La capilla Sixtina, las estufas y las urnas para los votos

CapillaSixtina

La capilla Sixtina, las estufas y las urnas para los votos

La Capilla Sixtina

CapillaSixtina

Con motivo del cónclave, está cerrada al público desde el martes 5 de marzo para ser acondicionada por restauradores, obreros, electricistas, mecánicos, carpinteros, costureras, montadores, electricistas, técnicos y trabajadores de distintas áreas.

Se ha instalado una gran plataforma para la chimenea, un nuevo pavimento sobre los mosaicos originales con el fin de protegerlos, de nivelar el suelo y de facilitar el tránsito de los cardenales.

Alrededor del altar se han instalado 115 sillas de madera de cerezo, cada una de ellas con el nombre grabado del cardenal que la ocupará y 12 mesas de madera cubiertas con paños color beige y granate.  

 

estufasLas estufas

Se utilizan 2 estufas de hierro fundido, una es del año 1938, y la otra del año 2005. En la primera estufa están grabadas las fechas de los cinco cónclaves a los que han servido: Pío XII (1939); Juan XXIII (1958); Pablo VI (1963); Juan Pablo I (1978) y Juan Pablo II (1978). En 2005 se estreno la segunda estufa para el cónclave en el que fue elegido Papa Benedicto XVI

En la antigua estufa se queman las papeletas de las votaciones; en la otra, en la moderna, se «fabrica», con un dispositivo electrónico, el humo negro o blanco que anuncia a los fieles reunidos en la Plaza San Pedro y al mundo entero el resultado de las votaciones. El humo negro indica que no ha habido elección y el humo blanco que se ha elegido al nuevo Papa.

 

Urnas y plato

Con la promulgación de la Constitución Apostólica Universi Dominici Gregis, sobre la vacante de la Sede Apostólica y la elección del romano Pontífice (Juan Pablo II, 22 de febrero de 1996) nació la necesidad de adecuar las urnas a las nuevas reglas.

La finalidad de las urnas se describe en el Capítulo V de la Constitución.

Existen tres: la primera está cubierta por un plato y se utiliza para recoger las papeletas e introducirlas en la urna. La segunda es utilizada sólo en el caso de que la eventual enfermedad de un cardenal le impidiera dejar su habitación. La tercera urna es usada para recoger las papeletas después de los escrutinios, antes de que se quemen en la tradicional «fumata».

Las urnas son obra del escultor Cecco Bonanotte y son de plata y bronce dorado. Su iconografía está vinculada a dos símbolos: el primero es el del pastor y las ovejas; los otros son los pájaros, las uvas y el trigo. Estos símbolos se asocian con el significado que asume la persona del Papa en la Iglesia: Es el Pastor, el buen pastor que en nombre de Cristo tiene el deber de «fortalecer a los hermanos» (Lc 22,31) en la fe.

urnas

La relación de amor entre Jesús y Pedro, y por lo tanto entre el Papa y la Iglesia, está subrayada y confirmada por el artista en otros símbolos como las uvas y el trigo. El pan y el vino eucarísticos, que simbolizan a Cristo, acentúan la idea de caridad que viene de compartir el mismo pan y el mismo cáliz.



libero ipsum dolor Curabitur risus. suscipit vel, id,