Lc 12, 35-38. Bienaventurados los criados a quienes el señor, al llegar, los encuentre en vela.

«Tened ceñida vuestra cintura y encendidas las lámparas. Vosotros estad como los hombres que aguardan a que su señor vuelva de la boda, para abrirle apenas venga y llame. Bienaventurados aquellos criados a quienes el señor, al llegar, los encuentre en vela; en verdad os digo que se ceñirá, los hará sentar a la mesa y, acercándose, los irá sirviendo. Y, si llega a la segunda vigilia o a la tercera y los encuentra así, bienaventurados ellos».

Otras lecturas del día:

– Ef 2, 12-22. Él es nuestra paz: el que de los dos pueblos ha hecho uno.

– Sal 84. El Señor anuncia la paz a su pueblo.