Mt 11, 28-30. Soy manso y humilde de corazón.

En aquel tiempo, tomó la palabra Jesús y dijo: «Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera».

Otras lecturas del día:

– Is 26, 7-9. 12. 16-19. Despertarán jubilosos los que habitan en el polvo.

– Sal 101. El Señor desde el cielo se ha fijado en la tierra.