La CEE pone en marcha un plan de comunicación para informar a la sociedad sobre la labor de la Iglesia y el nuevo modelo de Asignación Tributaria

La CEE pone en marcha un plan de comunicación para informar a la sociedad sobre la labor de la Iglesia y el nuevo modelo de Asignación Tributaria

La Conferencia Episcopal Española ha puesto en marcha un Plan de Comunicación para informar a la sociedad sobre la labor de la Iglesia Católica en España y sobre el nuevo modelo de asignación tributaria, acordado con el Gobierno a finales de 2006. El proyecto promoverá una mayor corresponsabilidad de los católicos y de todos aquellos que valoran la labor de la Iglesia a la hora de colaborar en su sostenimiento económico.

Nuevo sistema de asignación tributaria a favor de la Iglesia Católica

El Acuerdo alcanzado entre la Iglesia y el Gobierno español, en diciembre de 2006, establece un nuevo sistema de asignación tributaria a favor de la Iglesia Católica en España.  Desde enero de 2007, se ha pasado de un sistema mixto de dotación directa, con cargo a los presupuestos generales del Estado y de asignación tributaria, a un sistema exclusivo de asignación tributaria del IRPF: se elimina la dotación presupuestaria por parte del Estado, se incrementa el coeficiente de la renta del 0,5239% al 0,7% de la cuota integra de los contribuyentes que decidan, voluntariamente, asignar a la Iglesia Católica dicho porcentaje, y se suprime la exención del IVA.

Por tanto, a partir de ahora, el sostenimiento económico de la Iglesia Católica en España pasa a depender, única y exclusivamente, de los católicos y de quienes valoran la labor que ésta desarrolla en nuestro país. De este modo, sus fuentes principales de financiación serán las aportaciones periódicas y donaciones que realizan los fieles y el 0,7% de la cuota íntegra de los contribuyentes que marquen en su declaración de IRPF la casilla correspondiente.

Gestión profesional e independiente

En este contexto, la Conferencia Episcopal Española ha decidido abordar un completo Plan de Comunicación para el que ha seleccionado, mediante concurso, a Advise, consultora estratégica especializada en marketing, publicidad y comunicación, con el fin de que desarrolle el proyecto. El equipo de profesionales de Advise asesorará en  la estrategia de actuación y seleccionará a los colaboradores para las diferentes áreas: publicidad, planificación y compra de medios, relaciones públicas, BTL, formación e  Internet.

Por parte de la Conferencia Episcopal Española los trabajos serán coordinados por la Oficina para el Sostenimiento de la Iglesia Católica, compuesta por Mons. D. Antonio Algora, Obispo de Ciudad Real y  Obispo Responsable de la Oficina y el Rvdo. D. Juan José Beltrán, director del Secretariado para el Sostenimiento de la Iglesia. Junto a ellos, formando una comisión de seguimiento, les asesoran en los trabajos del Plan de Comunicación, Mons. D. Juan del Río, Obispo de Asidonia-Jerez y presidente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social, Mons. D. Jesús Catalá, Obispo de Alcalá y presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral, el P. Juan Antonio Martínez Camino, Secretario General y Portavoz de la CEE, D. Fernando Giménez Barriocanal, Vicesecretario para Asuntos Económicos, el Rvdo. D. José María Gil Tamayo, Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social, y D. Isidro Catela, Director de la Oficina de Información de la CEE.

El Plan de Comunicación, sobre el que ya se está trabajando, tendrá como primera acción concreta una campaña informativa en los medios, que se pondrá en marcha próximamente y de la que se informará en rueda de prensa.

La Iglesia Católica en España: una labor necesaria

La Iglesia Católica forma parte de la vida cotidiana de nuestro país. Su labor contribuye de manera decisiva al crecimiento y desarrollo de la sociedad: está presente en los acontecimientos más importantes de la vida de quienes se acercan a Dios; presta atención humana a todas aquellos que lo solicitan; contribuye al desarrollo espiritual, cultural, educativo y social de la persona; impulsa el desarrollo y la evangelización de los pueblos en todo el mundo y de los colectivos más necesitados de nuestra sociedad, y mantiene el patrimonio cultural y artístico que conforman los diversos lugares de culto de los que es depositaria.

Esta labor se desarrolla gracias al trabajo de  sacerdotes, obispos, religiosos y religiosas, misioneros y misioneras, y seglares, que a diario llevan a cabo su actividad en cerca de 23.000 parroquias; 900 monasterios de clausura; numerosas órdenes y congregaciones, 13.000 cofradías, hermandades y fundaciones; más de un centenar de centros hospitalarios; 128 ambulatorios y dispensarios; 876 casas para ancianos, enfermos crónicos, inválidos y minusválidos; cerca de 1.250 orfanatos y centros para la tutela de la infancia; 365 centros especiales de educación; 144 centros de caridad y sociales y 300 consultorios y centros para la defensa de la vida y la familia.



Curabitur Sed ultricies felis fringilla eleifend leo.