Entrega de "Premios ¡Bravo!" 2006

Entrega de "Premios ¡Bravo!" 2006

La Conferencia Episcopal Española (CEE) ha entregado esta mañana los Premios ¡BRAVO! 2006. Con estos galardones, la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social reconoce “la labor meritoria de todos aquellos profesionales de la comunicación en los diversos medios, que se hayan distinguido por el servicio a la dignidad del hombre, los derechos humanos y los valores evangélicos” (Normas Art. 2).

A continuación transcribimos el saludo de Mons. D. Ricardo Blázquez, Obispo de Bilbao y Presidente de la CEE, en el acto de entrega.

Saludo de Mons. Ricardo Blázquez, obispo de Bilbao y presidente de la CEE,
en el acto de entrega de los “Premios ¡Bravo!”2006

Os saludo y agradezco vuestra presencia en este sencillo acto de la entrega de los Premios ¡Bravo! del 2006, en nombre propio y en el de Mons. D. Juan del Río, Obispo de Jerez y Presidente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación, que no puede estar entre nosotros, como estaba previsto, debido a la muerte de un familiar ayer. Con estos premios la Iglesia en España quiere, un año más, hacer visible su amistad y cercanía al mundo de la comunicación social y reconocer “la labor meritoria de todos aquellos profesionales de la comunicación en los diversos medios, que se hayan distinguido por el servicio a la dignidad del hombre, los derechos humanos y los valores evangélicos” (Normas Art. 2).

No cabe mayor aspiración para una profesión que la de profesar la causa del ser humano en la promoción y respeto a su dignidad y la del bien común: la verdad del hombre en su dimensión personal y su vida social. Esta es también la causa de la propia Iglesia, que ha hecho del ser humano, amado y redimido por Cristo, su camino en la historia.

Esto explica, el que en unos premios, como son los Bravo, la Iglesia haya querido aunar la causa común que ella misma y la comunicación social comparten: el amor a la persona humana y el bien común, y premiar a quienes con su trabajo o con su trayectoria de vida la han encarnado. Esta es la razón también por la que la Iglesia y la comunicación social han de vivir necesariamente en amistad y buscar -con exquisito respeto de los respectivos ámbitos- caminos de colaboración.

Estos premios son, además, una prueba de que la visión de la Iglesia acerca del mundo de las comunicaciones sociales es positiva. No puede se de otra manera si queremos ser fieles a la doctrina y espíritu del Concilio Vaticano II, que considera a los medios “maravillosos inventos de la técnica” (Decreto Inter mirifica, n. 1).

Pudiera parecer esto una utópica declaración, en contraste con la dura realidad del mundo de la comunicación, gobernado frecuentemente por una dinámica puramente económica que deja de lado o, al menos, supedita el propio servicio social de toda comunicación social, si quiere ser tal. Incluso para muchos intentar una comunicación en la que primen los valores y los contenidos sobre los medios, la persona sobre la técnica, la cultura sobre el dinero, la persona y el público sobre el consumidor. Todo esto puede parecer un puro sueño, pero nosotros no queremos renunciar a este ideal, y nos alegra encontrarnos con testimonios ejemplares de este empeño que nos muestran que es factible. Por eso les premiamos, porque son ejemplares:

  • El Premio ¡Bravo! Especial es en este año 2006 el Dr. Joaquín Navarro-Valls, quien después de un prestigioso trabajo periodístico en diversos medios, ha servido durante más de dos décadas como Portavoz de la Santa Sede y director de su Sala de Prensa, llevando a cabo una gigantesca labor de renovación de los servicios informativos del Vaticano que han servido de manera excelente para mostrar en todas sus dimensiones humanas y espirituales el gran pontificado de Juan Pablo II, acercando la persona y magisterio del Papa a la opinión pública de todo el mundo.
  • El Premio ¡Bravo! de Prensa de este año ha correspondido al sacerdote y periodista D. Joaquín Luis Ortega. Su abnegado y excelente trabajo al frente de la Portavocía de la Conferencia Episcopal Española y en distintas realidades eclesiales del campo editorial y de la comunicación, como han sido la Biblioteca de Autores Cristianos y Ecclesia de las que ha sido ha sido director, Vida Nueva, cadena COPE, hacen de D. Joaquín uno de los publicistas católicos más importantes de nuestra reciente historia. Gracias, amigo Joaquín.
  • Otro ¡Bravo!, esta vez de Radio es para el periodista D. Carlos Herrera, director del programa Herrera en la Onda, de Onda Cero. Este consagrado periodista se ha hecho merecedor de este galardón por su trabajo radiofónico en el que sabe conjuntar de forma magistral el rigor informativo con la profundidad en el análisis y el respeto en la crítica. Si hubiera que hacer un equipo o selección de la radio española, Carlos Herrera nunca estaría en el banquillo, sino que ocuparía un lugar destacado e indiscutible y además podría jugar en todos los puestos, al dominar con maestría todos los registros radiofónicos.
  • Acreedor del Premio ¡Bravo! de Televisión se ha hecho en esta edición el Ente Radio y Televisión Valenciana, por la excelente cobertura informativa realizada con motivo del V Encuentro Mundial de las Familias y especialmente de la Visita del Papa Benedicto XVI a Valencia, tan cuidadosamente preparado por la Archidiócesis del Turia. Esta Televisión Autonómica, además de prestar un magnífico servicio público dando la señal institucional de estos eventos a todos los medios audiovisuales del mundo que lo han requerido, ha sabido demostrar con ello su gran profesionalidad y nivel al superar con creces este importante reto. Nuestra gratitud y enhorabuena.
  • El Premio ¡Bravo! de Música es para Pasión Vega, verdadero aire fresco de la copla, abierto a la brisa de otros aires musicales. De ella diré, tomando prestada unas palabras del periodista Antonio Burgos que “no hace arqueología de la copla. Hace vida, de ahora, de siempre. Ha tenido el valor de quitarle el abanico y la bata de cola a nuestras canciones. Belleza a solas. Armonías.” También lo es en la coherencia de sus convicciones que traduce en el mensaje de sus canciones. Enhorabuena.
  • Coherencia y honestidad en la convicciones éticas, así como fidelidad a los principios que sustentan la condición humana, incluso en las situaciones en que la persona es mas denigrada es lo que muestra la película premiada con el ¡Bravo! de Cine: el film El noveno día, del director alemán Volker Schlöndorff, que pone de manifiesto, el testimonio real de un sacerdote católico prisionero en un campo de concentración nazi durante la II Guerra Mundial. Este galardón será entregado a su director en un acto que se celebrará el mes de septiembre con motivo de los 50 años de presencia del Jurado de la Organización Católica SIGNIS en el Festival de Cine de San Sebastián.
  • El Premio ¡Bravo! de Publicidad es en esta ocasión para la Campaña institucional de la ONCE sobre discapacitados, realizada por la agencia McCaen Erikson. La comunicación comercial hace en esta ocasión una clara apuesta por el fomento de los valores la solidaridad a la par que la defensa y promoción del papel social de los discapacitados. ¡Qué gratificante y necesario es en estos momentos cuando, como es el caso de esta campaña premiada, la creatividad de la comunicación se da de la mano del sentido social ya que ello reconcilia a la comunicación con su razón de ser más genuina: el servicio a la persona y a la sociedad! Mi enhorabuena a la ONCE y a los creativos de McCaen Erikson.

Dejo para el final dos premios Bravo para dos realidades comunicativas –una joven y novedosa en la utilización de las nuevas tecnologías y la otra con 75 años de servicio- nacidas del empeño esforzado de dos diócesis españolas modélicas en la pastoral de las comunicaciones sociales: me refiero al portal en Internet Análisis Digital, de la Fundación García Morente de la Archidiócesis de Madrid, y el Semanario La Verdad, de la Archidiócesis de Pamplona.

  • Análisis Digital es Premio ¡Bravo! en Nuevas Tecnologías por lograr en Internet ser un verdadero difusor de información religiosa y del pensamiento cristiano ¡Enhorabuena por vuestro servicio a la Iglesia y a la sociedad!
  • Por su parte, el Semanario La Verdad es Premio ¡Bravo! al Trabajo Diocesano en Medios de Comunicación Social. En La Verdad de Pamplona rendimos homenaje a la labor callada, pero tan importante para la Iglesia, de las sencillas publicaciones diocesanas y a cuantos las hacen posible. ¡Gracias por vuestro servicio a la comunicación en la Iglesia!
  •  

Queridos premiados, nuestra admiración y reconocimiento hacia vuestras personas y trabajos a favor de una comunicación digna del ser humano, que se materializan en los sencillos galardones que os entregaremos después de la lectura del Acta, pero sabed que son más grandes en nuestro espíritu. Enhorabuena a todos.

Tags:


vulputate, elit. adipiscing libero Phasellus quis tempus sem, eleifend justo