Mc 10, 13-16. Quien no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él.

En aquel tiempo, se Acercaban a Jesús niños para que los tocara, pero los discípulos les regañaban. Al verlo, Jesús se enfadó y les dijo: «Dejad que los niños se acerquen a mí: no se lo impidáis, pues de los que son como ellos es el reino de Dios. En verdad os digo que quien no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él». Y tomándolos en brazos los bendecía imponiéndoles las manos.

Otras lecturas del día:

– Sant 5, 13-20. Mucho puede la oración insistente del justo.
– Sal 140. Suba, Señor, mi oración como incienso en tu presencia.