Conclusiones del Curso de Formación de Agentes de Pastoral de Familia y Vida

Conclusiones del Curso de Formación de Agentes de Pastoral de Familia y Vida

Con el objetivo de hacer un “Estudio del Directorio de Pastoral Familiar”, la Subcomisión para la Familia y Defensa de la Vida ha organizado del 15 al 18 de julio, en El Escorial (Madrid), un curso de formación para agentes de pastoral familiar en el que han participado miembros de las Delegaciones diocesanas y de los movimientos familiares de toda España.La apertura del curso estuvo a cargo del Presidente de la Subcomisión, Mons. Juan Antonio Reig, Obispo de Segorbe-Castellón, quien insistió en la necesidad de formación, señalando como referencias básicas las Catequesis de Juan Pablo II sobre el amor humano, el Lexicón preparado por el Consejo Pontificio para la Familia, y la Instrucción La Familia, Santuario de la Vida y Esperanza de la Sociedad y el Directorio de Pastoral Familiar de la Conferencia Episcopal Españolas.

Se refirió, después, al momento actual en la vida política española, con el anuncio de diversas leyes destructoras de la identidad del matrimonio y la familia y que anuncian una liberalización total del aborto. Señaló, así mismo, que este curso quiere disponer el ánimo para la acogida en las diócesis, movimientos, etc. de los contenidos del Directorio, “texto de referencia para la comunión eclesial y el trabajo de todos a favor del matrimonio, la familia y la vida”.

Ponencias y experiencias pastorales

El Curso se inició con la ponencia del profesor Juan Pérez Soba relativa a la situación moral, cultural y social en torno al matrimonio y la familia, insistiendo en la necesidad de dar un nombre al amor, enseñar a amar, y ayudar a descubrir el sentido de la sexualidad para devolver la esperanza.

La vocación al amor, la llamada a la comunión, a reconocerse hijos que todo lo han recibido, para convertirse en esposos que se entregan, y poder llegar a ser padres fecundos, fue presentada como clave del Directorio; y la Educación Afectivo-Sexual, en las diferentes etapas de la Preparación al Matrimonio, como elemento esencial en la preparación al matrimonio.Las ponencias posteriores se refirieron al necesario acompañamiento del matrimonio y la familia ya constituidos, para ayudarles a vivir su vocación; acompañamiento que se hace más necesario a las familias en situaciones especiales y momento de crisis, para que estas se conviertan en oportunidad de maduración y crecimiento. Otras hablaron de la atención y ayuda en situaciones irregulares, e insistieron en la necesidad de desarrollar los Centros de Orientación Familiar, buscando la sanación completa y reconstrucción del sujeto en todos sus aspectos físico, psicológico, moral y espiritual, haciendo así mismo una labor educativa y preventiva, fomentando la cultura de la orientación frente a la de mediación.

Un tercer bloque de ponencias se refirieron al papel y la llamada que el Directorio hace a los movimientos y asociaciones familiares en la promoción y defensa de su identidad y misión, así como al análisis de las políticas familiares que fueron juzgadas del todo insuficientes y muy equivocadas, por su confusionismo de lo que es el matrimonio y la familia con otras formas de convivencia. Finalmente, se habló de los servicios pastorales que la Iglesia presta a las familias.

Conclusiones

Entre las Conclusiones cabe destacar la necesidad de que la pastoral familiar sea reconocida como una dimensión esencial de toda la pastoral de la Iglesia, y no sólo como un sector de la misma; que, en unión con la pastoral juvenil, se realice un discernimiento vocacional, se haga efectiva una educación afectivo-sexual, y se creen itinerarios de novios hacia el matrimonio. Necesidad de una ayuda integral a la familia, en la pastoral de la Iglesia y especialmente a través del servicio de los COF. También se insistió en la necesidad de comunión en la fidelidad al abundante y claro Magisterio de la Iglesia.



ipsum ut et, pulvinar id, sem, elit. Donec mattis