Benedicto XVI: “Los Congresos Eucarísticos son un estímulo para que la Iglesia difunda y testimonie sin titubeos el amor de Cristo”

Benedicto XVI: “Los Congresos Eucarísticos son un estímulo para que la Iglesia difunda y testimonie sin titubeos el amor de Cristo”

El Papa Benedicto XVI ha enviado un saludo al X Congreso Eucarístico Nacional que se celebra en Toledo. El Legado Pontificio, Cardenal Angelo Sodano, ha leído las palabras del Papa antes de la Eucaristía de rito hispano-mozárabe que ha presidido el Arzobispo de Toledo y Primado de España, Mons. D. Braulio Rodríguez.

Benedicto XVI ha señalado que los Congresos Eucarísticos «son siempre fuente de renovación espiritual, ocasión para hacer que se conozca mejor la Santísima Eucaristía, el tesoro más valioso que nos dejó Jesús; son también un estímulo para que la Iglesia difunda y testimonie sin titubeos el amor de Cristo en todos los ámbitos de la sociedad».

El Arzobispo de Toledo, Mons. D. Braulio ­Rodríguez, ha destacado en la homilía que “en esta venerable liturgia, la tradición traspasada por nuestros antepasados dice que la Cruz de Cristo es Cruz gloriosa. Por eso, la celebración eucarística es ocasión propicia para la plegaria con las oraciones que preceden, acompañan y siguen a las intercesiones solemnes. Vivamos el triunfo de la Cruz que trae paz y la auténtica y sincera caridad de Cristo”, ha exhortado.

Así pues, “en la sexta oración de nuestra liturgia sucede la conformación del sacramento eucarístico, oblación que se ofrece a Dios, santificada por el Espíritu, y es el cuerpo y la sangre de Cristo. He aquí, pues, el Cuerpo de Cristo, nuestra salvación; he aquí la Sangre de Cristo, que permanece con nosotros como verdadera redención. Es el don eucarístico, pan partido para la vida del mundo, que mostraremos exclamando: Sancta Sanctus”.

Esta tarde, además, han tenido lugar tres mesas redondas bajo los títulos “La Eucaristía en la religiosidad popular”,  “El Rito hispano-mozárabe” y “Sacramento de caridad y compromiso apostólico”.

Para concluir la jornada, a las 22 h., se recibirá la Cruz de las Jornadas Mundiales de la Juventud y el Icono de la Virgen María en el Monasterio de San Juan de los Reyes. Posteriormente, se procesionará  hasta la Catedral, donde tendrá lugar una Vigilia de oración con jóvenes.



tempus efficitur. ut non ante. nunc Praesent porta. consectetur