Miércoles de la V semana del Tiempo Ordinario

Miércoles de la V semana del Tiempo Ordinario

 

Mc 7, 14-23. Lo que sale de dentro es lo que hace impuro al hombre.

Llamó Jesús de nuevo a la gente y les dijo: «Escuchad y entended todos: nada que entre de fuera puede hacer al hombre impuro; lo que sale de dentro es lo que hace impuro al hombre».

Cuando dejó a la gente y entró en casa, le pidieron sus discípulos que les explicara la parábola. Él les dijo: «¿También vosotros seguís sin entender? ¿No comprendéis? Nada que entre de fuera puede hacer impuro al hombre, porque no entra en el corazón sino en el vientre y se echa en la letrina». (Con esto declaraba puros todos los alimentos). Y siguió: «Lo que sale de dentro del hombre, eso sí hace impuro al hombre». Porque de dentro, del corazón del hombre, salen los pensamientos perversos, las fornicaciones, robos, homicidios, adulterios, codicias, malicias, fraudes, desenfreno, envidia, difamación, orgullo, frivolidad. Todas esas maldades salen de dentro y hacen al hombre impuro».

Otras lecturas del día:

– Gén 2, 4b-9. 15-17. El Señor Dios tomó al hombre y lo colocó en el jardín de Edén.

– Sal 103. ¡Bendice, alma mía, al Señor!