Nota de la CEE ante el asesinato por ETA de D. Antonio Molina, miembro de la Guardia Civil

Nota de la CEE ante el asesinato por ETA de D. Antonio Molina, miembro de la Guardia Civil

En la tarde de ayer, en las inmediaciones de Collado-Villalba (Madrid), la organización terrorista ETA ha asesinado al guardia civil D. Antonio Molina y provocado heridas a su compañero cuando realizaban labores de control y vigilancia. La actuación de los miembros de la Benemérita ha impedido, aun a costa de la vida de uno de ellos, un nuevo atentado que probablemente hubiera tenido terribles consecuencias.

Los Obispos miembros de la Conferencia Episcopal Española reiteran la condena expresada en tantas ocasiones, tanto del asesinato de D. Antonio Molina como del propósito de hacer estallar los explosivos en las calles de Madrid o de otra ciudad, proclamando una vez más que «el terrorismo es intrínsecamente malo y que, por tanto, no puede ser nunca justificado por ninguna circunstancia ni por ningún resultado» y que «nunca puede existir razón moral alguna para el terrorismo» (Instrucción Pastoral «Valoración moral del terrorismo en España, de sus causas y de sus consecuencias»).

Expresamos nuestro más sentido pésame a la familia de D. Antonio Molina y al Cuerpo de la Guardia Civil del que formaba parte y hacemos votos por el rápido restablecimiento del guardia herido.

A la vez, rogamos a Dios por el eterno descanso de esta nueva víctima del terrorismo y recordamos a las comunidades cristianas la invitación a rogar por la conversión de los corazones como el único camino para la verdadera paz, a acompañar y atender a las víctimas del terrorismo y a mantener la esperanza en la misericordia de Dios, único capaz de tocar el corazón de los hombres infundiéndoles sentimientos de paz.