El Comité Ejecutivo, preocupado por la clase de Religión

El Comité Ejecutivo, preocupado por la clase de Religión

En su reunión de hoy, el Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal Española ha deliberado, entre otros asuntos, acerca del tratamiento que recibe la clase de Religión en el Real Decreto que regula las Enseñanzas mínimas de la educación primaria, publicado en el Boletín Oficial del Estado el pasado 8 de diciembre. Cuando hayan sido aprobados los decretos de todas las etapas educativas, la Conferencia Episcopal emitirá una valoración detallada de la situación en la que queda la Religión y el profesorado que la imparte. Al terminar la reunión de la Comisión mixta Iglesia-Estado del día 5 de diciembre, ya se adelantó que, a pesar de los esfuerzos realizados por ambas partes, en el desarrollo de la Ley Orgánica de Educación (LOE) – rechazada en su día por la Conferencia Episcopal como no acorde con los Acuerdos entre la Santa Sede y el Estado Español – persisten dificultades fundamentales en lo que toca a la tutela de los derechos de los alumnos, de los profesores y de la Iglesia.

Entre tanto, el Comité Ejecutivo ha tomado nota, con seria preocupación, de que en la educación primaria, la oferta de la llamada “atención educativa” a los alumnos que no cursen la religión católica no garantiza que quienes sí la cursen lo hagan en condiciones de no discriminación. De este modo queda sin tutela adecuada el ejercicio del derecho de los padres que piden libremente cada año, en proporciones altísimas, que sus hijos cursen la religión católica. Elegir la educación religiosa y moral que desean para sus hijos es un derecho constitucionalmente reconocido que, además, el Estado se ha obligado a tutelar en virtud de sus Acuerdos con la Santa Sede.

Por otro lado, según se ha podido saber, el Ministerio de Educación y Ciencia ha enviado a las Comunidades Autónomas una “Propuesta de regulación de la estructura del Bachillerato” que no menciona la asignatura de Religión. Se nos ha asegurado que esto no significa que el Real Decreto que en su momento se publique no vaya a contemplar la Religión como asignatura de oferta obligatoria en el Bachillerato. Si no fuera así, se incumplirían flagrantemente los Acuerdos entre el Estado Español y la Santa Sede y se menoscabaría el derecho de los padres y de los alumnos a la enseñanza de la Religión.

Por fin, ha sido también objeto de la reflexión del Comité Ejecutivo el tratamiento que se da a la nueva asignatura llamada “Educación para la ciudadanía y derechos humanos” en el mencionado Real Decreto. Los obispos no se oponen a una educación para la convivencia que no suponga una formación moral de las conciencias de los alumnos impuesta a todos por los poderes públicos como asignatura obligatoria. Sin embargo, ante lo dispuesto en este Real Decreto se confirma que esta articulación concreta de la “Educación para la ciudadanía” comporta “el riesgo de una inaceptable intromisión del Estado en la educación moral de los alumnos, cuya responsabilidad primera corresponde a la familia y a la escuela” (Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española, Instrucción pastoral Orientaciones morales ante la situación actual de España, nº 18).



mattis Curabitur consectetur tristique ante. vel, leo.