Con motivo de la inscripción de los alumnos en los colegios

Con motivo de la inscripción de los alumnos en los colegios

En este tiempo en el que los padres inscriben a sus hijos en los colegios,  la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis  desea recordar  algunos derechos  y deberes con referencia a la enseñanza religiosa escolar.

La enseñanza de la Religión Católica en la escuela  responde al derecho que tienen los  padres  a que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones. Este derecho está refrendado por la Constitución española en su artículo 27.3. El Estado está obligado a garantizarlo no sólo en los colegios públicos sino también en los colegios privados.

Para que este derecho se desarrolle con todas las garantías constitucionales es necesario, según nuestra legislación actual, que  la enseñanza religiosa y moral se ofrezca en todos los colegios, como una opción libre,  como área fundamental, sin discriminación alguna para los alumnos que la elijan o no la elijan. Para que no exista discriminación en la elección es necesario que las distintas opciones que se ofrezcan a los padres sean equiparables  y homologables. En la actualidad es obligado ofrecer la enseñanza de la Religión Católica con unos contenidos académicamente estructurados, exigidos y evaluados,   mientras que a los alumnos  que no la eligen se les ofrecen actividades sin  valor académico, sin evaluación y sin exigencias, en el mejor de los casos, puesto que, a veces, no se les ofrece nada.

En consecuencia,  los directores de los colegios están obligados a ofrecer a los padres las distintas opciones que la ley  determina para que puedan libremente ejercer su derecho. El colegio está obligado también a impartir, a los alumnos que no elijan la  formación religiosa y moral,  los contenidos de las actividades de estudio que están determinados para cada etapa.

En estos momentos de tanta desorientación moral y religiosa, nos dirigimos a los padres para que valoren esta enseñanza  en la que se pretende que los alumnos conozcan las claves para comprender la cultura de su entorno y adquieran aquellos principios y valores con los que fundamentar una vida digna, honrada, solidaria con los otros y  coherente  con su fe. Una vida que nace y se desarrolla en la persona, vida y palabras de Jesucristo, «el camino, la verdad y la vida».