Duración de los Cónclaves

sixtina

Duración de los Cónclaves

sixtina

¿Por que se iniciaron los cónclaves?

Para la elección del Papa Gegrorio X, los cardenales estuvieron recluidos durante dos años y medio en el Palacio papal de Viterbo. Tras su elección, fue este mismo Pontífice el que estableció, en el Concilio Ecuménico de Lyon, el 7 de julio de 1274, unas normas para los cardenales en el proceso de elección.

Desde entonces se han celebrado un total de 81 cónclaves.

 

Duración de los cónclaves desde entonces hasta hoy:

  • Inocencio V, Arezzo, 1276: un día.
  • Adriano V, Roma, 1276: dieciocho días.
  • Juan XXI, Viterbo, 1276: veinte días.
  • Nicolás III, Viterbo, 1277: seis meses.
  • Martín IV, Viterbo, 1280-1281: seis meses (murió un cardenal durante el conclave y dos cardenales fueron secuestrados)
  • Honorio IV, Perugia, 1285: cinco días.
  • Nicolás IV, Roma, 1288: un año.
  • Celestino V, Roma- Rieti-Anagni-Roma, 1292-1294: veintisiete meses.
  • Bonifacio VIII, Nápoles, 1294: un día.
  • Benedicto XI, Perugia, 1303: un día.
  • Clemente V, Perugia, 1305: once meses.
  • Juan XXII; Carpentras, 1314-1316: dos años y catorce días.
  • Benedicto XII, Avignon, 1334: seis días.
  • Clemente VI, Avignon, 1342: trece días.
  • Inocencio VI, Avignon, 1352: doce días.
  • Urbano V, Avignon, 1362: un mes y medio.
  • Gregorio XI, Avignon, 1370: un día.
  • Urbano VI, Roma, 1378: dos días.
  • Bonifacio IX, Roma, 1389: un mes y medio.
  • Inocencio VII, Roma, 1404: una semana.
  • Gregorio XII, Roma, 1406: doce días.
  • Martín V, Roma, 1417: tres días.
  • Eugenio IV, Roma, 1431: tres días.
  • Nicolás V, Roma, 1447: dos días.
  • Calixto III, Roma, 1455: cuatro días.
  • Pío II, Roma, 1458: nueve días.
  • Pablo II, Roma, 1464: un día.
  • Sixto IV, Roma, 1471: tres días.
  • Inocencio VIII, Roma, 1484: ocho días.
  • Alejandro VI, Roma 1492: cuatro días.
  • Pío III, Roma, 1503: seis días.
  • Julio II, Roma, 1503: pocas horas.
  • León X, Roma, 1513:una semana.
  • Adriano VI, Roma, 1521-1522: trece días.
  • Clemente VII, Roma, 1523: cincuenta días.
  • Pablo III, Roma, 1534: dos días.
  • Julio III, Roma, 1549-1550: dos meses y diez días.
  • Marcelo II, Roma, 1555: seis días.
  • Pablo IV, Roma, 1555: doce días.
  • Pío IV, Roma, 1559: cuatro meses.
  • Pío V, Roma, 1565-1566: diecisiete días.
  • Gregorio XIII, Roma , 1572: dos días.
  • Sixto V, Roma, 1585: cuatro días.
  • Urbano VII, Roma, 1590: ocho días.
  • Gregorio XIV, Roma, 1590: dos meses.
  • Inocencio IX, Roma, 1591: un día.
  • Clemente VIII, Roma, 1592: veinte días.
  • León XI, Roma, 1605: dieciocho días.
  • Pablo V, Roma, 1605: ocho días.
  • Gregorio XV, Roma, 1621: dos días.
  • Urbano VIII, Roma, 1623: dieciocho días.
  • Inocencio X, Roma, 1644: un mes y dieciséis días.
  • Alejandro VII, Roma, 1655: cincuenta días.
  • Clemente IX, Roma, 1667: dieciocho días.
  • Clemente X, Roma, 1670: cuatro meses.
  • Inocencio XI, Roma, 1676: dos meses.
  • Alejandro VIII, Roma, 1689: un mes y veintiún días.
  • Inocencio XII, 1691
  • Clemente XI, 1700
  • Inocencio XIII, Roma, 1721: un mes.
  • Benedicto XIII, Roma, 1724: dos meses y doce días.
  • Clemente XII, Roma, 1730: más de cuatro meses.
  • Benedicto XIV, Roma, 1740: seis meses.
  • Clemente XIII, Roma, 1758: cincuenta y dos días.
  • Clemente XIX Roma, 1769: dos meses y cuatro días.
  • Pío VI, Roma, 1775: más de cuatro meses.
  • Pío VII, Venecia, 1799-1800: tres meses y medio.
  • León XII, Roma, 1823: veintiséis días.
  • Pío VIII, Roma, 1829: más de un mes.
  • Gregorio XVI, Roma, 1831: cincuenta y cuatro días.
  • Pío IX, Roma, 1846: poco más de dos días.
  • León XIII, Roma, 1878: un día y medio.
  • Pío X, Roma, 1903: cuatro días.
  • Benedicto XV, Roma, 1914: tres días.
  • Pío XI, Roma, 1922: cuatro días.
  • Pío XII, Roma, 1939: un día.
  • Juan XXIII, Roma, 1958: tres días.
  • Pablo VI, Roma, 1963: tres días.
  • Juan Pablo I, Roma, 1978: dos días.
  • Juan Pablo II, Roma, 1978: tres días.
  • Benedicto XVI, Roma, 2005: dos días.
  • Francisco I, Roma, 2013: dos días.

 

 

Fuente: Revista ECCLESIA (2 septiembre 1978)



leo justo commodo luctus sit nunc non facilisis