Aprobadas por la XCVII Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española
(28 de febrero al 1 de marzo de 2011)

  • Enero: que deje de producirse el abominable crimen del aborto provocado; y que el derecho a la vida, desde el momento de la concepción hasta el último aliento natural, sea reconocido sin ambigüedades, por la comunidad científica y por los legisladores.
  • Febrero: que el consuelo de Cristo llegue a los enfermos y afligidos a través de las palabras y obras de los cristianos.
  • Marzo: que los cristianos sientan como propias las necesidades de los más pobres y de los parados, y saliendo al encuentro de Cristo, sepan compartir sus bienes con generosidad.
  • Abril: que los católicos y quienes aprecian la labor de la Iglesia en la sociedad, contribuyan con generosidad al sostenimiento de la Iglesia.
  • Mayo: que los niños, los jóvenes y las familias respondan con generosidad, a ejemplo de María, a la llamada del Señor; y aumenten las vocaciones a la vida sacerdotal, consagrada y matrimonial.
  • Junio: que los cristianos vivan el domingo como día del encuentro con el Señor resucitado, y hagan de la celebración eucarística fuente y culmen de sus vidas.
  • Julio: que el respeto a la unidad y solidaridad de los pueblos de España vaya unido al reconocimiento y aprecio de su diversidad cultural y sus derechos.
  • Agosto: que cese por completo el terrorismo, los terroristas se conviertan y las víctimas encuentren siempre en los católicos el ungüento del amor de Cristo que les ayude a sanar sus heridas.
  • Septiembre: que las instituciones católicas implicadas en los Medios de Comunicación Social trabajen prioritariamente en favor de la evangelización desde la plena comunión con la Iglesia.
  • Octubre: que el pueblo cristiano crezca en el conocimiento de las Sagradas Escrituras y camine a la luz de la Palabra de Dios, recibida y transmitida en el seno de la Iglesia.
  • Noviembre: que mediante el ejemplo el Espíritu Santo inspire a obispos, presbíteros y diáconos a anunciar el don de Dios con lenguaje apropiado a nuestro tiempo.
  • Diciembre: que el bien incuestionable del matrimonio y de la familia sea reconocido en nuestra sociedad, y se promuevan las medidas sociales, políticas y legales que lo favorezcan.