En relación con la carta enviada por la Ministra de Justicia, señalar que:
En la Conferencia Episcopal no se ha recibido aún la carta a la que se refiere la declaración.
Nos extraña enterarnos por los medios de esta petición.
Las Diócesis, Congregaciones religiosas y demás instituciones eclesiales están obligadas a cumplir las normas legales y protocolos establecidos. Así, han puesto en manos de la Santa Sede y de las autoridades judiciales españolas los casos de los que han tenido conocimiento.
Una sincera inquietud por las víctimas, exige preocuparse de todos los ámbitos e instituciones en donde se producen los abusos para abordar conjuntamente la atención a las víctimas y las medidas adecuadas para afrontar este grave problema que afecta a toda la sociedad.