Tfno: +34 913 439 600 / 604     ✝      Contacto

Comentarios a las lecturas de Navidad 2018-2019

Natividad del Señor, 25 de diciembre (Misa de medianoche)

En medio de la oscuridad de esta noche brilla Cristo, la luz verdadera, y pedimos gozar un día en el cielo del esplendor de la gloria (1.ª orac.). Hoy nos ha nacido un Salvador, el Mesías, el Señor (Ev.). Este Hijo que se nos ha dado trae al mundo una paz sin límites, para siempre (1 lect.). La primera venida de Cristo en la humildad de Belén que celebramos hoy nos anuncia la dicha que esperamos, su aparición gloriosa al fin de los tiempos. Y esa esperanza nos debe llevar a una vida sobria, honrada y religiosa (2 lect.). Damos gracias hoy, porque el Verbo hecho carne nos lleva al amor de lo invisible de Dios (cf. Pf. I).

Natividad del Señor 25 de diciembre (Misa del día) 

El Hijo de Dios ha compartido nuestra naturaleza humana para que nosotros podamos compartir su vida divina (1.ª orac.). En la 1 lect. y en el sal. resp. se proclama la victoria de nuestro Dios, que nos salva no por los poderes de este mundo sino desde la humildad del niño nacido en Belén. Es el Verbo, la segunda persona de la Santísima Trinidad, que se hizo carne y habitó entre nosotros. Por medio de Él, Dios nos ha hablado (2 lect.) y esa Palabra sigue viva entre nosotros y es la luz que brilla en medio de las tinieblas de este mundo y que debemos acoger en la fe y el amor para que así podamos ser hijos de Dios (Ev.).

Fiesta de la Sagrada Familia, 30 de diciembre

El Hijo de Dios se hizo hombre consagrando la familia como el lugar normal para nacer, ir creciendo en sabiduría, estatura y gracia (cf. Ev.). La 1 lect. nos habla de cómo los hijos deben honrar a sus padres, algo con cierta frecuencia olvidado. Y en la 2 lect. san Pablo nos habla de la vida de familia vivida en el Señor: la paciencia mutua, el perdón y por encima de todo el amor, que es el ceñidor de la unidad consumada. Si se echara cuenta de los mandamientos de Dios en la vida de familia, no habría tantas familias rotas o viviendo el maltrato y la violencia. La sagrada familia es un ejemplo para seguir en sus virtudes domésticas y su unión en el amor (cf. 1.ª orac.).

Santa María, Madre de Dios, 1 de enero

La liturgia de hoy celebra que la Virgen María, al haber dado a luz a la segunda persona de la Santísima Trinidad, el Hijo, en ella encarnado, es verdaderamente la Madre de Dios y como tal la invocamos confiando en su intercesión por nosotros (cf. 1.ª orac.). El Hijo nació de una mujer bajo la ley. Por eso fue circuncidado a los ocho días de nacer y le pusieron por nombre Jesús, que significa Dios Salvador (cf. 2 lect. y Ev.). Al ser el primer día del año, la 1 lect. nos presenta la fórmula de bendición de los israelitas, que termina así: «El Señor se fije en ti y te conceda la paz». Hoy, en la Jornada Mundial de la Paz, la pedimos, por intercesión de santa María, Madre de Dios.

Epifanía del Señor, 6 de enero 

Hoy se nos revela, por la estrella que guio a los Magos de Oriente hasta Cristo (Ev.), que la salvación no es solo para los judíos sino también para todo el mundo. En la adoración de los Magos se cumple la profecía de Isaías: «La gloria del Señor amanece sobre ti. Caminarán los pueblos a tu luz; los reyes al resplandor de tu aurora» (1 lect.). La estrella simboliza la luz de la fe. Hoy en Cristo, para luz de los pueblos, se revela el misterio de nuestra salvación, pues al manifestarse Cristo en nuestra carne mortal, hemos sido hechos partícipes de la gloria de su inmortalidad (cf. Pf.). Llevemos a todo el mundo la luz de Cristo, que nos salva, anunciando su Evangelio.

Bautismo del Señor, 13 de enero

Hoy termina el tiempo de Navidad, con la manifestación de Jesús como el Hijo amado de Dios que viene a darnos la salvación (cf. 1 lect.). Esto ocurrió cuando, una vez bautizado, se abrió el cielo y el Espíritu Santo se posó sobre él como una paloma (Ev.). Se manifiesta Jesús así como el Cristo, el Ungido por Dios con la fuerza del Espíritu, que pasó haciendo el bien y curando a los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con Él (2 lect.). También se manifiesta como hombre, Él, el único santo, en la fila de los pecadores para ser bautizado. Con su bautismo, Jesús instituye nuestro bautismo, cuya agua nos da la gracia del Espíritu Santo por el que somos hijos de Dios (cf. 1.ª orac.).


> Especial Navidad 2018-2019

2018-12-19T12:20:02+00:00martes 18 diciembre, 2018|

Actividades

enero 2019
L M X J V S D
« Dic    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031