El Papa Francisco y la OCSHA

El Papa Francisco y la OCSHA

02b

Fue el 4 de febrero de 2010, en la casa de espiritualidad “La Montonera” en Pilar (Argentina), de la diócesis de Buenos Aires, cuando el Papa Francisco I celebró la Eucaristía y compartió unos momentos de conversación fraterna con los  89 sacerdotes de la OCSHA, que esos días celebraban uno de sus tradicionales Encuentros continentales. Desde España se habían traslado, en representación de la Comisión Episcopal de Misiones, D. Amadeo Rodríguez Magro, obispo de Plasencia y miembro de dicha Comisión Episcopal, y Anastasio Gil, director de su Secretariado.

Fue al final de la mañana, a la conclusión del retiro espiritual predicado por D. Amadeo, cuando llegó el entonces Arzobispo de Buenos Aires. Después de saludar  a todos los presentes celebró la Eucaristía. En su homilía repitió con insistencia su acción de gracias a la Iglesia de España que con tanta generosidad había enviado centenares de sacerdotes a cooperar con las Iglesias en formación de América Latina. Acción de gracias que hizo extensiva a cada uno de los sacerdotes presentes, diseminados por todos países de América latina,  representantes de tantos misioneros de la OCSHA que desde el año 1949 han pasado a la otra orilla para continuar la labor evangelizadora que en su momento iniciaron los primeros misioneros españoles. De inmediato recordó la propuesta del Congreso Americano Misionero celebrado el año 1999 en Paraná (Argentina) con el lema: “América, sal de tu tierra”. Este recuerdo fue la ocasión para descubrir el alma misionera del nuevo Pontífice de la Iglesia.

06bEn la conversación posterior con algunos de los presentes tuvo palabras de ánimo y esperanza para continuar con nuestros compromisos misioneros, no sólo por ser fieles al mandato de Jesús, sino también porque hoy más que nunca “las sociedad está muy necesitada de la palabra y el testimonio de los discípulos del Maestro”. Se interesaba por el trabajo que realiza cada uno de los presentes en sus respectivos países de destino, insistiendo en la necesidad de suscitar nuevas vocaciones misioneras para ir a otros lugares. Con el director del Secretariado, Anastasio Gil, tuvo palabras de cercanía para el actual Secretario General de la Conferencia Episcopal, Mons. Martínez Camino, al que le une una gran amistad.

El hecho de que sea un Cardenal Latinoamericano el elegido para el Ministerio petrino es un motivo añadido a esta acción de gracias a Dios, desde la OCSHA. La semilla que Dios ha derramado en aquel Continente, sirviéndose de las manos sembradoras de tantos misioneros españoles, ha fructificado en la buena noticia de que sea un miembro de aquella Iglesia quien guíe los destinos de la Iglesia en la actualidad. Desde la Obra de Cooperación Sacerdotal Hispanoamericana (OCSHA) damos gracias a Dios, y reafirmamos nuestra adhesión a la fe de la Iglesia en la Persona del Papa Francisco I.

 

03b 04b 

Anastasio Gil García
Director del Secretariado de la C. Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias



sed venenatis, commodo Donec ut ut Praesent tempus luctus lectus ipsum