Cuidando al cuidador. Espiritualidad y compromiso pastoral

Cuidando al cuidador. Espiritualidad y compromiso pastoral

El sufrimiento psíquico no es noticia de prensa pero alcanza a toda la sociedad. Oculto u olvidado es una realidad que llama a nuestra puerta con una frecuencia mayor de la sospechada y, sobre todo, como un interrogante evangélicamente ineludible. Habitualmente la Pastoral se presenta a los MCS con otras de sus muchas preocupaciones; pocas veces levanta su voz para recordar y alentar la misión de Jesús “que pasó por la vida haciendo el bien y sanando nuestras dolencias” y, más concretamente, las dolencias psíquicas.

Las XXII Jornadas nacionales de pastoral en el mundo de la salud mental son un signo de esa preocupación y de ese compromiso. Un año más, el departamento de pastoral de la salud de la CEE nos ha convocado a quienes estamos comprometidos en esa tarea. Y un grupo, ¿debería ser más amplio?, hemos respondido con la ilusión de siempre; un grupo de laicos, religiosos, presbíteros llegados de muchas diócesis. Es un regalo y un ejemplo para todos que la misión en el mundo de la salud mental esté, de hecho, realizada tan eclesialmente.

Después de veintiún encuentros en los que la temática ha estado centrada en las personas que viven ese padecimiento, por primera vez esta reunión ha girado su mirada y ha prestado atención a las personas que estamos entregadas a su servicio.

Somos cuidadores en nombre del Señor ¿pero quién cuida de nosotros? Si nosotros no estamos bien espiritualmente ¿qué servicio pastoral de salud podremos ofrecer? Por ello el lema de nuestras jornadas ha sido “cuidando al cuidador”. Y lo hemos desarrollado bajo el convencimiento de que “cuidándonos, los cuidamos a ellos”.

El desarrollo de nuestra reflexión ha tenido los siguientes tres tiempos.

Cuidemos la dimensión piscológica

Nos animó a ello Juan Manuel Alarcón con su ponencia “Cuidando al cuidador: dimensión psicológica”  y un abanico de pequeños foros sobre powerpoint.

Ofreció una visión profunda de cómo afrontar el desgaste, el agotamiento y otros similares sentimientos aprendiendo a humanizar las situaciones que los generan. Junto a esta reflexión profunda el ponente nos regaló la herramienta de unas claves de inteligencia emocional y algunas recetas sencillas para el vivir cotidiano. Logremos el arte de ser alfarero “nuevo” de nuestra biografía.

Cuidemos la dimensión espiritual

Nos orientó Javier Barbero con su ponencia “Cuidando al cuidador: dimensión espiritual”  y un conjunto de diálogos y dinámicas.

Dos fueron sus grandes afirmaciones: necesidad de identificar nuestras necesidades espirituales, intrapersonales, interpersonales y transpersonales; y responsabilidad  de cuidar nuestra propia espiritualidad. Mediante el diálogo en asamblea y de algunas dinámicas, nos aportó clarificaciones y claves de atención a esta dimensión. Descubramos a Dios en la experiencia sufriente y amante del otro.

Cuidemos la dimensión Pastoral 

Nos alentó Ramón Prat con su ponencia “Cuidando al cuidador: dimensión pastoral” y un trabajo en grupo con síntesis dialogada y conclusiones finales, que enviaremos a todos los participantes.

Iluminó acertadamente nuestro camino con tres luces. Hablar de cuidar al cuidador es hablar de acompañar; y acompañar es compartir. Jesús es nuestro modelo de acompañamiento; y centró la mirada en tres iconos: la samaritana, Emaús y Pentecostés. Finalmente propuso un decálogo de actitudes y acciones para cultivar la espiritualidad del cuidador y su compromiso pastoral de acompañar. El amor de Dios y el amor a los pacientes han de ser la fuente de nuestra autoestima.

El trabajo en torno a estos tres núcleos lo hemos vivido en el marco de una extraordinaria convivencia, acogedora, fraterna y estimulante. Todo lo hemos vivido desde la luz, la paz y la alegría de la oración y la Eucaristía. El tema éramos nosotros pero el centro han seguido siendo “ellos”, los sufrientes del mundo de la salud mental. Por ellos y para ellos, cuidémonos unos a otros, acompañándonos; como dice Pablo, “animémonos mutuamente”.



Praesent quis, felis id fringilla velit, ut ante. ut sem,