La Cuaresma: Ayunar mientras se espera al Señor.

Mt 9, 14-15. Cuando les sea arrebatado el esposo, entonces ayunarán.

Los discípulos de Juan se le acercan a Jesús, preguntándole: «¿Por qué nosotros y los fariseos ayunamos a menudo y, en cambio, tus discípulos no ayunan?». Jesús les dijo: «¿Es que pueden guardar luto los amigos del esposo, mientras el esposo está con ellos? Llegarán días en que les arrebatarán al esposo y entonces ayunarán».

Otras lecturas del día:

– Is 58, 1-9a. Este es el ayuno que yo quiero.

– Sal 50. Un corazón quebrantado y humillado, oh, Dios, tú no lo desprecias.