Nota de la Conferencia Episcopal Española ante el nuevo atentado de ETA

Nota de la Conferencia Episcopal Española ante el nuevo atentado de ETA

Desgraciadamente, la organización terrorista ETA ha vuelto a asesinar. Lo ha hecho por medio de un atentado de carácter indiscriminado en Santa Pola (Alicante), en el que han perdido la vida D. Cecilio Gallego, originario de Ciudad Real, y la niña de seis años, Silvia, hija de un guardia civil destinado en el cuartel de la mencionada ciudad alicantina, que era el destinatario de esta repugnante acción criminal. La población de Santa Pola y toda la sociedad española han quedado conmocionadas ante esta crueldad inaudita, que ha producido además numerosos heridos y cuantiosos daños materiales.

La Conferencia Episcopal Española expresa una vez más su condena tajante y sin paliativos del terrorismo y en particular de este horrible crimen, que es un pecado gravísimo contra Dios Creador del hombre a su imagen y semejanza, y al mismo tiempo un pecado de lesa humanidad. Por ello, pide al Señor que toque el corazón de los terroristas para que abandonen de una vez por todas sus siniestros designios y para que escuchen el clamor de nuestro pueblo que quiere vivir en paz y en libertad.

Los Obispos miembros de la Conferencia Episcopal Española manifiestan a los familiares de los asesinados, a los heridos, a los miembros de la Guardia Civil y sus familiares y a todo el pueblo de Santa Pola su emocionada solidaridad en el dolor. Al tiempo que encomiendan al Señor el eterno descanso de los difuntos, invitan a las comunidades cristianas a acoger y apoyar a las víctimas del terrorismo y a los amenazados, y a colaborar con las autoridades legítimas en la eliminación de esta lacra que aflige a la sociedad española.

La Iglesia, que invoca la ayuda de Dios a favor del final del terrorismo, quiere seguir inculcando en la sociedad y particularmente en la juventud el sentido moral y la referencia a los valores cristianos y a la dignidad de la persona humana.