Encuentro Ibérico de las Comisiones Episcopales de Comunicación Social de España y Portugal

Encuentro Ibérico de las Comisiones Episcopales de Comunicación Social de España y Portugal

1. Al cumplirse el 40º aniversario del decreto Inter mirifica sobre Comunicación Social del Concilio Vaticano II, reafirmamos la vigencia de sus enseñanzas sobre la importancia evangelizadora y social de los medios de comunicación y la necesidad de una adecuada educación para su uso responsable.

2. Manifestamos la necesidad de que se promueva en la Iglesia acción pastoral más decidida por la educación en comunicación social a fin de lograr (en los pastores y en los fieles) un uso responsable y crítico de los medios de comunicación a fin de aprovechar mejor sus posibilidades educativas, culturales y evangelizadoras.

3. Siguiendo las enseñanzas del Mensaje Santo Padre Juan Pablo II para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales de 2004, reconocemos la gran riqueza educativa que pueden aportar los medios de comunicación social a la auténtica concepción de la familia y a sus miembros, cuando son usados correctamente y reflejan la verdad de la institución familiar, nacida de la unión de amor entre un hombre y una mujer abiertos a la vida.

4. A la vez llamamos la atención y denunciamos los riesgos y peligros que acarrean tanto el inadecuado uso de los medios como la difusión por parte de éstos de una distorsionada concepción de la institución familiar.

5. Para fomentar los beneficios sociales de los medios y evitar sus riesgos, llamamos a la responsabilidad de todos los implicados en la comunicación. En primer lugar de los padres y educadores, a fin de que formen a los niños y jóvenes en la adecuada utilización de los medios, aprovechando sus posibilidades educativas, culturales y de entretenimiento.

6. A los comunicadores y empresarios de los medios, les pedimos que, superando la lógica exclusivamente mercantilista, tomen mayor conciencia de las responsabilidades que se derivan de su trabajo y promuevan contenidos de mejor nivel ético y estético, educativo y cultural, especialmente cuando éstos van destinados a los niños y jóvenes, o pueden ser vistos en franjas horarias de la programación en que éstos habitualmente concurren.

7. A las autoridades de las administraciones públicas pedimos que, salvada la armonía de la libertad de expresión con los derechos fundamentales de las personas, dediquen mayor atención a preservar a los niños y a los jóvenes de los contenidos inadecuados o dañinos de los medios y promuevan las políticas necesarias para un mayor aprovechamiento educativo y cultural de la comunicación social, sobre todo en los medios audiovisuales y en las nuevas tecnologías, facilitando al mismo tiempo que todos puedan acceder a ellos.

8. La defensa de los derechos del público tiene, además, uno de sus cauces más efectivos en las asociaciones de usuarios, en las que salvada la libertad de expresión de los medios y sus profesionales, los ciudadanos puedan expresar ante las autoridades y los propios medios su parecer y sus justas demandas en materia comunicativa.

9. A la vez que les dirigimos nuestro recuerdo especial y reconocimiento ante el Apóstol Santiago, por su intercesión elevamos a Dios nuestra oración por los periodistas que han muerto violentamente en el ejercicio de su profesión por transmitir la verdad y defender el derecho a la información.

10. Por último, expresamos nuestro ruego al Apóstol Santiago para que la Comunicación preserve su sentido social de servicio público a los ciudadanos y a la institución básica que es la familia.

Santiago de Compostela, 2 de julio de 2004
Año Jubilar Compostelano



consectetur ut felis sem, sed facilisis venenatis