Sagrada Biblia
Abdías

Abdías

1

11Esto dice el Señor Dios a Edón: | Hemos oído un mensaje del Señor, | un emisario ha sido enviado a los pueblos. | ¡En pie! ¡Vamos a hacerle la guerra!
2Mira, te hago pequeño | y despreciable entre las naciones.
3Te ha engañado la arrogancia de tu corazón, | a ti, que habitas en los huecos de las peñas, | en la altura de tu morada. | Dices para tus adentros: | «¿Quién me echará por tierra?».
4Aunque te eleves como el águila | y hagas tu nido en las estrellas, | de allí te echaré —oráculo del Señor—.
5Si te vinieran por la noche | ladrones y salteadores | (¡cómo has sido arrasado!), | ¿te robarían más de lo necesario? | Si te viniesen vendimiadores, | ¿no dejarían algunos racimos?
6Pero a Esaú lo han rebuscado, | le han descubierto sus tesoros ocultos.
7Todos tus aliados te han rechazado | hasta tus fronteras. | Tus amigos te han engañado y dominado; | los que comparten tu pan | te han puesto una trampa y dicen: | «Es incapaz de discernir».
8Así pues, aquel día —oráculo del Señor—, | haré desaparecer a los sabios de Edón, | y la sensatez de la montaña de Esaú.
9Se asustarán tus valientes, Temán, | de manera que no quedará ni un hombre | en la montaña de Esaú.
10Por la violencia desplegada | contra tu hermano Jacob, | te cubrirá la vergüenza, | serás destruido para siempre.
11El día que observabas a distancia, | cuando los extranjeros deportaban a su ejército. | Cuando los extranjeros llegaron a sus puertas | y echaron suertes sobre Jerusalén, | tú te portaste como uno de ellos.
12No te regodees contemplando | el día de tu hermano, | el día de su desastre. | No te alegres por la ruina | de los hijos de Judá | el día de su desaparición. | No se desate tu boca | el día de su aflicción.
13No te llegues hasta la puerta de mi pueblo | el día de su desastre. | No te regodees de su desgracia | el día de su ruina;
14no te plantes en el atajo | para acabar con los que huyen; | no bloquees a los fugitivos | el día de su aflicción.
15Pues llega el Día del Señor | contra todos los pueblos; | como hiciste, harán contigo, | te caerá encima la venganza.
16Pues como bebisteis en mi monte santo, | beberán todos los pueblos sin parar; | beberán, tropezarán | y serán como si no fueran.
17Pero en el monte Sión | quedará un resto santo; | y la casa de Jacob se apoderará | de los que la habían despojado.
18La casa de Jacob será fuego, | la casa de José llama | y la casa de Esaú paja; | le darán fuego y lo consumirán. | No quedará ni un fugitivo | de la casa de Esaú. | Lo ha dicho el Señor.
19Los del Negueb poseerán | la montaña de Esaú; | los de la Sefelá a los filisteos. | Poseerán los campos de Efraín | y los de Samaría; y Benjamín poseerá Galaad.
20Y la multitud de los desterrados | de los hijos de Israel | poseerán el territorio de los cananeos | hasta Sarepta. | Y los desterrados de Jerusalén, | los que están en Sefarad, | poseerán las ciudades del Negueb.
21Subirán triunfantes al monte Sión | para juzgar a la montaña de Esaú. | Y el Señor reinará.