Cardenal Saraiva: "El mensaje de los mártires un mensaje de Fe y de Amor"

Cardenal Saraiva: "El mensaje de los mártires un mensaje de Fe y de Amor"

Roma.- Esta mañana en la Plaza de San Pedro del Vaticano ha tenido lugar, a las 10,00 h., la Ceremonia de Beatificación de 498 mártires del siglo XX en España. La Eucaristía, presidida por el Cardenal José Saraiva Martins, Representante del Papa y Prefecto del Pontificio Consejo para las Causas de los Santos, ha sido concelebrada por 71 obispos españoles, los Superiores Generales de las Ordenes Religiosas, más de un millar de sacerdotes diocesanos y religiosos. Han ayudado en la celebración los seminaristas de Barcelona –ha sido beatificado un seminarista barcelonés- y seminaristas de los Religiosos a cuyas congregaciones pertenecen los mártires.

La delegación oficial del Gobierno  español ha estado encabezada por el Ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Miguel Ángel Moratinos. Le han acompañado el Embajador de España ante la Santa Sede, Francisco Vázquez, el Subsecretario de Asuntos Exteriores y Cooperación, Luis Calvo, y la Directora General de Asuntos Religiosos, Mercedes Rico. Han estado representadas siete comunidades autónomas (Valencia, Castilla-León, Madrid, La Rioja, Castilla-La Mancha, Andalucía y Cataluña) y han asistido también numerosas autoridades municipales. La delegación oficial se ha completado con representantes de los distintos grupos parlamentarios y partidos políticos.

Rito de Beatificación

En la Eucaristía, tras el Acto Penitencial, ha tenido lugar el Rito de Beatificación. El Arzobispo de Madrid, Cardenal Antonio María Rouco Varela, a cuya Archidiócesis pertenece el mayor número de los mártires, se ha acercado al altar, acompañado por los obispos de las diócesis en las que se instruyeron las 23 Causas y por los correspondientes Postuladores. El Rito ha comenzado con unas breves palabras del Cardenal Rouco Valera en las que ha solicitado al Papa Benedicto XVI que inscriba en el número de los Beatos a los que van a ser beatificados. Después los obispos han enumerado la causa de Beatificación de sus diócesis respectivas, por el orden que corresponde a la fecha de introducción de las Causas: Barcelona, Burgos, Toledo, Cuenca, Ciudad Real, Mérida-Badajoz, Madrid, Oviedo, Jaén, Santander, Cartagena y Girona. El Arzobispo de Madrid ha concluido la súplica de Beatificación en nombre de todos los obispos, destacando que los beatos “fueron hombres y mujeres de fe y oración, particularmente centrados en la Eucaristía y en la devoción a la Santísima Virgen (…) eran apóstoles y fueron valientes cuando tuvieron que confesar su condición de creyentes”.

A continuación, el Cardenal Saraiva Martins ha dado lectura a la Carta Apostólica de Beatificación, del Papa Benedicto XVI. En esta Carta el Papa inscribe en el Libro de los Beatos a los Venerables Siervos de Dios que dieron la vida en defensa de su fe. Se ha anunciado que la fiesta de los nuevos Beatos se celebrará anualmente el día 6 de noviembre.

Después de la lectura, a las 10 y 20 minutos, se ha entonado el canto Chistus vincit, mientras se descubría el mosaico con los rostros de los 498 ya nuevos beatos y el logotipo oficial de la Beatificación. El Rito ha concluido con unas breves palabras de agradecimiento del Arzobispo de Madrid: “La Iglesia de Dios que peregrina en España, da gracias al Sucesor del Apóstol Pedro, Su Santidad el Papa Benedicto XVI, por la Beatificación de estos 498 mártires, que derramaron su sangre en defensa de la fe”.

Homilía del Cardenal Saraiva

El Cardenal Saraiva Martins ha destacado durante la homilía que “el mensaje de los mártires es un mensaje de fe y de amor. Debemos examinarnos con valentía y hacer propósitos concretos para descubrir si esa fe y ese amor se manifiestan heroicamente en nuestra vida (…) Ser cristianos coherentes nos impone no inhibirnos ante el deber de contribuir al bien común y moldear la sociedad siempre según justicia, defendiendo – en un diálogo informado por la caridad- nuestras convicciones sobre la dignidad de la persona, sobre la vida desde la concepción hasta la muerte natural, sobre la familia fundada en la unión matrimonial una e indisoluble entre un hombre y una mujer, sobre el derecho y deber primario de los padres en lo que se refiere a la educación de los hijos y sobre tantas otras cuestiones que surgen en la experiencia diaria de la sociedad en que vivimos”.

La celebración ha concluido con el Himno a los mártires del Siglo XX en España Semillas de Paz, interpretado por el Coro de la Catedral de La Almudena de Madrid.

Antes de la Eucaristía, desde las 9,15 horas, en la Plaza de San Pedro se han entonado cantos y se han leído testimonios procedentes de documentos de los mártires para que los peregrinos, que habían ido llegando a la Plaza desde las 8,00 horas, pudieran prepararse para la celebración litúrgica.



consequat. massa risus. Praesent mattis commodo ut facilisis felis suscipit