Mt 5, 17-19. No he venido a abolir, sino a dar plenitud.

No creáis que he venido a abolir la Ley y los Profetas: no he venido a abolir, sino a dar plenitud. En verdad os digo que antes pasarán el cielo y la tierra que deje de cumplirse hasta la última letra o tilde de la ley. El que se salte uno solo de los preceptos menos importantes y se lo enseñe así a los hombres será el menos importante en el reino de los cielos. Pero quien los cumpla y enseñe será grande en el reino de los cielos.

Otras lecturas del día:

2 Cor 3, 4-11. Para ser ministros de una alianza nueva: no de la letra, sino del Espíritu. 

Sal 98. Santo eres, Señor, nuestro Dios.