Jornada "Día de Hispanoamérica"

Jornada "Día de Hispanoamérica"

Televisión Española, en el Programa dominical “Día del Señor” de su segunda cadena, retransmitió la Eucaristía celebrada, con motivo de esta Jornada, en la Parroquia San Francisco de Sales de Madrid, atendida y conocida por los Salesianos de Estrecho. D. Braulio Rodríguez, Arzobispo Presidente de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias, presidió la celebración eucarística y concelebraron con él cuatro de los sacerdotes de la OCSHA que en el año 2014 dan gracias a Dios por sus 50 años de vida sacerdotal, además de dos sacerdotes salesianos, el párroco. Mariano Sáez, y Anastasio Gil.

Para esta celebración vino desde Florida (Estados Unidos) Celestino Gutiérrez que marchó a Guatemala una vez concluídos sus estudios en el Seminario Hispanoamericano. Más tarde, y después estar unos años de formación en España, se le pidió partiera para el Estado de Florida donde era necesaria la presencia de misioneros españoles. Y allí permanece atendiendo fundamentalmente a los inmigrantes latinoamericanos que llegan como emigrantes a estas tierras americanas. Le acompañaban otros tres sacerdotes, Miguel Caballero, Pedro María Rodríguez y Juan Manuel Tabera, que también salieron del Seminario Hispanoamericano a tierras de misión, pero después de un largo período de cooperación con aquellas Iglesias retornaros  a sus diócesis de origen, Mérida-Badajoz (los dos `primeros) y Valladolid.

Antes de la Eucaristía, la TV2 retransmitió un reportaje-entrevista con Celestino Gutiérrez y Anastasio Gil. Fue la ocasión para hablar reposadamente de la labor misionera de los más de 2.300 sacerdotes diocesanos que, a través de la OCSHA, han cooperado con aquellas Iglesias desde el año 1949. De ellos permanecen en la misión más de 300 con lo que se mantiene una relación estrecha y de acompañamiento. A ellos se suman cada año una doce (más o menos) alentados por una vocación misionera y enviados por sus respectivas diócesis de origen. Recientemente estos sacerdotes se  han encontrado en Carcas para vivir una semana de convivencia fraterna. Esta vida misionera era ratificada, con su testimonio personal, por Celestino que ante las cámaras describía el dinamismo misionero que se vivía en el Seminario Hispanoamericano donde decenas de seminaristas españoles se disponía a entregar su vida en aquel Continente. Este espíritu y dinamismo misionero permanece latiendo en el corazón de muchos sacerdotes diocesanos como expresión de la dimensión universal de su vocación. Y la OCSHA sigue estando a su servicio. Lejos de firmar su caducidad, cada día se vive con más intensidad, tal vez con fórmulas distintas, el mismo compromiso con otras Iglesias más necesitadas. Incluso cuando se siente la tentación de pensar que aquí son más  necesarios.

D. Braulio Rodríguez hizo referencia, en su homilía como no podía ser de otra manera, del encuentro con el Papa Francisco con ocasión de la visita ad límina. De allí vino expresamente para esta celebración. Sus palabras rezumaban la alegría de quien se reconoce instrumento de Dios para fortalecer la cooperación misionera de las Iglesias en España con las comunidades cristianas que viven más desguarnecidas en muchos lugares de América Latina. A la vez que mostraba su congratulación por los sacerdotes misioneros que este año celebran las Bodas de oro, daba gracias a Dios por este don que está haciendo a la Iglesia en España suscitando nuevas vocación dentro de los presbiterios españoles, en unos momentos históricos donde la escasez de vocación pudiera ser ocasión de ceder a la tentación de cerrar las puertas y no mirar a la universalidad de la Iglesia. Hizo  especial mención a los otros cinco que no pudieron estar presentes en la celebración: D. José González, que marchó como sacerdote a la misión en Brasil y ahora es obispo en la diócesis de Cajazeiras; a los misioneros Fernando Rocha, de Logroño, y Faustino Torralbo, de Guadalajara, que permanecen en la misión en Brasil y Argentina, respectivamente; y a Javier Egaña y Juan José Jaraba, ambos de Guadalajara, que ya han regresado a su diócesis de origen.

La jornada concluyó con una comida fraterna en la Operarias Parroquiales en la que participaron además de los reseñados el P. Mariano Sáez, párroco de San Francisco de Sales, Mary Carmen García-Castro que en todo momento estuvo pendiente de la organización para que esta celebración fuera un acto de familia, como es el espíritu de la OCSHA. A los postres D. Braulio entregó a cada uno de los homenajeados la Bendición Apostólica del Papa Francisco que nos ha sido facilitada por la misma Nunciatura Apostólica. A este reconocimiento se sumaba algún otro detalle, entre los que destacaba el libro de la Capilla de la Sucesión Apostólica de la Conferencia Episcopal Española. Detalles que la Secretaría de la OCSHA hará llegar a los que justificaron su ausencia por motivos personales o pastorales.

Llegan noticias de la celebración de esta Jornada en distintos lugares de España. A los responsables de las comunidades cristianas se les ha facilitado el material necesario para que hagan partícipes a los fieles de hermosa realidad de la Iglesia española. No siempre es posible hacerlo por razones diversas, pero cuando el espíritu misionero está en el corazón de los sacerdotes, se aprovecha cualquier circunstancia para abrir el corazón de los fieles a la universalidad y a la corresponsabilidad misionera. Especialmente sensibles a esta idea son los sacerdotes de la OCSHA regresados a sus diócesis de origen que recuerdan con gratitud el tiempo que Dios les concedió para servir a otras Iglesias.

La Comisión Episcopal de Misiones tiene como uno de sus principales objetivos la cooperación con América Latina. Para ello se sirve del acompañamiento a los sacerdotes de la OCSHA, sin interferir en la relación directa que éstos tienen con s
u obispo de origen. Además compete a la Comisión Episcopal alentar la cooperación de los laicos que parten para la misión acogidos al servicio de OCASHA. Pero tal vez en estos momentos una de las urgencias mayores es revitalizar la ONG Misión América que nació a petición de los sacerdotes de las OCSHSA en el año 1995 y que en estos momentos necesita, con urgencia, la ayuda de nuevos socios que bien podrían ser los misioneros regresados, como signo de su vinculación agradecida a la OCSHA.



id consequat. elementum efficitur. ipsum massa pulvinar id libero. leo Curabitur odio