Dios. En el Nuevo Testamento se pasa claramente a la revelación del Espíritu Santo como Persona.

2. En efecto, la expresión evangélica de Mateo (28, 19) revela claramente al Espíritu Santo como Persona, porque lo nombra junto a las otras dos Personas de modo idéntico, sin sugerir ninguna diferencia al respecto: 'el Padre y el Hijo y el Espíritu Santo'. Del evangelio de Mateo resulta evidente que el Padre y el Hijo son dos Personas distintas: 'el Padre' es aquel a quien Jesús llama 'mi Padre celestial' (Mt 15, 13; 16,17; 18, 35); 'el Hijo' es Jesús mismo, designado así por una voz venida del cielo en el momento de su bautismo (Mt 3, 17) y de su transfiguración (Mt 17, 5), y reconocido por Simón Pedro como 'el Cristo, el Hijo de Dios vivo' (Mt 16, 16). A estas dos Personas divinas es ahora asociado, de modo idéntico, 'el Espíritu Santo'. Esta asociación se hace aún más estrecha por el hecho de que la frase habla del nombre de los Tres, ordenando bautizar a todas las gentes ''en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo'. En la Biblia la expresión 'en el nombre de' normalmente sólo se usa para referirse a personas. Además, es notable el hecho de que la frase evangélica use el término 'nombre' en singular, a pesar de mencionar a varias personas. De todo ello se deduce, de modo inequívoco, que el Espíritu Santo es una tercera Persona divina, estrechamente asociada al Padre y al Hijo, en la unidad de un solo 'nombre' divino.

El bautismo cristiano nos coloca en relación personal con las tres Personas divinas, introduciéndonos así en la intimidad de Dios. Y, cada vez que hacemos el signo de la cruz, repetimos la expresión evangélica para renovar nuestra relación con el Padre y el Hijo y el Espíritu Santo.

Reconocer al Espíritu Santo como Persona es una condición esencial para la vida cristiana de fe y de caridad.

3. La palabra de Cristo resucitado acerca del bautismo (Mt 28, 19) no carece de preparación en el evangelio de Mateo, pues está en relación con el relato del bautismo de Jesús mismo, donde se nos presenta una teofanía trinitaria: Mateo nos refiere que, cuando Jesús salió del agua, 'se abrieron los cielos y vio al Espíritu de Dios que bajaba en forma de paloma y venia sobre él. Y una voz que salía de los cielos decía: 'Este es mi Hijo amado, en quien me complazco' (Mt 3, 16.17). Los otros dos evangelios sinópticos narran la escena de la misma manera (Mc 1, 9.11; Lc 3, 21.22). En ella hallamos una revelación de las tres personas divinas: la persona de Jesús está indicada con la calificación de Hijo; la persona del Padre se manifiesta por medio de la voz que dice: 'Este es mi Hijo amado'; y la persona del Espíritu de Dios aparece diferente del Padre y del Hijo, y en relación con el uno y el otro; con el Padre celeste, porque el Espíritu desciende de los cielos; y con el Hijo, porque viene sobre él. Si en una primera lectura esta interpretación no cobra toda la fuerza de la evidencia, la confrontación con la frase final del evangelio (Mt 28, 19) garantiza su solidez.

4. La luz que nos proporciona la frase final de Mateo nos permite descubrir también en otros textos al Espíritu Santo como Persona. La revelación del Espíritu Santo en su relación con el Padre y con el Hijo se puede ver también en el relato de la Anunciación (Lc 1, 26)38).

Virgen que llevaba por nombre María, le anunció la voluntad del Padre eterno con las siguientes palabras: 'Vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús. El será grande y será llamado Hijo del Altísimo' (Lc 1, 31.32). Y, cuando María preguntó cómo se realizaría eso en su condición virginal, el ángel le respondió: 'El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y será llamado Hijo de Dios' (Lc 1, 34.35).

De por sí, este texto no dice que el Espíritu Santo sea una Persona; sólo muestra que es un ser de algún modo distinto del Altísimo, es decir, de Dios Padre, y del Hijo del Altísimo, pero leído, como hacemos espontáneamente, a la luz de la fe 'En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo' (Mt 28, 19), nos revela la unión de las tres Personas divinas en la realización del misterio que se llama Encarnación del Verbo. La Persona del Espíritu Santo contribuyó a esta realización según el designio del Padre, plenamente aceptado por el Hijo. Por obra del Espíritu Santo, el Hijo de Dios, consustancial al Padre eterno, fue concebido como hombre y nació de la Virgen María. En las catequesis precedentes ya hemos hablado de este misterio, que es a la vez cristológico y pneumatológico. Baste aquí poner de relieve que en el acontecimiento de la Anunciación se manifiesta el misterio trinitario y, en particular, la Persona del Espíritu Santo.

5. En este punto podemos subrayar también un reflejo de este misterio en la antropología cristiana. En efecto, existe un vínculo entre el nacimiento del Hijo eterno de Dios en la naturaleza humana y el 'renacer' de los hijos en el género humano por la adopción divina mediante la gracia. Este vinculo pertenece a la economía de la salvación. Con vistas a él, en la economía sacramental, fue instituido el bautismo.

Por consiguiente, la revelación del Espíritu Santo como Persona subsistente en la unidad trinitaria de la divinidad es puesta de relieve de modo especial en el misterio de la Encarnación del Hijo eterno de Dios y en el misterio de la 'adopción' divina de los hijos del género humano. Y en este misterio halla su constante cumplimiento el anuncio de Juan con respecto a Cristo, en el Jordán: 'El os bautizará en Espíritu Santo' (Mt 3, 11). Esta 'adopción' sobrenatural se realiza en el orden sacramental precisamente mediante el bautismo 'de agua y de Espíritu' (Jn 3, 5).

 

La acción de la Tercera Persona según los sinópticos (19.IX.90)

1. En el Nuevo Testamento, el Espíritu Santo se da conocer como Persona subsistente con el Padre y el Hijo en la unidad trinitaria, mediante la acción que le atribuyen los autores inspirados. No siempre se podrá pasar de la acción a una 'propiedad' de la Persona en sentido rigurosamente teológico; pero para nuestra catequesis es suficiente descubrir lo que el Espíritu Santo es en la realidad divina mediante los hechos de los que es protagonista, según el Nuevo Testamento. Por lo demás, éste es el camino que siguieron los Padres y Doctores de la Iglesia (Cfr. Santo Tomás, S. Th. I, q. 30, aa. 7.8).

2. En esta catequesis nos limitamos a recordar algunos textos de los sinópticos. Posteriormente recurriremos también a los otros libros del Nuevo Testamento.

Hemos visto que en la narración de la Anunciación el Espíritu Santo se manifiesta como Aquel que obra: 'El Espíritu Santo vendrá sobre ti .dice el ángel a María. y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra' (Lc 1, 35).

Así, pues, podemos reconocer que el Espíritu Santo es principio de acción, especialmente en la Encarnación. Precisamente porque es el eterno Amor (propiedad de la Tercera Persona), se atribuye a él el poder de la acción: una potencia de amor.

Los primeros capítulos del Evangelio de Lucas hablan varias veces de la acción del Espíritu Santo en las personas íntimamente vinculadas con el misterio de la Encarnación. Así, en Isabel, que con ocasión de la visita de María quedó llena de Espíritu Santo y saludó a su bendita pariente bajo la inspiración divina (Cfr. Lc 1, 41.45). Así, aún más, en el santo anciano Simeón, al que el Espíritu Santo se había manifestado de modo personal, anunciándole de antemano que vería al 'Mesías del Señor' antes de morir (Lc 2, 26). Bajo la inspiración y la moción del Espíritu Santo él toma al Niño en sus brazos y pronuncia aquellas palabras proféticas que encierran en una síntesis tan densa y conmovedora toda la misión redentora del Hijo de María (Cfr. Lc 2, 27 ss.). La Virgen María, más que cualquier otra persona, se halló bajo el influjo del Espíritu Santo (Cfr. Lc 1, 35), el cual le dio ciertamente la íntima percepción del misterio y el impulso del alma para aceptar su misión y para el canto de gozo en la contemplación del plan providencial de la salvación (Cfr. Lc 1, 26 ss.).

3. En estos santos personajes se delinea como un paradigma de la acción del Espíritu Santo, Amor omnipotente que da luz, fuerza, consuelo, impulso operativo. Pero el paradigma es aún más visible en la vida del mismo Jesús, que se desarrolla toda bajo el impulso y la dirección del Espíritu, realizando en si la profecía de Isaías sobre la misión del Mesías: 'El Espíritu del Señor sobre mí, porque me ha ungido para anunciar a los pobres la Buena Nueva, me ha enviado a proclamar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos' (Lc 4, 18; Cfr. Is 61. 1). Sabemos que Jesús leyó en alta voz estas palabras proféticas en la sinagoga de Nazaret y afirmó que desde aquel momento se realizaban en él (Cfr. Lc 4, 21).

En realidad las acciones y las palabras de Jesús eran la realización de la misión mesiánica en la que actuaba, según el anuncio del profeta, el Espíritu del Señor. La acción del Espíritu Santo estaba escondida en todo el desarrollo de esta misión, realizada por Jesús de modo visible, público, histórico; por ello ésta testimoniaba y revelaba, según las declaraciones de Jesús a los evangelistas y a los otros autores sagrados, también la obra y la persona del Espíritu Santo.

4. A veces los evangelistas subrayan de modo especial la presencia activa del Espíritu Santo en Cristo. Por ejemplo, cuando hablan del ayuno y de la tentación de Cristo: 'Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto para ser tentado por el diablo' (Mt 4, 1; cfr. Mc 1, 12). La expresión utilizada por el evangelista presenta al Espíritu como una Persona que guía a otra. El relieve que los evangelistas dan a la acción del Espíritu Santo en Cristo significa que su misión mesiánica, estando encaminada a vencer el mal, comporta desde el comienzo la lucha con aquel que es 'mentiroso y padre de la mentira' (Jn 8, 44): el espíritu de rechazo del reino de Dios. La victoria de Cristo sobre Satanás al comienzo de la actividad mesiánica es el preludio y el anuncio de su victoria definitiva en la cruz y en la resurrección.

Jesús mismo atribuye esta victoria al Espíritu Santo en cada etapa de su misión mesiánica: 'Por el Espíritu de Dios expulso yo los demonios' afirma (Mt 12, 28). En esta lucha y en esta victoria de Cristo se manifiesta, pues, el poder del Espíritu, que es su intimo autor e incansable realizador. Por esto Jesús advierte con tanto rigor a sus oyentes sobre el pecado que él mismo llama 'la blasfemia contra el Espíritu Santo' (Mt 12, 31.32; cfr. Mc 3, 29; Lc 12, 10). También aquí las expresiones utilizadas por el evangelista presentan al Espíritu como Persona. Efectivamente, se establece una confrontación entre quien habla contra la persona del Hijo del hombre y quien habla contra la persona del Espíritu Santo (Mt 12, 32; Lc 12, 10) y se afirma que la ofensa hecha al Espíritu es más grave. 'Blasfemar contra el Espíritu Santo' quiere decir ponerse de la parte del espíritu de las tinieblas, de forma que el hombre se cierra interiormente a la acción santificadora del Espíritu de Dios. He aquí por qué Jesús declara que ese pecado no puede ser perdonado 'ni en este mundo ni en el otro' (Mt 12, 32). El rechazo interior del Espíritu Santo es el rechazo de la fuente misma de la vida y de la santidad. Entonces el hombre se excluye por sí solo y libremente del ámbito de la acción salvífica de Dios.

La advertencia de Jesús sobre el pecado contra el Espíritu Santo incluye al menos implícitamente otra revelación de la Persona y de la acción santificadora de esta Persona de la Trinidad, protagonista en la lucha contra el espíritu del mal y en la victoria del bien.

5. También según los sinópticos, la acción del Espíritu Santo es la fuente del gozo interior más profundo. Jesús mismo experimentó esta especial 'alegría en el Espíritu Santo' cuando pronunció las palabras: 'Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a pequeños. Si, Padre, pues tal ha sido tu beneplácito' (Lc 10, 21; Cfr. Mt 11, 25.26). En el texto de Lucas y Mateo siguen las palabras de Jesús sobre el conocimiento del Padre por parte del Hijo y del Hijo por parte del Padre: conocimiento que comunica el Hijo precisamente a los 'pequeños' .

Es, pues, el Espíritu Santo el que da también a los discípulos de Jesús no sólo el poder de la victoria sobre el mal, sobre 'los espíritus malignos' (Lc 10,17), sino también el gozo sobrenatural del descubrimiento de Dios y de la vida en Él mediante su Hijo.

6. La revelación del Espíritu Santo mediante el poder de la acción que llena toda la misión de Cristo acompañará también a los Apóstoles y a los discípulos en la obra que desarrollarán por mandato divino. Se lo anuncia Jesús mismo: 'Recibiréis la fuerza del Espíritu Santo, que vendrá sobre vosotros, y seréis mis testigos..., hasta los confines de la tierra' (Hech 1, 8). Aun cuando en el camino de este testimonio hallen persecuciones, cárceles, interrogatorios en tribunales, Jesús asegura: 'Lo que tengáis que hablar se os comunicará en aquel momento. Porque no seréis vosotros los que habléis, sino el Espíritu de vuestro Padre el que hablará en vosotros' (Mt 10, 19.20; cfr. Mc 13, 11). Hablan las personas, una fuerza impersonal puede mover, empujar, destruir, pero no puede hablar. El Espíritu, en cambio, habla. El es el inspirador y el consolador en las horas difíciles de los Apóstoles y de la Iglesia: otra calificación de su acción, otra luz encendida en el misterio de su Persona.

7. Así, pues, podemos afirmar que en los sinópticos el Espíritu Santo se manifiesta como Persona que actúa en toda la misión de Cristo, y que en la vida y en la historia de los seguidores de Cristo libra del mal, de la fuerza en la lucha con el espíritu de las tinieblas, prodiga el gozo sobrenatural del conocimiento de Dios y del testimonio de El incluso en las tribulaciones. Una persona que actúa con poder divino ante todo en la misión mesiánica de Jesús, y luego en la atracción de los hombres hacia Cristo y en la dirección de los que están llamados a tomar parte en su misión salvífica.

 

La acción de la Tercera Persona según S. Juan (26.IX.90)

1. El apóstol Juan en su evangelio pone de relieve, aún más que los sinópticos, la relación personal del Hijo hacia el Padre, como aparece ya en el Prólogo, donde el evangelista fija la mirada en la realidad eterna del Padre y del Verbo)Hijo. Comienza diciendo: 'En el principio existía la Palabra y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios. Ella estaba en el principio con Dios' (Jn 1,1.2). Luego concluye: 'A Dios nadie le ha visto jamás; el Hijo único, que está en el seno del Padre, él lo ha contado' (Jn 1, 18). Es una afirmación totalmente nueva en la historia de la reflexión humana sobre Dios, y en la misma revelación. Nunca se agotará la profundización y la explotación de la riqueza de contenido que esa afirmación ofrece a la teología. También la catequesis habrá de hacer siempre referencia a ella, no sólo en el aspecto cristológico sino también en el pneumatológico.

En efecto, precisamente la unidad del Hijo con el Padre, acentuada también en otros puntos del evangelio de Juan, parece abrir a los Apóstoles el camino de la revelación del Espíritu Santo como Persona.

2. Es significativo el hecho de que las palabras de Cristo que se refieren de modo más directo a este tema se encuentran en el así llamado discurso de despedida del Cenáculo y, por tanto, en la perspectiva de la inminente partida del Hijo que vuelve al Padre por medio de la cruz y la Ascensión. Es entonces cuando Jesús dice: 'Yo pediré al Padre y os dará otro Paráclito, para que esté con vosotros para siempre, el Espíritu de la verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque no le ve ni le conoce' (Jn 14, 16.17). Consolador-Paráclito: este nombre, dado por Jesús al Espíritu Santo, demuestra que él es una Persona, distinta del Padre y del Hijo. En efecto, la palabra griega Parakletos se aplica siempre a una persona, pues significa 'abogado', 'defensor' o 'consolador'. Sólo una persona puede realizar esas tareas. Por otra parte, al decir 'otro Paráclito,', Jesús d entender que, durante su vida terrena, él mismo ha sido el primer 'Paráclito' .defensor. de los discípulos. Lo afirmará luego con más claridad en su oración sacerdotal, en la que dirá al Padre: 'Cuando estaba yo con ellos, yo cuidaba en tu nombre a los que me habías dado. He velado por ellos...' (Jn 17, 22). Tras la partida de Jesús, el Espíritu Santo tomará su lugar junto a los discípulos, que permanecieron en el mundo, para defenderlos en las luchas que habrían de afrontar y para sostener su valoren la tribulación.

3. En el discurso de despedida, El Parakletos es llamado varias veces el Espíritu de la verdad (Cfr. Jn 14, 17). Y a esa característica se vincula la misión que le ha sido confiada con respecto a los Apóstoles y a la Iglesia: 'El Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, os lo enseñará todo y os recordará todo lo que yo os he dicho' (Jn 14, 26). 'Enseñar', 'recordar': estas actividades manifiestan claramente que el Espíritu es una Persona; sólo una persona las puede llevar a cabo. La misión de predicar la verdad, confiada por Cristo a los Apóstoles y a la Iglesia, está ligada, y lo seguirá estando siempre, con la actividad personal del Espíritu de la verdad.

La misma observación vale para el 'testimonio' que debe dar de Cristo ante el mundo. 'Cuando venga el Paráclito, que yo os enviaré de junto al Padre, el Espíritu de la verdad, que procede del Padre, él dará testimonio de mi (Jn 15, 26). Sólo una persona puede dar testimonio de otra. Los Apóstoles deberán dar testimonio de Cristo. Su testimonio de personas humanas estará apoyado y confirmado por el testimonio de una Persona divina, el Espíritu Santo.

4. Por eso mismo, el Espíritu Santo es también el maestro invisible que seguirá impartiendo de generación en generación la misma enseñanza de Cristo: su Evangelio. 'Cuando venga él, el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad completa; pues no hablará por su cuenta, sino que hablará lo que oiga, y os anunciará lo que ha de venir' (Jn 16, 13). De aquí se deduce que el Espíritu Santo no sólo velará en la Iglesia por la solidez y la identidad de la verdad de Cristo. sino que también indicará el camino de la transmisión de esa verdad a las generaciones, siempre nuevas, que se sucederán en las diversas épocas, a los pueblos y a las sociedades de los diversos lugares, dando a cada uno la fuerza para adherirse interiormente a esa verdad y para conformarse a ella en la propia vida.

5. Un aspecto particular de esta acción, ya puesto de relieve en la encíclica Dominum et vivificantem (Cfr nn. 27.28), es el que Jesús mismo anuncia con estas palabras: 'Cuando él venga, convencerá al mundo en lo referente al pecado, en lo referente a la justicia y en lo referente al juicio' (Jn 16, 8). Este poder especial de convencer al mundo, es decir, a quienes están en el mundo, en lo referente al pecado, es un momento esencial de la misión del Espíritu de la verdad. Convencer en lo referente al juicio quiere decir, según las palabras de Jesús mismo, que 'el Príncipe de este mundo está juzgado' (Jn 16,11). Y Aquel que ha de venir como Consolador y Abogado, el Espíritu Santo, debe guiar a la humanidad a la victoria sobre el mal y sobre el artífice del mal en el mundo.

Existe una relación entre la muerte redentora de Cristo en la cruz y lo que él dice a los Apóstoles inmediatamente tras su resurrección: 'Recibid el Espíritu Santo. A quienes perdonéis los pecados, les quedan perdonados' (Jn 20, 22.23). Precisamente por aquí pasa el camino que lleva a la victoria sobre el mal, de la que el Espíritu de la verdad debe convencer constantemente al mundo.

6. Todos esos pasajes del discurso pronunciado por Jesús en el Cenáculo revelan al Espíritu Santo como Persona subsistente en la unidad trinitaria con el Padre y con el Hijo, y muestran la misión en la que él está estrechamente unido con la redención obrada por Cristo: 'Si no me voy (pasando de este mundo al Padre), no vendrá a vosotros el Paráclito' (Jn 16, 7). Pero también otros pasajes son muy significativos en este sentido.

7. Jesús anuncia que el Espíritu Santo vendrá para permanecer con nosotros: 'Yo pediré al Padre y os dará otro Paráclito, para que esté con vosotros para siempre' (Jn 14, 16); para que esté él mismo, no sólo su poder, su sabiduría, su acción, sino él mismo como Persona.

Más aún: él mismo permanecerá no sólo 'con nosotros', sino también 'en nosotros'. 'Vosotros le conocéis, porque mora con vosotros y en vosotros está' (Jn 14, 17). Estas palabras expresan la inhabitación del Espíritu Santo como huésped interior del corazón del hombre: de todo hombre que lo acoge, de todas las almas que se adhieren a Cristo. También el Padre y el Hijo vendrán a 'hacer morada' en estas almas (Jn 14, 23), por consiguiente, toda la Trinidad está presente en ellas, pero tratándose de una presencia espiritual, esa presencia se refiere de modo más directo a la Persona del Espíritu Santo.

8. Por esta presencia operante en el alma, el hombre puede llegar a ser aquel 'adorador verdadero,' del Dios que 'es espíritu' (Jn 4, 24), como dice Jesús en el encuentro con la samaritana junto al pozo de Jacob (Cfr. Jn 4, 23). La hora de aquellos que 'adoran al Padre en espíritu y en verdad' ha llegado con Cristo y se hace realidad en tolda alma que acoge al Espíritu Santo y vive según su inspiración y bajo su dirección personal. Es lo más grande y lo más santo en la espiritualidad religiosa del cristianismo.

 

El Espíritu Santo en la doctrina de San Pablo (3.X.90)

1. Es bien conocido el deseo con el que san Pablo concluye la segunda carta a los Corintios: 'La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios (Padre) y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros' (2 Cor 13, 13). Es el deseo que la liturgia pone en boca del sacerdote celebrante al comienzo de la misa. Con este texto de evidente significado trinitario. nos introducimos en el examen de lo que las Cartas del apóstol Pablo nos dicen sobre el Espíritu Santo como Persona en la unidad trinitaria del Padre y del Hijo. El texto de la carta a los Corintios parece provenir del lenguaje de las primeras comunidades cristianas y quizá de la liturgia de sus asambleas. Con esas palabras el Apóstol expresa la unidad trinitaria partiendo de Cristo. el cual como artífice de la gracia salvífica revela a la humanidad el amor de Dios Padre y lo participa a los creyentes en la comunión del Espíritu Santo. Así resulta que según san Pablo el Espíritu Santo es la Persona que actúa la comunión del hombre .y de la Iglesia. con Dios.

La fórmula paulina habla claramente de Dios Uno y Trino. incluso en términos distintos de los de la fórmula bautismal que refiere Mateo: 'en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo' (Mt 28. 19). Esa nos hace conocer al Espíritu Santo como era presentado en la doctrina de los Apóstoles y concebido en la vida de las comunidades cristianas.

2. Otro texto de san Pablo toma como base de la enseñanza sobre el Espíritu Santo la riqueza de los carismas derramados con variedad y unidad de ordenamiento en las comunidades: 'Hay diversidad de carismas. pero el Espíritu es el mismo: diversidad de ministerios. pero el Señor es el mismo: diversidad de operaciones. pero es el mismo Dios que obra todo en todos (1 Cor 12, 4.6). El Apóstol atribuye al Espíritu Santo los dones de la gracia (carismas): al Hijo como al Señor de la Iglesia . los ministerios (ministeria): al Padre.Dios. que es el artífice de todo en todos. las 'operaciones'.

Es muy significativo el paralelismo manifestado en este pasa je entre el Espíritu. el Señor Jesús y Dios Padre. Ello indica que también al Espíritu se le reconoce como Persona divina. No sería coherente poner en paralelismo tan intimo a dos Personas. la del Padre y la del Hijo. con una fuerza impersonal. Es igualmente significativo que se le atribuya al Espíritu Santo de modo particular la gratuidad de los carismas y de todo don divino al hombre y a la Iglesia.

3. Esto queda afirmado ulteriormente en el contexto inmediato de la primera carta a los Corintios: 'Todas estas cosas las obra un mismo y único Espíritu. distribuyéndolas a cada uno en particular según su voluntad' (l Cor 12, 11). El Espíritu Santo se manifiesta. pues. como un libre y 'espontáneo' Dador del bien en el orden de los carismas y de la gracia: como una Persona divina que elige y beneficia a los destinatarios de los diversos dones: ' A uno se le da por el Espíritu palabra de sabiduría: a otro. palabra de ciencia según el mismo Espíritu: a otro. fe. en el mismo Espíritu' (1 Cor 12, 8.9). Y también: 'a otro. carismas de curaciones...: profecía...: discernimiento de espíritus ..:diversidad de lenguas...: don de interpretación' (ib 12, 9.10). A cada cual se le otorga la manifestación del Espíritu para provecho común' (1 Cor 12, 7). Así, pues, del Espíritu Santo proviene la multiplicidad de dones, como también su unidad, su coexistencia. Todo ello indica al Espíritu Santo como una Persona subsistente y operante en la unidad divina: en la comunión del Hijo con el Padre.

4. También otros pasajes de las cartas paulinas expresan la misma verdad del Espíritu Santo como Persona en la unidad trinitaria, partiendo de la economía de la salvación. 'Nosotros, en cambio, debemos dar gracias en todo tiempo por vosotros... porque Dios os ha escogido desde el principio para la salvación mediante la acción santificadora del Espíritu y la fe en la verdad...para que consigáis la gloria de nuestros Señor Jesucristo': así escribe el Apóstol en la segunda carta a los Tesalonicenses (2 Tes 2, 13.14), para indicarles el fin del Evangelio que él anuncia. Y a los corintios: 'Habéis sido lavados. habéis sido santificados, habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesucristo y en el Espíritu de nuestro Dios' (1 Cor 6, 11).

Según el Apóstol. el Padre es el principio primero de la santificación, que confiere el Espíritu Santo a quien cree 'en el nombre' de Cristo. La santificación en la intimidad del hombre proviene, pues, del Espíritu Santo-persona que vive y opera en unidad con el Padre y con el Hijo.

En otro lugar el Apóstol expresa el mismo concepto de modo sugestivo: Y es Dios el que nos conforta juntamente con vosotros en Cristo y el que nos ungió, y el que nos marcó con su sello y nos dio en arras el Espíritu en nuestros corazones' (2 Cor 1, 21.22). Las palabras 'en nuestros corazones' indican la intimidad de la acción santificadora del Espíritu Santo.

La misma verdad se halla de forma más desarrollada todavía en la carta a los Efesios: 'Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo .. nos ha bendecido con toda clase de bendiciones espirituales. en los cielos. en Cristo' (Ef 1 3). Y poco después el autor dice a los creyentes: 'Fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la Promesa. que es prenda de nuestra herencia (Ef 1, 13).

5. Otra magnifica expresión del pensamiento y de los propósitos de san Pablo es el de la carta a los Romanos, donde escribe que la finalidad de su ministerio evangélico es que 'la oblación de los gentiles sea agradable, santificada por el Espíritu Santo' (Rom 15, 30). El 'amor' es un atributo especial del Espíritu Santo (Rom 15, 16). Por este servicio pide a los destinatarios de la carta la oración a Dios, y lo hace por Cristo y por 'el amor del Espíritu Santo' (Cfr. Rom 5, 5), así como la 'comunión' (Cfr. 2 Cor 13, 13). De este amor procede la santidad, que hace grata la oblación. Y ésta es, pues, también una obra del Espíritu Santo.

6. Según la carta a los Gálatas, el Espíritu Santo transmite a los hombres el don de la adopción de hijos de Dios, estimulándoles a la oración propia del Hijo. 'La prueba de que sois hijos es que Dios ha enviado a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo que clama: '¡Abbá. Padre!' (Gal 4, 6). El Espíritu 'clama' y se manifiesta así como una persona que se expresa con gran intensidad. él hace resonar en los corazones de los cristianos la oración que Jesús mismo dirigía al Padre (Cfr. Mc 14, 36) con amor filial. El Espíritu Santo es Aquel que hace hijos adoptivos y da la capacidad de la oración final.

7. La doctrina de san Pablo sobre este punto es tan rica que será necesario volver sobre ella en la próxima catequesis Por ahora podemos concluir que también en las cartas paulinas el Espíritu Santo aparece como una Persona divina viviente en la unidad trinitaria con el Padre y con el Hijo. El Apóstol le atribuye de modo particular la obra de la santificación. Él es el directo autor de la santidad de las almas. El es la Fuente del amor y de la oración, en la cual se expresa el don de la divina 'adopción' del hombre, su presencia en las almas es la prenda y el comienzo de la vida eterna.

 

La acción del Espíritu Santo según S. Pablo (10.X.90)

1. Hemos visto en la catequesis anterior que la revelación del Espíritu Santo como Persona en la unidad trinitaria con el Padre y el Hijo encuentra en los escritos paulinos expresiones muy bellas y sugestivas. En la catequesis de hoy seguiremos sacando de las cartas de san Pablo otras variaciones sobre este único motivo fundamental, que vuelve con frecuencia a los textos del Apóstol, penetrados de una fe viva y vivificante en la acción del Espíritu Santo y en las propiedades de su Persona, que se ponen de manifiesto mediante su acción.

2. Una de las expresiones más elevadas y atrayentes de esta fe, que en la pluma de san Pablo se transforma en comunicación a la Iglesia de una verdad revelada, es la de la 'inhabitación') del Espíritu Santo en los creyentes, que son su Templo, '¿No sabéis que sois santuario de Dios y que el Espíritu de Dios habita en vosotros?' (1 Cor 3, 16). 'Habitar' se aplica normalmente a las personas. Aquí se trata de la 'inhabitación' de una persona divina en personas humanas. Es un hecho de naturaleza espiritual, un misterio de gracia y de amor eterno, que precisamente por esto se atribuye al Espíritu Santo. Esa inhabitación interior ejerce influjo sobre todo el hombre, tal como es en concreto y en la totalidad de su ser, que el Apóstol en varias ocasiones denomina 'cuerpo). De hecho, un poco más adelante del pasaje citado, parece apremiar a los destinatarios de su carta con la misma pregunta: '¿O no sabéis que vuestro cuerpo es santuario del Espíritu Santo, que está en vosotros y habéis recibido de Dios, y que no os pertenecéis?' (1 Cor 6, 19). En este texto, la referencia al 'cuerpo' manifiesta muy bien el concepto paulino de la acción del Espíritu Santo en todo el hombre. Así se explica y se entiende mejor aquel texto de la carta a los Romanos sobre la 'vida según el Espíritu' que dice: 'Vosotros no estáis en la carne, sino en el espíritu, ya que el Espíritu de Dios habita en vosotros' (Rom 8, 9). 'Y si el Espíritu de Aquel que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en vosotros, Aquel que resucitó a Cristo de entre los muertos dará también la vid vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que habita en vosotros' (Flm 8, 11).

Por consiguiente, la irradiación de la inhabitación divina en el hombre se extiende a todo su ser, a toda su vida, que se coloca en todos sus elementos constitutivos y en todas sus explicaciones operativas bajo la acción del Espíritu Santo: del Espíritu del Padre y del Hijo, y por lo tanto también de Cristo, Verbo encarnado. Este Espíritu, vivo en la Trinidad, está presente en virtud de la redención obrada por Cristo en todo el hombre que se deja 'habitar' por El, en toda la humanidad que lo reconoce y lo acoge.

3. Otra propiedad atribuida por san Pablo a la persona del Espíritu Santo es el 'sondean' todo, como escribe a los Corintios: 'El Espíritu todo lo sondea, hasta las profundidades de Dios' (1 Cor 2, 10). 'En efecto, "qué hombre conoce lo intimo del hombre sino el espíritu del hombre que está en él? Del mismo modo, nadie conoce lo intimo de Dios, sino el Espíritu de Dios' (1 Cor 2, 11).

Este 'sondear' significa la agudeza y la profundidad del conocimiento que es propio de la Divinidad, en la que el Espíritu Santo vive con el Verbo-Hijo en la unidad de la Trinidad. Por eso, es un Espíritu de luz, que es para el hombre maestro de verdad, como lo prometió Jesucristo (Cfr. Jn 14, 26).

4. Su 'enseñanza' tiene como objeto, ante todo, la realidad divina, el misterio de Dios en si mismo, pero también sus palabras y sus dones al hombre. Como escribe san Pablo: 'Nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que viene de Dios, para conocer las gracias que Dios nos ha otorgado' (1 Cor 2, 12). La visión que el Espíritu Santo dl creyente es una visión divina del mundo, de la vida, de la historia; una 'inteligencia de fe' que hace elevar la mirada interior muy por encima de la dimensión humana y cósmica de la realidad, para descubrir en todo la realización del plan de la Providencia, el reflejo de la gloria de la Trinidad.

Por esto, la liturgia de la antigua secuencia de la misa para la fiesta de Pentecostés nos invita a invocar: 'Veni, Sancte Spiritus, et emitte coelitus lucis tuae radium': 'Ven, Espíritu Santo, y danos un rayo de tu luz celestial. Ven, padre de los pobres, que nos otorgas tus dones. Ven, luz de los corazones... '.

5. Este Espíritu de luz también d los hombres )especialmente a los Apóstoles y a la Iglesia) la capacidad de enseñar las cosas de Dios, como en virtud de una expansión de su misma luz. 'De las cuales también hablamos -escribe Pablo- no con palabras aprendidas de sabiduría humana, sino aprendidas del Espíritu, expresando realidades espirituales en términos espirituales (1 Cor 2, 15). Y así, el Apóstol, la Iglesia primitiva y la Iglesia de todos 105 tiempos, y los verdaderos teólogos y catequistas, hablan de una sabiduría que no es de este mundo, de 'una sabiduría de Dios, misteriosa, escondida, destinada por Dios desde antes de los siglos para gloria nuestra' (1 Cor 2, 6.7).

Esa sabiduría es un don del Espíritu Santo, que es preciso invocar para los maestros y predicadores de todos los tiempos: el don de que habla san Pablo en la misma carta a los Corintios: 'A uno se le da por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu' (1 Cor 12, 8). Ciencia, sabiduría, fuerza de la palabra que penetra en las inteligencias y en las conciencias, luz interior, que mediante el anuncio de la verdad divina, irradia en el hombre dócil y atento la gloria de la Trinidad: todo es don del Espíritu Santo.

6. El Espíritu, que 'sondea también las profundidades de Dios' y 'enseña' la sabiduría divina, es también aquel que 'guía'. Leemos en la carta a los Romanos: 'Todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios' (Rom 8, 14). Aquí se trata de la 'guía' interior, que v las raíces mismas de la 'nueva creación': el Espíritu Santo hace que los hombres vivan la vida de los hijos de la adopción divina. Para vivir de esta manera, el espíritu humano necesita tener conciencia de la filiación divina. Y 'el Espíritu mismo se un nuestro espíritu para dar testimonio de que somos hijos de Dios' (Flm 8, 16). El testimonio personal del Espíritu Santo es indispensable para que el hombre pueda personalizar en su vida el misterio injertado en él por Dios mismo.

7. De este modo, el Espíritu Santo 'viene en ayuda' de nuestra flaqueza. Según el Apóstol, eso sucede de manera especial en la oración. En efecto, escribe: 'El Espíritu viene en ayuda de nuestra flaqueza. Pues nosotros no sabemos cómo pedir para orar como conviene; mas el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos inefables'(Rom 8, 26). Para Pablo, por consiguiente, el Espíritu es el artífice interior de la auténtica oración. El, mediante su divino influjo, penetra desde dentro la oración humana, y la introduce en las profundidades de Dios.

Una última expresión paulina, de alguna manera, comprende y sintetiza todo lo que hemos tomado de él hasta ahora sobre este tema: 'El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos ha sido dado' (Rom 5, 5). El Espíritu Santo es, pues, Aquel que 'derrama' el amor de Dios en los corazones humanos de forma sobreabundante, y hace que podamos tomar parte en este amor.

Por medio de todas estas expresiones, tan frecuentes y coherentes con el lenguaje del Apóstol de los gentiles, podemos conocer mejor la acción del Espíritu Santo y la persona misma de Aquel que obra en el hombre de modo divino.

 

El Espíritu Santo y los símbolos evangélicos (17.X.90)

1. En el Nuevo Testamento se halla contenida la revelación acerca del Espíritu Santo como Persona, subsistente con el Padre y con el Hijo en la unidad de Trinidad. Pero esta revelación no tiene los rasgos tan marcados y precisos como la que se refiere a las dos primeras Personas. La afirmación de Isaías según la cual nuestro Dios es 'un Dios oculto' (Is 45, 15), puede referirse en particular precisamente al Espíritu Santo. En efecto, el Hijo, al hacerse hombre, entró en la esfera de la visibilidad, que experimentaron los que pudieron ver con sus propios ojos, y tocar con sus manos acerca de la Palabra de vida, como dice san Juan (Cfr. 1 Jn 1, 1 ); y su testimonio ofrece un punto concreto de referencia también para las generaciones cristianas sucesivas. El Padre, a su vez, aun permaneciendo en su trascendencia invisible e inefable, se manifestó en el Hijo. Decía Jesús: 'El que me ha visto a mi, ha visto al Padre' (Jn 14, 9). Por lo demás, la 'paternidad', incluso a nivel divino, se puede conocer por la analogía con la paternidad humana, que es un reflejo, aunque imperfecto, de la paternidad increada y eterna, como dice san Pablo (Ef 3, 15).

2. La Persona del Espíritu Santo, por el contrario, está más radicalmente por encima de todos nuestros medios de conocimiento. Para nosotros, la tercera Persona es un Dios oculto e invisible, también porque tiene analogías más débiles con lo que sucede en el mundo del conocimiento humano. La misma génesis e inspiración del amor, que en el alma humana es un reflejo del Amor increado, no tiene la transparencia del acto cognoscitivo, que en cierto sentido es autoconsciente. De aquí el misterio de amor, a nivel psicológico y teológico, como observa santo Tomás (Cfr. S.Th. I, q. 27, a. 4; q. 36, a 1; q.37, a. 1). Así se explica que el Espíritu Santo, como el amor humano, encuentra expresión especialmente en los símbolos. éstos indican su dinamismo operativo, pero también su Persona presente en la acción.

3. Así sucede con el símbolo del viento, que es central en Pentecostés, acontecimiento fundamental en la revelación del Espíritu Santo: 'De repente vino del cielo un ruido como el de una ráfaga de viento impetuoso, que llenó toda las casa en la que se encontraban (los discípulos con María') (Hech 2, 2).

En los textos bíblicos, y en otros, se suele presentar el viento como una persona que va y viene. Así lo hace Jesús en la conversación con Nicodemo, cuando usa la imagen del Espíritu Santo: 'El viento sopla donde quiere, y oyes su voz, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. Así es todo el que nace del Espíritu' (Jn 3, 8). La acción del Espíritu Santo, por la que se nace del Espíritu (como sucede en la filiación adoptiva obrada por la gracia divina) es comparada con el viento. Esta analogía empleada por Jesús pone de relieve la total espontaneidad y gratuidad de esta acción, por medio de la cual los hombres se hacen partícipes de la vida de Dios. El símbolo del viento parece expresar de un modo particular aquel dinamismo sobrenatural por medio del cual Dios mismo se acerca a los hombres para transformarlos interiormente, para santificarlos y, en cierto sentido, según el lenguaje de los Padres, para divinizarlos.

4. Es preciso añadir que, desde el punto de vista etimológico y lingüístico, el símbolo del viento es el que más estrecha conexión guarda con el Espíritu. Ya hemos hablado de él en catequesis anteriores. Baste, aquí, recordar sólo el sentido de la palabra 'ruah' (que aparece ya en Gen 1, 2), es decir, 'el soplo'. Sabemos que, cuando Jesús, tras la resurrección, se apareció a los Apóstoles, 'sopló' sobre ellos y les dijo: 'Recibid el Espíritu Santo' (Jn 20, 22.23).

También es necesario notar que el símbolo del viento, en referencia explícita al Espíritu Santo y a su acción, pertenece al lenguaje y a la doctrina del Nuevo Testamento. En el Antiguo Testamento el viento, como 'huracán', propiamente es la expresión de la ira de Dios (Cfr. Ez 13; 13), mientras que 'el susurro de una brisa suave' habla de la intimidad de su conversión con los profetas (Cfr. 1 Re 19, 12). El mismo término se usa para indicar el aliento vital. que expresa el poder de Dios, y que devuelve la vid los esqueletos humanos en la profecía de Ezequiel: 'Ven, espíritu, de los cuatro vientos, y sopla sobre estos muertos para que vivan' (Ez 37, 9). Con el Nuevo Testamento, el viento se convierte claramente en símbolo de la acción y de la presencia del Espíritu Santo.

5. Otro símbolo: la paloma que, según los sinópticos y el evangelio de Juan, se manifiesta con ocasión del bautismo de Jesús en el Jordán. Este símbolo es más apto que el del viento para indicar la Persona del Espíritu Santo, porque la paloma es un ser vivo, mientras que el viento es sólo un fenómeno natural. Los evangelistas hablan de él en términos casi idénticos. Escribe Mateo (3, 16): 'Se abrieron los cielos y vio al Espíritu de Dios que bajaba en forma de paloma y venía sobre él' (es decir, sobre Jesús). Así también Marcos (1, 10), Lucas (3, 21.22), Juan (1, 32). Por la importancia de este momento en la vida de Jesús, que recibe de modo visible 'la investidura mesiánica', el símbolo de la paloma se consolidó en las imágenes artísticas y en la misma representación imaginativa del misterio del Espíritu Santo, de su acción y de su Persona.

En el Antiguo Testamento, la paloma había sido mensajera de la reconciliación de Dios con la humanidad en los tiempos de Noé. En efecto, había llevado a aquel patriarca el anuncio del término del diluvio que sufría la tierra (Cfr. Gen 8, 9.11).

En el Nuevo Testamento, esta reconciliación tiene lugar mediante el bautismo, del que habla Pedro en su primera carta, refiriéndose a las 'personas... salvadas a través del agua' en el arca de Noé (1 Pe 3, 20)21). Por consiguiente, se puede pensar en una anticipación del símbolo pneumatológico, porque el Espíritu Santo, que es Amor, derramando este amor en los corazones de los hombres, como dice san Pablo (Cfr. Rom 5, 5), es también quien da la paz, que es don de Dios.

6. Más aún, la acción y la Persona del Espíritu Santo están indicadas también con los símbolos del fuego. Sabemos que Juan Bautista anunciaba en el Jordán: 'Él (o sea, Cristo) os bautizará en Espíritu Santo y fuego' (Mt 3, 11). El fuego es fuente de calor y de luz, pero es también una fuerza que destruye. Por esto, en los evangelios se habla de 'arrojar al fuego' al árbol que no da frutos (Mt 3, 10; cfr. Jn 15, 6); se habla también de quemar la paja con fuego que no se apaga (Mt 3, 12). El bautismo 'en Espíritu y fuego' indica el poder purificador del fuego: de un fuego misterioso, que expresa la exigencia de santidad y de pureza que trae el Espíritu de Dios.

Jesús mismo decía: 'He venido a arrojar un fuego sobre la berra y '¡cuánto desearía que ya estuviera encendido!' (Lc 12, 49). En este caso se trata del fuego del amor de Dios, de aquel amor que 'ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo' (Rom 5, 5). Las 'lenguas como de fuego' que aparecieron el día de Pentecostés sobre la cabeza de los Apóstoles significaban que el Espíritu traía el don de la participación en el amor salvífico de Dios. Un día, santo Tomás dirá que la caridad, el fuego traído por Jesucristo a la tierra, es 'una cierta participación del Espíritu Santo' (participatio quaedam Spiritus Sancti: S.Th. II. II, q. 23, a. 3, ad 3). En este sentido, el fuego es un símbolo del Espíritu Santo, Persona que es Amor en la Trinidad divina.

 

El agua y la unción, símbolos de la acción del Paráclito (24.X.90)

1. En su intervención en la sinagoga de Nazaret, al comienzo de su vida pública, Jesús se aplica a si mismo un texto de Isaías que dice: 'El Espíritu del Señor Yahvéh está sobre mi, por cuanto que me ha ungido Yahvéh' (Is 61, 1; cfr. Lc 4, 18). Se trata de otro símbolo que pasa del Antiguo al Nuevo Testamento con un significado más preciso y nuevo, como sucedió con los símbolos del viento, de la paloma y del fuego, cuya referencia a la acción y ala Persona del Espíritu Santo hemos visto en las últimas catequesis. También la unción con el aceite pertenece a la tradición del Antiguo Testamento. Recibían la unción ante todo los reyes, pero también los sacerdotes y a veces los profetas. El símbolo de la unción con el aceite deberá expresar la fuerza necesaria para el ejercicio de la autoridad El texto citado de Isaías sobre la 'consagración con la unción' se refiere a la fuerza de naturaleza espiritual necesaria para cumplir la misión confiada por Dios a una persona a quien eligió y envió. Jesús nos dice que este elegido de Dios es él mismo, el Mesías: y la plenitud de la fuerza conferida a él es su propiedad de Mesías, es decir, ungido del Señor, Cristo.

2. En los Hechos de los apóstoles, Pedro alude también a la unción que recibió Jesús, cuando recuerda 'cómo Dios a Jesús de Nazaret le ungió con el Espíritu Santo y con poder, y cómo él pasó haciendo el bien y curando a todos los oprimidos por el Diablo' (Hech 10, 38). Así como el aceite penetra la madera o las otras materias, de la misma manera el Espíritu Santo penetra todo el ser del Mesías.Jesús, confiriéndole el poder salvador de curar los cuerpos y las almas. Por medio de esta unción con el Espíritu Santo, el Padre realizó la consagración mesiánica del Hijo.

3. La participación en la unción de la humanidad de Cristo con el Espíritu Santo pasa a todos los que lo acogen en la fe y en el amor Esa participación tiene lugar a nivel sacramental en las unciones con aceite, cuyo rito forma parte de la liturgia de la Iglesia, especialmente en el bautismo y la confirmación. Como escribe san Juan en su primera carta, 'estáis ungidos por el Santo', y esa unción 'permanece' en vosotros (1 Jn 2, 20. 27). Esta unción constituye la fuente del conocimiento. 'En cuanto a vosotros, estáis ungidos por el Santo, y todos vosotros lo sabéis' (1 Jn 2, 20), de forma que 'no necesitáis que nadie os enseñe... Su unción os enseña acerca de todas las cosas' (1 Jn 2, 27).

De esta manera, se cumple la promesa hecha por Jesús a los Apóstoles: 'Recibiréis la fuerza del Espíritu Santo, que vendrá sobre vosotros, y seréis mis testigos' (Hech 1, 8).

Así, pues, en el Espíritu está la fuente del conocimiento y de la ciencia, y la fuente de la fuerza necesaria para dar testimonio de la verdad divina. En el Espíritu está también el origen de ese 'sentido de la fe' sobrenatural que, según el Concilio Vaticano II (Lumen Gentium, 12), es herencia del pueblo de Dios, como dice san Juan: 'todos vosotros lo sabéis' (1 Jn 2, 20).

4. También el símbolo del agua aparece con frecuencia ya en el Antiguo Testamento. Considerada de modo muy genérico, el agua simboliza la vida concedida por Dios a la naturaleza y a los hombres. Leemos en Isaías: 'Abriré sobre los calveros arroyos y en medio de las barrancas manantiales. Convierte el desierto en lagunas y la tierra árida en hontanar de aguas' (Is 41, 18): es una alusión a la influencia vivificante del agua. El profeta aplica este símbolo al espíritu, uniendo agua y Espíritu de Dios, cuando proclama este oráculo: 'Derramaré agua sobre el sediento suelo, raudales sobre la tierra seca. Derramaré mi Espíritu sobre tu linaje... Crecerán como en medio de hierbas, como álamos junto a comentes de aguas' (Is 44, 34). Así se señala el pode r vivificante del Espíritu, simbolizado por el poder vivificante del agua.

Además, el agua libra la tierra de la aridez'(Cfr Is 18, 41.45). El agua sirve también para satisfacer la sed del hombre y de los animales (Cfr. Is 43, 20). La sed de agua se presenta como semejante a la sed de Dios, tal como se lee en el libro de los Salmos: 'Como jadea la cierva, tras las corrientes de agua, así jadea mi alarma, en pos de ti, mi Dios. Tiene mi alma sed de Dios, del Dios vivo; ¿cuándo podré ir a ver la faz de Dios?' (Sal 41/42, 23; otro texto también explícito es Sal 62163, 2).

El agua es, finalmente, el símbolo de la purificación, como se lee en Ezequiel: 'Os rociaré con agua pura y quedaréis purificados; de todas vuestras impurezas y de todas vuestras basuras os purificaré' (Ez 36, 25). El mismo profeta anuncia el poder vivificante del agua en una sugestiva visión: 'Me llevó a la entrada de la casa, y he aquí que debajo del umbral de la casa salía agua, en dirección a oriente... Me dijo: 'Esta agua sale hacia la región oriental, baja al Arabá, desemboca en el mar, en el agua hedionda, y el agua queda saneada. Por dondequiera que pase el torrente, todo ser viviente que en él se mueva vivirá ' (Ez 14, 1. 8.9).

5. En el Nuevo Testamento el poder purificador y vivificante del agua sirve para el rito del bautismo ya con Juan, que en el Jordán administraba el bautismo de penitencia (Cfr. Jn 1, 33). Pero será Jesús quien presente el agua como símbolo del Espíritu Santo cuando, un día de fiesta, exclame ante la muchedumbre: 'Si alguno tiene sed, venga a mí y beba el que cree en mi, como dice la Escritura. De su seno correrán ríos de agua viva'. Y el evangelista comenta: 'Esto lo decía refiriéndose al Espíritu que iban a recibir los que creyeran en él. Porque aún no había Espíritu, pues todavía Jesús no había sido glorificado' (Jn 7, 37.39).

Con estas palabras se explica también todo lo que Jesús dice a la samaritana sobre el agua viva, sobre el agua que da él mismo. Esta agua se convierte en el hombre en 'fuente de agua que brota para vida eterna' (Jn 4, 10.14).

6. Se trata en todos los casos de expresiones de la verdad revelada por Jesús sobre el Espíritu Santo, del que 'el agua viva' es símbolo, y que en el sacramento del bautismo se traducirá en la realidad del nacimiento por el Espíritu Santo. Aquí confluyen también muchos otros pasajes del Antiguo Testamento, como el del agua que Moisés, por orden de Dios, hizo brotar de la roca (Cfr. Ex 17, 5.7; Sal 77/78, 16), y el de la fuente abierta para la casa de David... para lavar el pecado y la impureza (Cfr. Za 13, 1; 14, 8); mientras la coronación de todos estos textos se encontrará en las palabras del Apocalipsis sobre el río de agua viva, límpida como el cristal, que brotaba del trono de Dios y del Cordero. En medio de la plaza de la ciudad, a una y otra margen del río, hay árboles de vida... Sus hojas sirven de medicina para los gentiles...(Ap 22, 1.2). Según los exegetas, las aguas vivas y vivificantes simbolizan al Espíritu, como el mismo Juan repite varias veces en su evangelio (Cfr. Jn 4, 10.14; 7, 37.38). En esta visión del Apocalipsis se entrevé la misma Trinidad. También es significativo el hecho de que llame medicina para los gentiles las hojas del árbol, alimentado por el agua viva y saludable del Espíritu.

Si el pueblo de Dios 'bebe esta agua espiritual', según san Pablo, es como Israel en el desierto, que 'bebían de la roca... y la roca era Cristo' (1 Cor 10, 14). De su costado atravesado en la cruz 'salió sangre y agua' (Jn 19,34), como signo de la finalidad redentora de su muerte, sufrida por la salvación del mundo. Fruto de esta muerte redentora es el don del Espíritu Santo, concedido por él en abundancia a su Iglesia.

Verdaderamente 'fuentes de agua viva salen del interior' del misterio pascual de Cristo llegando a ser, en las almas de los hombres, como don del Espíritu Santo 'fuente de agua que brota para vida eterna' (Jn 4, 14). Este don proviene de un Dador bien perceptible en las palabras de Cristo y de sus Apóstoles: la Tercera Persona de la Trinidad.

 

Magisterio y Tradición acerca del Espíritu Santo (31.X.90)

1. 'Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas'. Con estas palabras el símbolo niceno-constantinopolitano determina la fe de la Iglesia en el Espíritu Santo, reconocido como verdadero Dios, con el Padre y el Hijo, en la unidad trinitaria de la divinidad. Se trata de un artículo de fe, formulado por el primer Concilio de Constantinopla (381), tal vez sobre la base de un texto anterior, completando el símbolo de Nicea (325) (Cfr. DS., 150).

Esta fe de la Iglesia se repite de forma continua en la liturgia, que es, a su manera; no sólo una profesión, sino también un testimonio de fe. Así sucede, por ejemplo, en la doxología trinitaria que, por lo general, se usa como conclusión de las oraciones litúrgicas: 'Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo'. Así también en las oraciones de intercesión dirigidas al Padre, 'por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos'.

También el himno 'Gloria Dios en el cielo' posee una estructura trinitaria: nos hace celebrar la gloria del Padre y del Hijo juntamente con el Espíritu Santo: '...sólo tú Altísimo, Jesucristo, con el Espíritu Santo, en la gloria de Dios Padre'.

2. Esta fe de la Iglesia tiene su origen y se funda en la revelación divina. Dios se reveló definitivamente como Padre de Jesucristo, Hijo consubstancial, que por obra del Espíritu Santo se hizo hombre, naciendo de la Virgen María. Por medio del Hijo se reveló el Espíritu Santo. El Dios único se reveló como Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo. La última palabra del Hijo, enviado al mundo por el Padre, es la recomendación hecha a los Apóstoles: 'hacen discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo' (Mt 28, 19). Hemos visto en las catequesis anteriores los momentos de la revelación del Espíritu Santo y de la Trinidad en la enseñanza de Jesucristo.

3. También hemos visto que Jesucristo revelaba al Espíritu Santo mientras realizaba su misión mesiánica, en la que afirmaba que actuaba 'con el poder del Espíritu de Dios' (por ejemplo al arrojar los demonios: Cfr. Mt 12, 28). Pero parece que esa revelación se concentra y se condensa al fin de su misión, juntamente con el anuncio de su vuelta al Padre. El Espíritu Santo será .tras su partida. 'otro Paráclito'. Será él, 'el Espíritu de la verdad', quien guiará a los Apóstoles y a la Iglesia a través de la historia: 'Yo pediré al padre y os dará otro Paráclito, para que esté con vosotros para siempre, el Espíritu de la verdad, a quien el mundo no puede recibir porque no le ve ni le conoce' (Jn 14, 16.17). El, a quien el Padre enviará en nombre de Cristo, 'os lo enseñará todo y os recordará todo lo que yo os he dicho' (Jn 14, 26). Y también: Cuando él venga, convencerá al mundo en lo referente al pecado, en lo referente a la justicia y en lo referente al juicio (Jn 16, 8). ésta es la promesa, éste es .podríamos decir. el testamento que Jesús deja a los suyos en la Ultima Cena, junto al que se refiere a la caridad y la Eucaristía.

4. Después de la muerte, la resurrección y la Ascensión de Cristo, Pentecostés fue el cumplimiento de su anuncio, por lo que se referí los Apóstoles, y el inicio de su acción a través de las generaciones que se sucederían a lo largo de los siglos, pues el Espíritu Santo debía permanecer con la Iglesia 'para siempre' (Jn 14, 16). Hemos hablado ampliamente de esto en las catequesis anteriores.

Esa historia fundamental de la Iglesia primitiva que es el libro de los Hechos de los Apóstoles nos dice que los Apóstoles quedaron 'llenos del Espíritu Santo' y 'predicaban la palabra de Dios con valentía' (Hech 2, 4; 4,31). También nos dice que, ya en los tiempos apostólicos, 'el mundo' oponía resistencia no sólo a la obra de los Apóstoles, sino también a la del Protagonista invisible que actuaba en ellos, como reprochaban a sus perseguidores: '¡Vosotros siempre resistís al Espíritu Santo!' (Hech 7, 51). Eso mismo sucedería también en las demás épocas de la Historia. La resistencia puede llegar incluso a constituir un pecado especial, llamado por Jesús 'blasfemia contra el Espíritu Santo', de la que él mismo añade que es un pecado que no será perdonado (Cfr. Mt 12, 31; Lc 12, 10).

Como Jesús había predicho y prometido, el Espíritu Santo fue en la Iglesia desde sus orígenes y sigue siendo en la Iglesia de todo tiempo, el Dador de todos los dones divinos (Dator munerum, como lo invoca la Secuencia de Pentecostés): tanto de los bienes destinados directamente a la santificación personal, como de los que se conceden a unos para beneficio de los otros (por ejemplo, ciertos carismas). 'Pero todas estas cosas las obra un mismo y único Espíritu, distribuyéndolas a cada uno en particular según su voluntad' (1 Cor 12, 11). También los 'dones jerárquicos', como podríamos llamarlos con el Concilio Vaticano II (Lumen Gentium, 4), que son indispensables para la guía de la Iglesia, provienen de él (Cfr. Hech 20, 28).

5. Sobre la base de la revelación hecha por Jesús y transmitida por los Apóstoles, el símbolo profesa la fe en el Espíritu Santo, del que dice que es 'Señor, como es Señor el Verbo, que asumió una carne humana: 'Tu solus Dominus... cum Sancto Spiritu'. Añade, también, que el Espíritu da la vida. Sólo Dios puede conceder la vida al hombre. El Espíritu Santo es Dios. Y, en cuanto Dios, el Espíritu es el autor de la vida del hombre: de la vida 'nueva' y 'eterna' traída por Jesús, pero también de la existencia en todas sus formas: del hombre y de todas las cosas 'Creator Spiritus'.

Esta verdad de fe fue formulada en el Símbolo niceno-constantinopolitano porque la consideraban y aceptaban como revelada por Dios mediante Jesucristo y estaban convencidos de que formaba parte del 'depósito de la revelación' transmitido por los Apóstoles a las primeras comunidades, de las que pasó a la constante enseñanza de los Padres de la Iglesia. Históricamente, se puede decir que el I Concilio de Constantinopla, que debía hacer frente a algunos que negaban la divinidad del Espíritu Santo, como otros .y especialmente los arrianos. combatían la divinidad del Hijo.Verbo, Cristo, añadió ese artículo al símbolo de Nicea. En los dos casos de negación de la divinidad, se trataba de mentes casi perdidas en su pretensión racionalista ante el misterio de la Trinidad. A los adversarios de la divinidad del Espíritu Santo solían llamarles 'pneumatómacos' (es decir, los que combaten contra el Espíritu) o también 'macedonianos' (del nombre de Macedonio, su jefe). A esas opiniones equivocadas se oponían con su autoridad los grandes Padres, entre los que se hallaba san Atanasio (375) que, especialmente en su Carta a Serapión (1, 28.30) afirmaba la igualdad del Espíritu Santo con las otras dos Personas divinas en la unidad de La Trinidad. Y lo hacia sobre la base de la 'antigua tradición, la doctrina y la fe de la Iglesia católica, tal como el Señor la entregó, los Apóstoles la predicaron y los Padres la han conservado...' (Cfr. PG 26, 594.595).

Esos Padres, que valoraban en toda su extensión y en todo su significado la revelación contenida en la Sagrada Escritura, no sólo defendían la noción genuina y completa de la Trinidad, sino que también hacían notar que negar la divinidad del Espíritu Santo equivalía a anular la elevación del hombre a la participación en la vida de Dios .es decir, su 'divinización' mediante la gracia.., que según el evangelio, es obra del Espíritu Santo. Sólo aquel que es Dios en sí mismo puede obrar la participación en la vida divina. Y es precisamente el Espíritu Santo quien 'da la vida', según las palabras de Jesús mismo (Cfr. Jn 6,63).

6. Es preciso añadir que la fe en el Espíritu Santo como Persona divina, profesada en el símbolo Niceno-Constantinopolitano), ha sido muchas veces confirmada por el magisterio solemne de la Iglesia. Lo demuestran, por ejemplo, los cánones del sínodo romano del año 382, publicados por el Papa Dámaso I, en los que leemos que el Espíritu Santo 'es de la sustancia divina y es verdaderamente Dios', y que, 'como el Hijo y el Padre, así también el Espíritu Santo lo puede todo, lo conoce todo y está omnipresente' (DS., 168.169).

La fórmula sintética del símbolo de la fe del año 381, que del Espíritu Santo como Dios dice que es 'Señor' como el Padre y el Hijo, es lógica al añadir que, 'con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria'. Si el Espíritu Santo es quien 'da la vida', o sea, que posee con el Padre y con el Hijo el poder creador, y en particular el poder santificador y vivificador en el orden sobrenatural de la gracia .poder que se le atribuye a su Persona. es justo que sea adorado y glorificado como las dos primeras Personas de la Trinidad, de las que procede como término de su eterno amor, en perfecta igualdad y unidad de sustancia.

7. Además, el símbolo atribuye, de un modo totalmente particular, a esta tercera Persona de la Trinidad el ser el autor divino de la profecía: El es quien 'habló por los profetas'. Así se reconoce el origen de la inspiración de los profetas del Antiguo Testamento, comenzando por Moisés (Cfr. Dt 34, 10) y hasta Malaquías, quienes nos han dejado por escrito las instrucciones divinas. Fueron inspirados por el Espíritu Santo. David, que era también él 'profeta' (Hech 2, 30), decía eso de si mismo (2 5 22, 2); y lo decía Ezequiel (Ez 11, 5). En su primer discurso, Pedro manifestó esta fe, afirmando que 'el Espíritu Santo había hablado por boca de David)' (Hech 1, 16) y lo mismo expresó el autor de la carta a los Hebreos (Hb 3, 7; 10, 15). Con gratitud profunda, la Iglesia recibe las Escrituras proféticas como un don precioso del Espíritu Santo, el cual se manifestó así presente y operante desde los comienzos de la historia de la salvación.

 

El origen del Espíritu Santo y el 'Filioque' (7.XI.90)

1. Cuando profesamos nuestra fe 'en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida' añadimos: 'que procede del Padre y del Hijo'. Como es sabido, estas palabras fueron introducidas en el símbolo Niceno, que decía solamente: 'Creemos en el Espíritu Santo' (Cfr. DS., 125). Ya en el Concilio de Constantinopla 381) fue incluida la explicación: '(que procede del le Padre' (Cfr. DS., 150), por lo que hablamos de símbolo niceno-constantinopolitano. La fórmula conciliar del año 381, rezaba así: 'Creo en el Espíritu Santo, que procede del Padre'. La fórmula más completa: 'que procede del Padre y del Hijo' 'qui a Patre Filioque procedit', ya presente en antiguos al textos y vuelta a presentar por el Sínodo de Aquisgrán el año 809, fue finalmente introducida también en Roma en 1014 con ocasión de la coronación del emperador Enrique II. Se el difundió desde entonces en todo el Occidente, y fue admitida por los griegos y los latinos en el II Concilio ecuménico de Lión (1274) y en el de Florencia (1439) (Cfr. DS., 150 Nota introductoria). Era una puntualización, que no cambiaba en nada la sustancia de la fe antigua, pero que los mismos Romanos Pontífices no se decidían a admitir por respeto a la fórmula antigua ya difundida por doquier y usada también en la basílica de San Pedro. La introducción de la añadidura, acogida sin graves dificultades en Occidente, suscitó reservas y polémicas entre nuestros hermanos orientales, que atribuyeron a los occidentales un cambio sustancial en materia de fe. Hoy podemos dar gracias al Señor por el hecho de que también en este punto se va aclarando en Oriente y Occidente el verdadero sentido de la fórmula, y el carácter relativo el de la cuestión misma.

Aquí, sin embargo, debemos ahora ocuparnos del 'origen' del Espíritu Santo, teniendo en cuenta la cuestión del 'Filioque'.

2. La Sagrada Escritura alude, ante todo, a que el Espíritu Santo procede del Padre. Por ejemplo, en el evangelio según san Mateo, en el momento de enviar a los Doce a su primera misión, Jesús los tranquiliza así: 'No os preocupéis de cómo o por qué vais a hablar.... Porque no seréis vosotros los que hablaréis, sino el Espíritu de vuestro Padre el que hablará en vosotros' (Mt 10, 19.20). Luego, en el evangelio según san Juan, Jesús afirma: 'Cuando venga el Paráclito, que yo os enviaré de junto al Padre, el Espíritu de la verdad, que procede del Padre, él dará testimonio de mi' (Jn 15, 26). Según muchos exegetas, estas palabras de Jesús se refieren directamente a la misión temporal del Espíritu de parte del Padre: sin embargo, es legitimo ver reflejada en ellas la procesión eterna y, por tanto, el origen del Espíritu Santo del Padre.

Evidentemente, tratándose de Dios, es preciso liberar la palabra 'origen' de toda referencia al orden creado y temporal; es decir, en sentido activo, se ha de excluir la comunicación de la existencia a alguien y, por tanto, la prioridad y la superioridad sobre él; y, en sentido pasivo, el paso del no ser al ser por obra de otro y, por tanto, la posterioridad y la dependencia de él. En Dios todo es eterno, fuera del tiempo; por tanto, el origen del Espíritu Santo, como el del Hijo, en el misterio trinitario, en el que las tres divinas Personas son consubstanciales, es eterno. Se trata, efectivamente, de una 'procesión' de origen espiritual, como sucede (aunque se trata siempre de una analogía muy imperfecta) en la 'producción' del pensamiento y del amor, que permanecen en el alma en unidad con la mente de la que proceden. 'Y en este sentido .escribe santo Tomás. la fe católica admite procesiones en Dios (S.Th. I, q. 27, a. 1; aa. 3.4).

3. En cuanto a la procesión y al origen del Espíritu Santo del Hijo, los textos del Nuevo Testamento, aun sin hablar de ella abiertamente ponen de relieve relaciones muy estrechas entre el Espíritu y el Hijo. El envío del Espíritu Santo a los creyentes no es obra sólo del Padre, sino también del Hijo. En efecto, en el Cenáculo, tras haber dicho: 'El Espíritu Santo que el Padre enviará en mi nombre' (Jn 14, 26), Jesús añade: 'Si me voy, os lo enviaré' (Jn 16, 7).

Otros pasajes evangélicos expresan la relación entre el Espíritu y la revelación realizada por el Hijo, como en los que Jesús dice: 'Él me dará gloria, porque recibirá de lo mío y os lo anunciará a vosotros. Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso os he dicho: recibirá de lo mío y os lo anunciará a vosotros' (Jn 16, 1415).

El evangelio dice claramente que el Hijo )no sólo el Padre) 'envía' al Espíritu Santo; más aún, que el Espíritu 'recibe' del Hijo lo que revela, pues todo lo que tiene el Padre es también del Hijo (Cfr. Jn 16, 15). Tras la resurrección, estos anuncios encontrarán su cumplimiento cuando Jesús, después de haber entrado 'estando cerradas las puertas' en el lugar en que los Apóstoles se habían escondido por temor de los judíos, 'soplará' sobre ellos y dirá: 'Recibid el Espíritu Santo' (Jn 20, 22).

4. Junto a estos pasajes evangélicos, que son los más esenciales para nuestro asunto, existen en el Nuevo Testamento otros que demuestran que el Espíritu Santo no es sólo el espíritu del Padre, sino también el Espíritu del Hijo, el Espíritu de Cristo. Así, en la carta a los Gálatas leemos que 'Dios ha enviado a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo que clama: '¡Abbá, Padre!' (Gal 4, 6). En otros textos, el Apóstol habla del 'Espíritu de Jesucristo' (Flp 1, 19), del 'Espíritu de Cristo' (Rom 8, 9) y afirma que lo que Cristo realiza por su medio (del Apóstol) tiene lugar 'en virtud del Espíritu de Dios (Rom 15, 19). No faltan otros textos parecidos a éstos (Cfr. Rom 8, 2; 2 Cor 3, 1 7 s.; 1 Pe 1,11 ).

5. En verdad, la cuestión del 'origen' del Espíritu Santo, en la vida trinitaria del Dios único, ha sido objeto de una larga y múltiple reflexión teológica, basada en la Sagrada Escritura. En Occidente, san Ambrosio en su De Spiritu Sancto y san Agustín en la obra De Trinitate dieron una gran aportación al esclarecimiento de este problema. La tentativa de penetrar más a fondo en el misterio de la vida íntima de Dios-Trinidad, realizado por esos y otros Padres y Doctores latinos y griegos (comenzando por san Hilario, san Basilio, Dionisio, san Juan Damasceno), ciertamente preparó el terreno para la introducción en el símbolo de aquella fórmula sobre el Espíritu Santo que 'procede del Padre y del Hijo'. Con todo, los hermanos orientales se atenían ala fórmula pura y simple del Concilio de Constantinopla (381 ), tanto más que el Concilio de Calcedonia (451) había confirmado su carácter 'ecuménico)' (aunque de hecho habían tomado parte en él casi sólo obispos de Oriente). Así, el 'Filioque' occidental y latino se convirtió, los siglos siguientes, en una ocasión del cisma, ya llevado a cabo por Focio (882), pero consumado y extendido a casi todo el Oriente cristiano el año 1054. Las Iglesias orientales separadas de Roma aún hoy profesan en el símbolo de la fe 'en el Espíritu Santo que procede del Padre' sin hacer mención del 'Filioque', mientras en Occidente decimos expresamente que el Espíritu Santo 'procede del Padre y del Hijo'.

6. Esta doctrina no carece de precisas referencias en los grandes Padres y Doctores de Oriente (Efrén, Atanasio, Basilio, Epifanio, Cirilo de Alejandría, Máximo, Juan Damasceno) y de Occidente (Tertuliano, Hilario, Ambrosio, Agustín). Santo Tomás, siguiendo a los Padres, dio una aguda explicación de la fórmula, basándose en el principio de la unidad e igualdad de las divinas Personas en las relaciones trinitarias (Cfr. S.h. I, q. 36, aa. 24).

7. Tras el cisma, varios concilios del segundo milenio intentaron reconstruir la unión entre Roma y Constantinopla. La cuestión de la procesión del Espíritu Santo del Padre y del Hijo fue objeto de clarificaciones especialmente en los concilios IV de Letrán (1215), de Lión (1274) y, finalmente, en el Concilio de Florencia (1439). En este último concilio encontramos una puntualización que tiene el valor de una puesta a punto histórica y, al mismo tiempo, de una declaración doctrinal: 'Los latinos afirman que diciendo que el Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo no pretenden excluir que el Padre sea la fuente y el principio de toda la divinidad, es decir, del Hijo y del Espíritu Santo; ni quieren negar que el Hijo tenga del Padre (el hecho) que el Espíritu Santo procede del Hijo; ni considerar que existan dos principios o dos espiraciones, sino que afirman que es único el principio y única la espiración del Espíritu Santo, como hasta ahora han asegurado' (Cfr. Conciliorum Oecumenicorum Decreta, Bologna, 1973, pág. 526).

Era el eco de la tradición latina, que santo Tomás había determinado teológicamente muy bien (Cfr. S.Th. I, q. 36, a. 3) refiriéndose a un texto de san Agustín, según el cual 'Pater et Filius sunt unum principium Spiritus Sancti (De Trinitate, V, 14; PL 42, 921).

8. Así, parecían superadas las dificultades de orden terminológico y aclaradas las intenciones, hasta el punto de que ambas partes (griegos y latinos)en la sesión sexta (6 de julio de 1439) pudieron firmar la definición común: 'En el nombre de la Santa Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, con la aprobación de este sagrado y universal concilio Florentino, establecemos que esta verdad de fe sea creída y aceptada por todos los cristianos; y, por ello, todos deben profesar que el Espíritu Santo es eternamente del Padre y del Hijo, que tiene su esencia y su ser subsistente juntamente del Padre y del Hijo, y que procede eternamente del uno y del otro como de un único principio y de una única espiración.

He aquí una ulterior puntualización, a la que ya santo Tomás había dedicado un artículo de la Summa ('Utrum Spiritus Sanctus procedat a Patre per Filium': q. 36, a. 3): 'Declaramos .se lee en el concilio. que lo que afirman los santos Doctores y Padres .(o sea) que el Espíritu Santo procede del Padre por medio del Hijo. tiende a hacer comprender y quiere significar que también el Hijo, como el Padre, es causa, según los griegos, principio, según los latinos, de la subsistencia del Espíritu Santo. Y, dado que todas las cosas que son del Padre, el Padre mismo las ha dado al Hijo con la generación, menos el ser Padre: esta misma procesión del Espíritu Santo del Hijo, el Hijo mismo la tiene eternamente del Padre, del que también ha sido engendrado eternamente' (DS, 1301).

9. También hoy este texto conciliar sigue siendo una base útil para el diálogo y el acuerdo entre los hermanos de Oriente y Occidente, tanto más que la definición firmada por las dos partes terminaba con la siguiente declaración: 'Establecemos... que la explicación dada con la expresión 'Filioque' ha sido licita y razonablemente añadida al símbolo, para hacer más clara la verdad y por la necesidad que urgía entonces' (DS, 1302).

De hecho, después del Concilio de Florencia, en Occidente se siguió profesando que el Espíritu Santo 'procede del Padre y del Hijo', mientras en Oriente siguieron ateniéndose a la fórmula conciliar original de Constantinopla. Pero desde los tiempos del Concilio Vaticano II se lleva a cabo un provechoso diálogo ecuménico, que parece haber llevado a la conclusión de que la fórmula 'Filioque' no constituye un obstáculo esencial para el diálogo mismo y sus desarrollos, que todos deseamos e invocamos del Espíritu Santo.

 

El Espíritu Santo, Amor del Padre y al Hijo (14.XI.90)

1. Hoy queremos comenzar la catequesis repitiendo una afirmación ya hecha antes sobre el tema del único Dios, que la fe cristiana nos enseña a reconocer y a adorar como Trinidad. 'El amor reciproco del Padre y del Hijo procede en ellos y de ellos como Persona: el Padre y el Hijo 'espiran' al Espíritu de Amor, consustancial a ellos'. La Iglesia, ya desde los comienzos, tenía la convicción de que el Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo como Amor.

Las raíces de la tradición de los Padres y Doctores de la Iglesia se hallan en el Nuevo Testamento, y especialmente en las palabras de San Juan en su primera carta: 'Dios es Amor' (1 Jn 4, 8) .

2. Estas palabras se refieren a la misma esencia de Dios, en la que las tres Personas son una sola sustancia, y todas son igualmente Amor, es decir, Voluntad del bien, propensión interna hacia el objeto del amor, dentro y fuera de la vida trinitaria.

Pero ha llegado el momento de advertir, con Santo Tomás de Aquino, que nuestro lenguaje es pobre en términos que expresen el acto de voluntad que lleva al amante hacia el amado. Ese acto depende de la interioridad del amor que, procediendo de la voluntad .o del corazón., no es tan lúcido y consciente como el proceso de la idea de la mente. De aquí deriva que, mientras en la esfera del entendimiento disponemos de varias palabras para expresar, por una parte, la relación entre el sujeto que conoce y el objeto conocido 'entender, comprender) y, por otra, la emanación de la idea de la mente en el acto del conocimiento (decir la Palabra, o Verbo, proceder como Palabra de la mente), no sucede lo mismo en la esfera de la voluntad y del corazón. Es cierto que, 'por el hecho de que uno ama algo, resulta en él, en su afecto, una impresión, por decir así, del objeto amado, en virtud de la cual el amado está en el amante como la cosa conocida está en quien la conoce. Por eso, cuando uno se conoce y ama a sí mismo, está en sí mismo, no sólo porque es idéntico a sí mismo, sino también porque es objeto del propio conocimiento y del propio amor'. Pero, en el lenguaje humano, 'no se han acuñado otras palabras para expresar la relación existente entre la afección, o impresión suscitada por el objeto amado y el principio (interior) del que ella emana, o viceversa. Por tanto, a causa de la pobreza de vocabulario 'propter vocabulorum inopiam), también esas relaciones son indicadas con los términos: amor y dilección (dilectio); y es como si uno diera al verbo los nombres de intelección concebida, o de sabiduría engendrada'.

De aquí la conclusión del Doctor Angélico: 'Si en los términos amor y amar (diligere) se quiere indicar sólo la relación entre el amante y la cosa amada (en la Trinidad), se refieren a la esencia divina, como los demás términos intelección y entender. Si, en cambio, usamos los mismos términos para indicar las relaciones existentes entre lo que deriva o procede como acto y objeto del amor, y el principio correlativo, de modo que Amor sea el equivalente de Amor que procede, y Amar (diligere) el equivalente de espirar el amor procedente, entonces Amor es nombre de persona...', y es precisamente el nombre del Espíritu Santo (S.Th. I, q. 37, a. 1).

3. El análisis de la terminología realizado por Santo Tomás es muy útil para llegar a una noción relativamente clara del Espíritu Santo como Amor-Persona, en el seno de la Trinidad que, en su totalidad, 'es Amor'. Pero es preciso decir que la atribución del Amor al Espíritu Santo, como su nombre propio, se encuentra en la enseñanza de los Padres de la Iglesia, de los que el mismo Doctor Angélico se alimenta. A su vez, los Padres son los herederos de la revelación de Jesús y de la predicación de los Apóstoles, que conocemos también por otros textos del Nuevo Testamento. Así, en la oración sacerdotal, dirigida al Padre en la Ultima Cena, Jesús dice: 'Yo les he dado a conocer tu nombre y se lo seguiré dando a conocer, para que el amor con que tú me has amado esté en ellos y yo en ellos' (Jn 17, 26). Se trata del amor con el que el Padre ha amado al Hijo 'antes de la creación del mundo' (Jn 17, 24). Según algunos exegetas recientes, las palabras de Jesús indican aquí, al menos indirectamente, el Espíritu Santo, el Amor con el que el Padre ama eternamente al Hijo, eternamente amado por él. Pero ya Santo Tomás había examinado muy bien un texto de San Agustín sobre este amor recíproco del Padre y del Hijo en el Espíritu Santo (Cfr. De Trinitate, VI, 5; XIV, 7; PL 43, 928, 1065), discutido por otros escolásticos a causa del ablativo con que había pasado a la teología medieval: 'Utrum Pater et Filius diligant se Spiritu Sancto', y había concluido su análisis literario y doctrinal con esta hermosa explicación: 'De la misma manera que decimos que el árbol florece en las flores, así decimos que el Padre se dice a sí mismo y a la creación en el Verbo, o Hijo, y que el Padre y el Hijo se aman a sí mismos y a nosotros en el Espíritu Santo, es decir, en el Amor procedente'. (S.Th. I, q. 37, a. 2).

También en aquel discurso de despedida, Jesús anuncia que el Padre enviará a los Apóstoles (y a la Iglesia) el 'Paráclito ... el Espíritu de la verdad' (Jn 14, 16-17), y que también él, el Hijo, lo enviará (Cfr. Jn 16, 7) 'para que esté con vosotros para siempre' (Jn 14, 16). Los Apóstoles, por tanto, recibirán al Espíritu Santo como Amor que une al Padre y al Hijo. Por obra de este Amor, el Padre y el Hijo harán morada en ellos (Cfr. Jn 14, 23).

4. En esta misma perspectiva se ha de considerar el otro pasaje de la oración sacerdotal, cuando Jesús pide al Padre por la unidad de sus discípulos: 'Para que todos sean uno. Como tú, Padre, en mí y yo en ti, que ellos también sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado' (Jn 17, 21). Si los discípulos deben ser 'uno en nosotros' )es decir, en el Padre y en el Hijo esto puede tener lugar sólo por obra del Espíritu Santo, cuya venida y permanencia en los discípulos es anunciada por Cristo al mismo tiempo: él 'mora con vosotros y en vosotros está' (Jn 14,17).

5. Este anuncio fue recibido y comprendido en la Iglesia primitiva, como lo demuestran, además del mismo evangelio de San Juan, la alusión de San Pablo sobre el amor de Dios que 'ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos ha sido dado' (Rom 5, 5) y las palabras de San Juan en su primera carta: 'Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros y su amor ha llegado en nosotros a su plenitud. En esto conocemos que permanecemos en él y él en nosotros: en que nos ha dado de su Espíritu' (1 Jn 4, 12.13).

6. De estas raíces se desarrolló la tradición sobre el Espíritu Santo como Persona-Amor. La economía trinitaria de la santificación salvífica permitió a los Padres y Doctores de la Iglesia 'penetrar con la mirada' en el misterio intimo de Dios-Trinidad.

Así hizo San Agustín, especialmente en la obra De Trinitate, contribuyendo de modo decisivo a la afirmación y difusión de esta doctrina en Occidente. De sus reflexiones brotaba la concepción del Espíritu Santo como Amor reciproco y vinculo de unidad entre el Padre y el Hijo en la comunión de la Trinidad. Él escribía: 'Como llamamos propiamente al Verbo único de Dios con el nombre de Sabiduría, aunque generalmente el Espíritu Santo y el Padre mismo sean Sabiduría, así también el Espíritu recibe como propio el nombre de Caridad, aunque el Padre y el Hijo sean, en sentido general, Caridad' (De Trinitate, XV, 1 7, 31; CC 50, 505).

7. La misma doctrina se encuentra en Oriente, donde los Padres hablan del Espíritu Santo como de aquel que es la unidad del Padre y del Hijo, y el vinculo de la Trinidad.

Así, Cirilo de Alejandría (444) y Epifanio de Salamina (430) (Cfr. Ancoratus, 7: PG 43, 28 B).

En esta línea permanecieron los teólogos orientales de las épocas siguientes. Entre ellos el monje Gregorio Palamás, arzobispo de Tesalónica (siglo XIV), que escribe: 'El Espíritu del Verbo supremo es como un cierto amor del Padre hacia el Verbo misteriosamente engendrado; y es el mismo amor que el amadísimo Verbo e Hijo del Padre tiene a aquel que lo ha engendrado' (Capita Physica, 36: PG 150, 1144 D)1145 A). Entre los autores más recientes se puede citar a Bulgakov: 'Si Dios en la Santísima Trinidad es amor, el Espíritu Santo es Amor del amor' (El Paráclito, ed. it. Bolonia, 1972, p. 121).

8. Ésa es la doctrina de Oriente y de Occidente, que el Papa León XIII tomaba de la tradición y sintetizaba en su encíclica sobre el Espíritu Santo 'es la divina bondad y el reciproco Amor del Padre y del Hijo' (Cfr. DS 3326). Pero, para concluir, volvamos una vez más a San Agustín: 'El Amor es de Dios y es Dios: por tanto, propiamente es el Espíritu Santo, por el que se derrama la caridad de Dios en nuestros corazones, haciendo morar en nosotros a la Trinidad... El Espíritu Santo es llamado con propiedad Don, por causa del Amor' (De Trinitate, XV, 18, 32: PL 42, 1082.1083). Por ser Amor, el Espíritu Santo es Don. Será éste el tema de la próxima catequesis.

 

Revelación del Espíritu Santo como Don (21.XI.90)

1. Todos conocemos las delicadas y sugestivas palabras dirigidas por Jesús a la samaritana, que había acudido al pozo de Jacob para sacar agua: 'Si conocieras el don de Dios' (Jn 4, 10). Son palabras que nos introducen en otra dimensión esencial de la verdad revelada acerca del Espíritu Santo.

Jesús, en aquel encuentro, habla del don del 'agua viva', afirmando que quien la bebe 'no tendrá sed jamás'. En otra ocasión, en Jerusalén, Jesús hablaba de 'ríos de agua viva' (Jn 7, 38), y el evangelista, que refiere esta palabra, añade que Jesús decía esto ' refiriéndose al Espíritu que Iban a recibirlos que creyeran en él' (Jn 7, 39). A continuación, el evangelista explica que ese Espíritu sería dado sólo cuando Jesús hubiese sido glorificado' (Jn 7, 39).

De la reflexión sobre estos y otros textos análogos ha brotado la convicción de que pertenece a la revelación de Jesús el concepto del Espíritu Santo como Don concedido por el Padre. Por lo demás, según el evangelio de Lucas, en su enseñanza .casi catequística. sobre la oración, Jesús hace notar a los discípulos que, si los hombres saben dar cosas buenas a sus hijos, '¡cuánto más el Padre del cielo dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan!' (Lc 11,13): el Espíritu Santo es la 'cosa buena)' superior a todas las demás (Mt 7, 11), el 'don bueno' por excelencia.

2. En el discurso de despedida a los Apóstoles, Jesús les asegura que él mismo pedirá al padre por sus discípulos sobre todo este don: 'Yo pediré al Padre y os dará otro Paráclito, para que esté con vosotros para siempre' (Jn 14, 16). Habla así la víspera de su pasión, y tras la resurrección anuncia el próximo cumplimiento de su oración: ' Yo voy a enviar sobre vosotros la Promesa de mi Padre ...Hasta que seáis revestidos de poder desde lo alto' (Lc 24, 49). 'Recibiréis la fuerza del Espíritu Santo, que vendrá sobre vosotros, y seréis mis testigos... hasta los confines de la tierra' (Hech 1, 8).

Jesús pide al Padre el Espíritu Santo como Don para los Apóstoles y para la Iglesia hasta el fin del mundo. Pero, al mismo tiempo, él es quien lleva en sí este don; más aún, él posee, también en su humanidad, la plenitud del Espíritu Santo, pues 'el Padre ama al Hijo y ha puesto todo en su mano' (Jn 3, 35). Él es 'aquel a quien Dios ha enviado', que 'habla las palabras de Dios' y, 'porque da el Espíritu sin medida' (Jn 3, 34).

3. También mediante su humanidad, el Hijo de Dios mismo es quien manda el Espíritu: si el Espíritu Santo es plenamente el Don del Padre, Cristo-hombre, al llevar a cabo en su pasión redentora la misión recibida y cumplida para obedecer al Padre, obediencia 'hasta la muerte de cruz' (Flp 2, 8), revela mediante su sacrificio redentor de Hijo al Espíritu Santo como Don y lo da a sus discípulos. Lo que en el Cenáculo llama su 'partida', en la economía salvífica se transforma en el momento prefijado a que se halla ligada 'la venida' del Espíritu Santo (Cfr. Jn 16, 7)

4. Pero, a través de ese momento culminante de luto)revelación del misterio trinitario, nos es posible penetrar aún mejor en la vida íntima de Dios. Nos es dado conocer al Espíritu Santo no sólo como Don concedido a los hombres, sino también como Don subsistente en la misma vida intima de Dios. 'Dios es amor', nos dice San Juan (1 Jn 4, 8); amor esencia, como precisan los teólogos, común a las tres divinas Personas. Pero eso no excluye que el Espíritu Santo, como Espíritu del Padre y del Hijo, sea amor en sentido persona, como hemos explicado en la catequesis anterior. Por esto, él 'todo lo sondea, hasta las profundidades de Dios' (1 Cor 2, 10), con el poder de penetración propio del Amor. Por esto mismo él es también e, Don increado y eterno, que las divinas Personas se hacen en la vida intima del Dios uno y trino. Su ser-amor se identifica con su ser-don. Se podría incluso decir que 'por el Espíritu Santo Dios 'existe' como Don. El Espíritu Santo es, pues, la expresión personal de esta donación, de este ser- Amor. Es Persona-Amor. Es Persona-don' (Dominum et vivificantem, 10).

5. Escribe San Agustín que, 'como el ser nacido significa para el Hijo proceder del Padre, así el ser Don es para el Espíritu Santo proceder del Padre y del Hijo' (De Trinitate, IV, 20: PL 42, 908). Existe en el Espíritu Santo una equivalencia entre el ser-Amor y el ser-Don. Explica muy bien Santo Tomás: 'El amor es la razón de un don gratuito, que se hace a una persona porque sela quiere bien. El primer don es, pues, el amor (amor habet rationem primi doni)... Por eso, si el Espíritu Santo procede como Amor, procede también como primer Don' (S.Th. I, q. 38, a. 2). Todos los demás dones son distribuidos entre los miembros del cuerpo de Cristo por el Don que es el Espíritu Santo, concluye el Angélico, con San Agustín (De Trinitate, XV, 19: PL 42, 1084).

6.. Al estar en el origen de todos los demás dones concedidos a las creaturas, el Espíritu Santo, Amor)Persona, Don increado, es como una fuente (fons vivus), de la que deriva todo en la creación; es como un fuego de amor (ignis caritas), que lanza destellos de realidad y de bondad a todas las cosas (dona creata). Se trata del don de la existencia concedida, mediante el acto de la creación y de la gracia, a los ángeles y a los hombres en la economía de la salvación. Por esto, el apóstol Pablo escribe: 'el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos ha sido dado' (Rom 5, 5),

7. También este texto paulino es una síntesis de cuanto enseñan los Apóstoles inmediatamente tras Pentecostés. 'Convertíos )exhortaba Pedro), y que cada uno de vosotros se haga bautizar en el nombre de Jesucristo, para remisión de vuestros pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo' (Hech 2, 38). Poco después, el mismo Apóstol, enviado al centurión Cornelio para bautizarlo, podrá comprender por la experiencia de una revelación divina 'que el don del Espíritu Santo había sido derramado también sobre los gentiles'(Cfr. Hech 10, 45). Los Hechos registran también el episodio de Simón el Mago, que quiso 'comprar con dinero' el Espíritu Santo. Simón Pedro le reprochará duramente eso, afirmando que el Espíritu Santo es sólo don, y s se recibe de forma gratuita, precisamente como don de Dios (Cfr. Hech 8, 19.23).

8. Es lo que repiten los Padres de la Iglesia. Por ejemplo, leemos en Cirilo de Alejandría: 'Nuestro regreso a Dios se hace por Cristo salvador y tiene lugar sólo a través de la participación y la santificación del Espíritu Santo. Aquel que nos lleva y, por decir así, nos une a Dios es el Espíritu, que, cuando lo recibimos, nos hace partícipes de la naturaleza divina; nosotros lo recibimos por medio del Hijo y en el Hijo recibimos al Padre' (Comentario al evangelio de Juan, 9, 10: PG 74, 544 D). Es el 'regreso a Dios', que se realiza continuamente en cada uno de los hombres y de las generaciones humanas, en el tiempo que va desde la 'partida' redentora de Cristo .del Hijo del Padre. hasta la siempre nueva 'venida' santificadora del Espíritu Santo, que se completará con la venida gloriosa de Cristo al fin de la historia. Todo lo que, en el orden sacramental, en el orden carismático, en el orden eclesiástico-jerárquico, sirve a este 'regreso' de la humanidad al Padre en el Hijo, es una múltiple y variada ' difusión' del único Don eterno, que es el Espíritu Santo, en su dimensión de don creado, o sea, de participación en los hombres del Amor infinito. Es 'el Espíritu Santo que se d sí mismo', dice Santo Tomás (S.Th. I, q. 38, a. 1, ad 1). Hay una cierta continuidad entre el Don increado y los dones creados, que hacia escribir a San Agustín: 'El Espíritu Santo es eternamente Don, pero temporalmente es algo donado' (De Trinitate, V, 16, 17; CC 50, 224).

9. De esta antigua tradición de Padres y Doctores de la Iglesia, eslabones que nos unen a Jesucristo y los Apóstoles, deriva lo que se lee en la encíclica Dominum et vivificantem: 'El amor de Dios Padre, don, gracia infinita, principio de vida, se ha hecho visible en Cristo, y en su humanidad se ha hecho 'parte' del universo, del género humano y de la historia. La 'manifestación' de la gracia en la historia del hombre, mediante Jesucristo, se ha realizado por obra del Espíritu Santo, que es el principio de toda acción salvífica de Dios en el mundo: es el 'Dios oculto', que como amor y don 'llena la tierra'' (n. 54). En el centro de este orden universal constituido por los dones del Espíritu Santo está el hombre, 'creatura racional que, a diferencia de las demás creaturas terrenas, puede llegar a gozar de la Persona divina y hacer uso de sus dones. A esto puede llegar la creatura racional cuando se hace participe del Verbo divino y del Amor que procede del Padre y del Hijo, de forma que, por su libre apertura interior, puede conocer de verdad a Dios y amarlo rectamente... Pero esto no se alcanza por virtud propia, sino por don concedido de lo alto... En este sentido, compete al Espíritu Santo ser dado y ser Don' (S.Th. I, q. 38, a. 1).

Aún tendremos ocasión de mostrar la importancia de esta doctrina para la vida espiritual. Por ahora, sellemos con ese hermoso texto del Doctor Angélico nuestras catequesis sobre la Persona del Espíritu Santo, Amor y Don de caridad infinita.