Nota de la Conferencia Episcopal Española ante el atentado de hoy en Sangüesa (Navarra)

Nota de la Conferencia Episcopal Española ante el atentado de hoy en Sangüesa (Navarra)

En la mañana de hoy, la organización terrorista ETA ha asesinado en Sangüesa (Navarra) a D. Bonifacio Martín Hernando y a D. Julián Envit Luna y ha causado gravísimas heridas a D. Ramón Rodríguez Hernández, todos ellos miembros de la Policía Nacional, así como a D. Carlos Gallo, trabajador de Telefónica. Los Obispos miembros de la Conferencia Episcopal Española condenamos con toda firmeza este nuevo atentado terrorista que supone por parte de sus autores el desprecio a la Ley de Dios, a la Sociedad y a la vida humana.

Expresamos nuestro más sentido pésame a las familias de los policías asesinados y a todos sus compañeros. Pedimos al Señor por el eterno descanso de los fallecidos y por la pronta curación de los heridos.

En estos momentos, tenemos presente la reciente Visita del Santo Padre a España, en la que recordaba el odio y la muerte producidas por la espiral de violencia, el terrorismo y la guerra. Lo mismo que el Santo Padre, invitamos a los creyentes a pedir con insistencia a Dios el don de la paz, que ante todo es don de Dios, y a construirla entre todos mediante la conversión interior. Invitamos también a todos a ser «operadores y artífices de paz», testimoniando con la propia vida que «las ideas no se imponen, sino que se proponen» y que ninguna demanda o reivindicación se puede defender con el asesinato.

Por último, con las palabras de nuestra Instrucción Pastoral «Valoración moral del terrorismo en España, de sus causas y de sus consecuencias», pedimos a todas las personas de buena voluntad que permanezcan cercanas «a quienes han sufrido los zarpazos del terrorismo y a que sientan como propia la preocupación de los que viven en un estado constante de amenaza o de presión violenta» prestándoles apoyo y protección.