La CEE ha celebrado una Jornada de estudio sobre Educación para la Ciudadanía

La CEE ha celebrado una Jornada de estudio sobre Educación para la Ciudadanía

El Presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE) y Obispo de Bilbao, Mons. D. Ricardo Blázquez Pérez, inauguraba a las 10,00 horas de hoy, viernes 17 de noviembre, la jornada de estudio sobre Educación para la ciudadanía que se está celebrando, en horario de mañana y tarde, en la sede de la CEE, con la participación de más de un centenar de personas. Junto a Mons. Blázquez estaban en la mesa presidencial el Vicepresidente de la CEE y Arzobispo de Toledo, Cardenal Antonio Cañizares Llovera; el Presidente de la Junta Episcopal de Asuntos Jurídicos y Obispo de Salamanca, Mons. D. Carlos López Hernández, y el Secretario General de la CEE, P. Juan Antonio Martínez Camino.

Han seguido las ponencias entre el público el arzobispo de Barcelona, Mons. D. Lluís Martínez Sistach; el Arzobispo Castrense, Mons. D. Francisco Pérez González; el Arzobispo Castrense Emérito, Mons. D. José Manuel Estepa Llaurens; y el Obispo de Segorbe-Castellón, Mons. D. Casimiro López Llorente, quien es miembro tanto de la Junta Episcopal de Asuntos Jurídicos como de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis. Como invitados asisten también delegados diocesanos de Enseñanza, rectores de Seminarios, directores de otras instituciones eclesiales como escuelas de Magisterio o colegios diocesanos, catedráticos de Derecho Eclesiástico del Estado en las universidades españolas, profesores de derecho canónico de las universidades católicas y diversas autoridades civiles.

Sesión inaugural

Mons. Blázquez, en una breve alocución inicial, ha señalado algunos de los interrogantes que hoy se plantean ante esta “novedad de nuestro sistema educativo” ¿Por qué introducir esta materia? ¿Qué sentido tiene? ¿Cómo se determinan los contenidos? son algunas de las preguntas que ha lanzado el Presidente de la CEE, a la vez que constataba que se trata de valores, principios y orientaciones que “tocan con la responsabilidad primordial de los padres”.

Mons. D. Carlos López Hernández ha presentado los objetivos de la Jornada de estudio con unas breves palabras en las que ha destacado que “no es nuestra intención rechazar sin más la Educación para la Ciudadanía como área presente en el currículo del alumno, sino únicamente denunciar aquellos aspectos que se inmiscuyen en el derecho fundamental de los padres a la formación de sus hijos conforme a sus convicciones”.

Ponencias

La primera ponencia ha corrido a cargo del profesor de Derecho Eclesiástico del Estado en la Universidad de Cantabria, Joaquín Mantecón Sancho. Su intervención ha llevado por título Derecho de los padres a la educación de sus hijos y en ella ha señalado que “los padres tienen derecho a escoger el tipo de educación que quieren para sus hijos y, sin embargo, esto no aparece reflejado como tal en ningún texto normativo. “La experiencia dice – ha subrayado el profesor Mantecón – que el Estado, en general, se muestra poco propicio a subvencionar la escuela privada”. En este sentido ha mencionado los casos excepcionales de países como Bélgica y Holanda donde “la libertad de los padres es real, efectiva y total” y los de otros países que están poco a poco modificando la concepción estatalista de la educación, poniendo en marcha iniciativas como las del cheque escolar.

A continuación, el profesor de Derecho Eclesiástico en la Universidad de Navarra, Jorge Otaduy Guerin, ha disertado sobre el tema Neutralidad ideológica del Estado y del sistema educativo público. En su ponencia ha señalado que “en una sociedad democrática los poderes públicos deben sujetarse a límites, de modo que su preponderancia institucional no derive en perjuicio de la libertad de los ciudadanos. Una de las medidas de control del ejercicio del poder es, precisamente, el principio de neutralidad, que debe inspirar la actividad de todas las instituciones públicas”. El profesor Otaduy ha afirmado también que “hay elementos para sostener que la objeción de conciencia en España es un derecho fundamental y que puede extenderse a diversos supuestos” y que ante la pregunta de si se ajusta la objeción de conciencia reconocida por el derecho español a la hipótesis de rechazo de una enseñanza escolar contraria a las propias convicciones, la respuesta afirmativa cuenta con sólidos apoyos.

El Presidente de “Profesionales por la Ética”, Jaime Urcelay Alonso, ha cerrado la sesión de la mañana con la ponencia titulada Antropología subyacente en el currículo del área de Educación para la Ciudadanía, en la que ha indagado en el modelo de hombre que se presenta en los contenidos curriculares de la asignatura y ha dado algunas pistas para discernir en qué medida este modelo es conciliable con la antropología cristiana. El ponente ha señalado algunos aspectos fundamentales de la antropología subyacente como, por ejemplo, un ser inmanente ajeno a su Creador, sin trascendencia y, por lo tanto mutilado en su realidad; un hombre en el que las facultades espirituales del alma son eclipsadas por el nivel del conocimiento sensible y los afectos; un ser humano autónomo que se construye a sí mismo y que no puede conocer la verdad ni objetivar el bien, y cuya sexualidad no es constitutiva sino el resultado del deseo y la elección.

A las 17,00 horas se ha reanudado la jornada con la exposición del profesor de Ética en la Universidad de Valencia, Agustín Domingo Moratalla, en la que se han analizado los Elementos ético-morales presentes en el currículo del Área de Educación para la Ciudadanía. El profesor Domingo Moratalla ha realizado un repaso histórico por las distintas leyes de educación que ha habido en España durante la democracia y ha presentado algunas trampas que esconde la asignatura de Educación para la Ciudadanía. “Esta materia – ha señalado – nos pretende introducir en una cultura de derechos y obligaciones y en una mentalidad donde lo moral va a ser sustituido por el derecho”. Domingo Moratalla ha dicho que “los católicos no estamos en contra de una sana laicidad, al contrario, una sana laicidad es necesaria para que funcione la cosa pública. Es sorprendente que cuando se ven los borradores de la asignatura no haya ninguna reflexión sobre el trabajo y su dignidad, sobre el mundo del ocio o sobre la honestidad. Esto demuestra un olvido tal de la tradición humanista que no debería ser asumido por ningún partido que, en realidad, se considere como una opción política de izquierdas”. Moratalla ha hecho un recorrido por otros países donde ya se está impartiendo esta asignatura y ha afirmado que “no es verdad que este modelo español se esté dando en otros lugares; en el Reino Unido, por ejemplo, es implanteable una Ciudadanía sin las Religiones y en países como Estados Unidos, Francia o Bélgica la asignatura incluye toda una reflexión sobre la patria, la nación, la cohesión y la solidaridad que aquí no está presente”.

Mesa redonda

A continuación, en torno a las 18,30 horas, se ha desarrollado una mesa redonda con el título, Una propuesta aceptable de Educación para la ciudadanía. Moderadará por el director del Servicio Jurídico Civil de la CEE, Silverio Nieto Núñez, han intervenido en el debate José Antonio Ibáñez Martín y David Reyero García, ambos de la Universidad Complutense de Madrid, junto con el catedrático de Filosofía Teófilo González Vila, profesor de la Universidad San Pablo CEU. González Vila ha destacado que “no estamos en contra de la educa
ción moral, sino en contra de este modo concreto de educar moralmente que presenta Educación para la Ciudadanía. El profesor Muñoz ha incidido en que “no se recuerda en la historia de España un rechazo social más grande en relación con una asignatura” y ha recordado los argumentos utilizados por Habermas, en su famoso diálogo con el Cardenal Ratzinger, cuando apuntaba que si se pretende que la democracia se mantenga no se pueden ignorar sus raíces culturales. El profesor Reyero ha dicho que detrás de la oposición a esta asignatura hay pensamiento sólido y que precisamente uno puede oponerse a ella porque se ha leído el texto de la ley. Los participantes en la mesa redonda han formulado algunas propuestas para el mejor aprovechamiento de la asignatura entre las que se encuentran la utilización, por parte de las Comunidades Autónomas, del margen que deja el texto legal y el ejercicio de la libertad de cátedra que fue ampliada por la Constitución también a niveles de enseñanza básica, en el sentido de que desde la Administración únicamente se le puede decir al profesor de qué tiene que hablar pero no cómo debe hacerlo ni desde qué fundamentos.

Clausura

El Cardenal Antonio Cañizares ha clausurado la jornada, agradeciendo a los participantes sus contribuciones “de altura y seriedad jurídica, antropológica, ética y pedagógica. Esta debería ser la materia del bien común, ¿Cómo se puede educar en la ciudadanía sin una sola mención al bien común? – se ha preguntado el Cardenal – Ante esta ley sólo cabe o el que se retire o el movilizarse, en los niveles de opinión pública y de objeción de conciencia, porque de la misma manera que hoy hablamos con preocupación de la juventud LOGSE en el futuro hablaremos de la juventud de la Educación para la Ciudadanía. Hay que hacer lo posible para que la Ciudadanía forme futuras generaciones de hombres cabales y libres”.



in id diam leo. ipsum Praesent consequat. adipiscing ipsum