Actividades

agosto 2018
L M X J V S D
« Jul    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Tfno: +34 913 439 600 / 604     ✝      Contacto

Rezar por las vocaciones

Ofrece tus oraciones para que muchos jóvenes den el paso a una vida de especial consagración.

> Jornada Mundial de oración por las vocaciones y la jornada de vocaciones nativas: oración

> Para orar en la Vigilia de oración

> Oración del papa Francisco por las vocaciones

> Jornada Mundial de oración por las vocaciones y la jornada de vocaciones nativas: oración

Señor, Tú tienes una llamada para mí;
cuentas conmigo para una misión
y no esperas a que sea perfecto
para que eche a andar.
Por eso te busco en el silencio,
no para aislarme del mundo,
sino para descubrir en la oración
cómo quieres que sirva a mis hermanos.
Enséñame, Señor, a distinguir tu voz
en medio de tantos ruidos;
que no deje nunca de escucharte
ni de responderte con mi vida.
Haz que así muchos en toda la Tierra
nos convirtamos en protagonistas
de esa historia única de amor
que quieres escribir conmigo y con todos.
Señor: que, guiados por tu llamada
y acompañados por tu Iglesia,
nos dejemos ayudar por tu gracia,
que todo lo vence y transforma.
Amén.

> Para orar en la Vigilia 

Señor Jesucristo, tú qué sabes de construir nuevos horizontes y
abrir caminos en el desierto, concédenos la gracia de agudizar
nuestros sentidos, para profundizar en la fe, no decaer en la esperanza
y perseverando en el ejercicio de la caridad, lleguemos a
ser verdaderos testigos de tu amor misericordioso para nuestros
hermanos; Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos, amén”.

“Dios Padre misericordioso, tú que de tantas formas hablaste a
tu pueblo a través de la vida de tus profetas y que llegando a
su plenitud nos hablaste por medio de tu Hijo Jesucristo, haz
que, fieles a la llamada recibida, nuestras vidas pronuncien una
respuesta concreta y definitiva como la de Jesucristo, seamos
anunciadores y constructores de tu Reino en medio nuestro, por
Jesucristo, nuestro Señor, amén”

“Espíritu Santo, Amoroso, inflama nuestros corazones en el deseo
ferviente de ser puentes de unidad, que lleven a nuestros hermanos
un mensaje de esperanza y de gozo, a través del cual muchos
otros lleguen al conocimiento de la Verdad y al descubrimiento
de su propia vocación y misión para estos tiempos. Tú que con el
Padre y el Hijo eres un solo Dios, atiende nuestra súplica. Amén”.

“Oración Padre amoroso, constructor admirable, de tus manos han brotado la belleza, los colores, la armonía, sellando cada una de tus obras con el fuego de tu Amor, tú que nos creaste a tu imagen y semejanza, concédenos la gracia de ser artesanos de tu proyecto de vida en nuestras vidas. Dirige nuestros pasos y miradas por los senderos de las virtudes que hoy contemplamos, haznos salir de nuestras pasividades y comodidades, para ir al encuentro de nuestros hermanos, que lo hagamos con valentía, asumiendo riesgos. Queremos depositar en ti nuestra confianza y poder descubrir como Jesús en la sinagoga de Nazareth nuestra misión en la vida y poder seguirla con alegría, sin demora. 
Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor”.

“Oh, Jesús, eterno sacerdote, no dejes de enviar nuevos sacerdotes y consagrados a tu Iglesia, pastores según tu corazón. Necesitamos ministros de tu gracia y de tu amor. Ellos nos consuelan en tu nombre, alimentan nuestra esperanza, robustecen nuestra fe, aumentan nuestro amor; los necesitamos, Señor, porque te necesitamos a ti, porque necesitamos tu amor; no nos dejes solos, Señor. Envía obreros a la mies del mundo; envía pescadores que nos atrapen en las redes de tu misericordia; envía, te lo rogamos con humildad y confianza, pastores según tu corazón. La mies es mucha, los obreros pocos: envía, Señor, obreros a tu mies.
Te lo pedimos, por Cristo nuestro Señor. Amén”.

Oración de santo Tomás de Aquino al Santísimo Sacramento

¡Oh, santísimo Jesús, que aquí sois verdaderamente Dios escondido!
Concededme desear ardientemente, buscar prudentemente,
conocer verdaderamente y cumplir perfectamente en alabanza, y
gloria de vuestro nombre todo lo que os agrada. Ordenad, ¡oh, Dios
mío!, el estado de mi vida; concededme que conozca lo que de mí
queréis y que lo cumpla corno es menester y conviene a mi alma.
Dadme, oh, Señor Dios mío, que no desfallezca entre las prosperidades
y adversidades, para que ni en aquellas me ensalce, ni en estas
me abata. De ninguna cosa tenga gozo ni pena, sino de lo que lleva a
Vos o aparta de Vos. A nadie desee agradar o tema desagradar sino
a Vos. Séanme viles, Señor, todas las cosas transitorias y preciosas
todas las eternas. Disgústeme, Señor, todo gozo sin Vos, y no ambicione
cosa ninguna fuera de Vos. Séame deleitoso, Señor, cualquier
trabajo por Vos, y enojoso el descanso sin Vos. Dadme, oh, Dios
mío, levantar a Vos mi corazón frecuente y fervorosamente, hacerlo
todo con amor, tener por muerto lo que no pertenece a vuestro
servicio, hacer mis obras no por rutina, sino refiriéndolas a Vos con
devoción. Hacedme, oh, Jesús, amor mío y mi vida, obediente sin
contradicción, pobre sin rebajamiento, casto sin corrupción, paciente
sin disipación, maduro sin pesadumbre, diligente sin inconstancia,
temeroso de Vos sin desesperación, veraz sin doblez; haced que
practique el bien sin presunción que corrija al prójimo sin soberbia,
que le edifique con palabras y obras sin fingimientos. Dadme, oh,
Señor Dios mío, un corazón vigilante que por ningún pensamiento
curioso se aparte de Vos; dadme un corazón noble que por ninguna
intención siniestra se desvíe; dadme un corazón firme que por ninguna
tribulación se quebrante; dadme un corazón libre que ninguna
pasión violenta le domine. Otorgadme, oh, Señor Dios mío, entendimiento
que os conozca, diligencia que os busque, sabiduría que os
halle, comportamiento que os agrade, perseverancia que confiadamente
os espere, y esperanza que, finalmente, os abrace. Dadme que
me aflija con vuestras penas aquí por la penitencia, y en el camino
de mi vida use de vuestros beneficios por gracia, y en la patria goce
de vuestras alegrías por gloria. Señor que vivís y reináis, Dios por que vivís y reináis, Dios por
todos los siglos de los siglos. Amén


> El papa Francisco por las vocaciones

“Padre de misericordia, que has entregado a tu Hijo por nuestra salvación y nos sostienes continuamente con los dones de tu Espíritu, concédenos comunidades cristianas vivas, fervorosas y alegres, que sean fuentes de vida fraterna y que despierten entre los jóvenes el deseo de consagrarse a Ti y a la evangelización.

Sostenlas en el empeño de proponer a los jóvenes una adecuada catequesis vocacional y caminos de especial consagración. Dales sabiduría para el necesario discernimiento de las vocaciones de modo que en todo brille la grandeza de tu amor misericordioso.

Que María, Madre y educadora de Jesús, interceda por cada una de las comunidades cristianas, para que, hechas fecundas por el Espíritu Santo, sean fuente de auténticas vocaciones al servicio del pueblo santo de Dios”.

(Papa Francisco. 53ª Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones)

2018-04-05T13:14:18+00:00 lunes 2 abril, 2018|