Nueva dinámica evangelizadora al servicio de la esperanza en Cristo

Nueva dinámica evangelizadora al servicio de la esperanza en Cristo

Durante los días 23 Y 24 de febrero de 2008 se han celebrado en El Escorial (Madrid), organizadas por el Departamento de Pastoral Obrera (CEAS) y presididas por Monseñor Antonio Algora Hernando, Obispo de Ciudad Real y Obispo responsable de Pastoral Obrera de la Conferencia Episcopal, las XIII Jornadas de Delegados, Directores de Secretariados de Pastoral Obrera y responsables generales y de formación de los Movimientos Obreros Cristianos (Hermandad Obrera de Acción Católica –HOAC-, Juventud Obrera Cristiana –JOC-, Hermandades del Trabajo –HHT-, Mujeres Trabajadoras Cristianas –MTC- Y Acción Católica Obrera –ACO-) y de los Equipos Parroquiales de Pastoral Obrera (EPPOs).

Bajo el lema “Nueva dinámica evangelizadora al servicio de la esperanza en Cristo”, alrededor de 100 personas, procedentes de la mayoría de las diócesis españolas, y de los distintos movimientos apostólicos hemos estado reflexionando sobre algunos de los aspectos del contenido del libro “El trabajo humano, principio de vida” publicado por el Departamento de Pastoral Obrera de la Conferencia Episcopal Española, y editado por Alfonso Alcaide Maestre.

Hemos profundizado en la concreción de la evangelización desde el compromiso de los militantes, con los testimonios de Toni Martínez Santamaría, María Luisa Martín, Laura Arjona y José Pinteño que viven su compromiso en distintos ambientes (sindical, inmigración, trabajo juvenil y problemática del calzado en el Valle del Vinalopóo en Alicante).

Francisco Porcar (Militante de la HOAC)  nos planteó algunas sugerencias para la revisión de nuestra experiencia en tres aspectos: (en los problemas concretos del Mundo Obrero y del trabajo, para extender nuestra manera de entender la Pastoral Obrera y para promover el acompañamiento comunitario de la Pastoral Obrera).

Una vez más hemos constatado que el sistema económico actual (el sistema de producción y consumo que predomina en nuestra sociedad) se ha convertido en sistema social y cultural, de manera que está alterando gravemente la realización personal, familiar, social, cultural, espiritual y religiosa, al invadir el trabajo el tiempo de vida, al imponer el consumo como ideal de felicidad y al inducir al ocio evasivo como válvula de escape.

Nos proponemos un nuevo dinamismo para anunciar a la mayoría social  que formamos los trabajadores y trabajadoras el proyecto de felicidad de Jesucristo y a denunciar las situaciones que vulneran la dignidad de la persona, implicando a otros, haciendo protagonistas a quienes sufren estas situaciones y a fortalecer en la sociedad aquellas instituciones que se encargan de promover la justicia y la igualdad entre todos los/las trabajadores/as: sindicatos, partidos políticos y asociaciones civiles.

Con el propósito de trasladar todas estas reflexiones y propuestas a cada una de las diócesis y en un ambiente de oración y comunión que ha tenido presente en todo el encuentro la vida, el sufrimiento y las situaciones de conflicto del mundo obrero, especialmente nos solidarizamos con la situación de las familias de “Pasta de Conchos” (Méjico), donde todavía siguen pendiente de rescate los cadáveres de 63 mineros fallecidos hace ya 2 años. Todo nuestro apoyo y solidaridad con las familias afectadas.

Que Jesús, el obrero de Nazaret nos guíe, oriente e ilumine en la puesta en marcha de todo este proceso.



tempus porta. Nullam sem, mi, Donec