VidaConsagradaEn el año 1966 se crea la denominada Comisión de Obispos y Superiores Mayores (COBYSUMA), como ámbito de diálogo y colaboración entre la Conferencia Episcopal Española y la Conferencia Española de Religiosos (CONFER). En 1978 entra a formar parte de esta Comisión la Conferencia Española de Institutos Seculares (CEDIS). En esta Comisión (que a veces se acompañaba con el adjetivo de Mixta) se trataban los diversos temas referentes a la Vida Consagrada en relación con los Obispos y ella era la responsable de organizar algunas actividades tales como la preparación de la Jornada eclesial de la Vida Consagrada (2 de febrero), del día Pro Orantibus (domingo de la Santísima Trinidad) y reuniones con Vicarios y Delegados Episcopales para la Vida Consagrada y alguna con Presidentas federales de Monasterios. Sin embargo, esta Comisión no era Episcopal según el organigrama y los Estatutos de la Conferencia Episcopal. Por eso, realizados los pertinentes estudios y consultas, la Asamblea Plenaria de febrero del año 2002, crea la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada (CEVC), permaneciendo la Comisión de Obispos y Superiores Mayores.

Corresponde a la CEVC el servicio a las diócesis y a las demás instituciones eclesiásticas y de vida consagrada en cuanto concierne a la tutela de esta forma de vida en la Iglesia, en sus diversas manifestaciones: Institutos de vida consagrada, Sociedades de vida apostólica, vida eremita, vírgenes consagradas y las relativas asociaciones, nuevas formas de vida consagrada, asociaciones de fieles erigidas con el fin de convertirse en Institutos de vida consagrada o Sociedades de vida apostólica.

Competencia de la CEVC es la organización de las Jornadas Eclesiales de la Vida Consagrada (2 de febrero) y del día Pro Orantibus (domingo de la Santísima Trinidad). Se mantienen reuniones periódicas con vicarios y delegados episcopales para la vida consagrada, así como con superiores y superioras de comunidades monásticas.

Esta Comisión Episcopal mantiene encuentros con algunos representantes de las diversas formas de vida consagrada. Estas reuniones son cauce estable e institucional para el trabajo conjunto entre los Obispos y las diversas formas de consagración acreditadamente representadas en un foro o Comisión de Obispos y Superiores Mayores, que desarrolla el espíritu de comunión real mediante el estudio de los temas que afectan a las mutuae relationes.

Finalmente, la Comisión evalúa el diálogo habido dentro de la Comisión de Obispos y Superiores Mayores, hace suyas las conclusiones que estime pertinentes y las eleva a los órganos superiores de la Conferencia si a ello hubiese lugar.

Actualidad

Jornada Pro Orantibus 2017

Revista Tabor Nº 27

Nuevas formas de Vida Consagrada