agosto 2019

https://www.conferenciaepiscopal.es/wp-content/uploads/audios/O18L.mp3   Mt 14, 13-21. Alzando la mirada al cielo, pronunció la bendición y dio los panes a los discípulos; los discípulos se los dieron a la gente. Al enterarse Jesús se marchó de allí en barca, a solas, a un lugar desierto. Cuando la gente lo supo,...

https://www.conferenciaepiscopal.es/wp-content/uploads/audios/O17S.mp3   Mt 14, 1-12. Herodes mandó decapitar a Juan, y sus discípulos fueron a contárselo a Jesús. En aquel tiempo, oyó el tetrarca Herodes lo que se contaba de Jesús y dijo a sus cortesanos: «Ese es Juan el Bautista, que ha resucitado de entre los muertos,...

https://www.conferenciaepiscopal.es/wp-content/uploads/audios/O17V.mp3   Mt 13, 54-58. ¿No es el hijo del carpintero? Entonces, ¿de dónde saca todo eso? Fue a su ciudad y se puso a enseñar en su sinagoga. La gente decía admirada: «¿De dónde saca este esa sabiduría y esos milagros? ¿No es el hijo del carpintero?...

https://www.conferenciaepiscopal.es/wp-content/uploads/audios/O17J.mp3   Mt 13, 47-53. Reúnen los buenos en cestos y los malos los tiran. El reino de los cielos se parece también a la red que echan en el mar y recoge toda clase de peces: cuando está llena, la arrastran a la orilla, se sientan y...

https://www.conferenciaepiscopal.es/wp-content/uploads/audios/O22M.mp3   Lc 4, 31-37. Sé quién eres: el Santo de Dios. Y bajó a Cafarnaún, ciudad de Galilea, y los sábados les enseñaba. Se quedaban asombrados de su enseñanza, porque su palabra estaba llena de autoridad. Había en la sinagoga un hombre poseído por un espíritu de...

https://www.conferenciaepiscopal.es/wp-content/uploads/audios/0824.mp3   Jn 1, 45-51. Ahí tenéis a un israelita de verdad, en quien no hay engaño. Felipe encuentra a Natanael y le dice: «Aquel de quien escribieron Moisés en la ley y los profetas, lo hemos encontrado: Jesús, hijo de José, de Nazaret». Natanael le replicó: «¿De...

https://www.conferenciaepiscopal.es/wp-content/uploads/audios/O20J.mp3   Mt 22, 1-14. A todos los que encontréis, llamadlos a la boda. Volvió a hablarles Jesús en parábolas, diciendo: «El reino de los cielos se parece a un rey que celebraba la boda de su hijo; mandó a sus criados para que llamaran a los convidados,...

Al comienzo de la celebración pedimos mantenernos firmes en la verdadera alegría, en medio de las vicisitudes del mundo (1.ª orac.). La fuente de esa alegría es saber que nos Dios nos ha adquirido como un pueblo de hijos, por el único sacrificio de Cristo...

¿En qué tenemos puesta nuestra seguridad? ¿Qué pensamos que es la fuente de nuestra felicidad?: ¿el dinero, las propiedades, los placeres de este mundo, la fama, el poder…? Las lecturas de hoy nos responden a estas preguntas. «¿Qué saca el hombre de todos los trabajos?…...