El Cardenal Rouco invita a los jóvenes a tomarse su vida en serio

El Cardenal Rouco invita a los jóvenes a tomarse su vida en serio

A primera hora de la mañana del sábado (9,30 h. de Sidney), los 17 obispos españoles presentes en la Jornada Mundial de la Juventud han celebrado la Eucaristía junto a dos mil peregrinos, en su mayoría llegados desde los alrededores de la ciudad australiana. La ceremonia, que ha tenido lugar en el Auditorio del Hotel Westin de Sidney, ha sido presidida por el Arzobispo de Madrid y Presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Cardenal Rouco Varela. Han concelebrado los Arzobispos de Toledo y Barcelona, Cardenales Cañizares y Martínez Sistach, respectivamente; el Arzobispo de Santiago y Presidente de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, Mons. Barrio; el obispo de Bilbao y Vicepresidente de la CEE, Mons. Blázquez; el obispo de Palencia y responsable del Departamento de Juventud de la CEE, Mons. Munilla; los obispos  de Cartagena, Mons. D. Juan Antonio Reig Plá; Mallorca, Mons. D. Jesús Murgui Soriano; Albacete, Mons. D. Ciriaco Benavente Mateos; Getafe, Mons. D. Joaquín Mª López de Andújar y Cánovas del Castillo, y su auxiliar, ; Vic, Mons. D. Román Casanova Casanova; Alcalá de Henares, Mons. D. Jesús Esteban Catalá Ibáñez; el de Lugo, Mons. D. Alfonso Carrasco Rouco y los Obispos Auxiliares de Madrid, Mons. D. Fidel Herráez Vegas y Mons. D. Juan Antonio Martínez Camino, Secretario General y Portavoz de la CEE, de Getafe, Mons. D. Rafael Zornoza Boy, y de Bilbao, Mons. D. Mario Iceta Gavicagogeascoa. Han concelebrado también un centenar de sacerdotes, acompañantes de los diversos grupos de peregrinos.

En la homilía, el Cardenal Rouco, ha dado gracias a Dios por la Jornada Mundial de la Juventud, y, en especial por la nutrida presencia española, a pesar de la gran distancia que separa a España de Australia, y ha pedido para que los frutos de estos días sean abundantes. El Arzobispo de Madrid ha ensalzado la secular presencia misionera de españoles en Asia y ha animado a los jóvenes a seguir su ejemplo y tomarse la vida en serio, convertirse, y ser testigos de Cristo en el siglo XXI. «Una experiencia de iglesia como ésta -ha destacado el Cardenal Rouco Varela, dirigiéndose a los jóvenes- tiene que servir para aclarar la verdadera vocación de vuestras vidas y para que respondáis de una manera generosa». El Cardenal ha repasado algunas de las ideas principales que, hasta el momento, ha desgranado Benedicto XVI en sus discursos, con especial incidencia en las «heridas de la creación que son también las heridas del hombre, porque son inseparables: el que abusa de la creación, abusa también del hombre» y en las tentaciones de la cultura de la muerte, como por ejemplo el aborto, y otras a las que se enfrentan de manera particular los jóvenes como la distorsión del verdadero sentido de la sexualidad, el alcohol o las drogas, que, con falsas promesas, apartan al joven de Dios y por tanto también de la verdadera felicidad.

Tags:


tristique diam mattis et, suscipit justo mattis dictum neque.