Sábado de la XV semana del tiempo ordinario

Sábado de la XV semana del tiempo ordinario

 

Mt 12, 14-21. Les mandó que no lo descubrieran. Así se cumplió lo dicho por el profeta.

En aquel tiempo al salir de la sinagoga, los fariseos planearon el modo de acabar con Jesús. Pero Jesús se enteró, se marchó de allí y muchos lo siguieron. Él los curó a todos, mandándoles que no lo descubrieran. Así se cumplió lo dicho por medio del profeta Isaías: «Mirad a mi siervo, mi elegido, mi amado, en quien me complazco. Sobre él he puesto mi espíritu para que anuncie el derecho a las naciones. No porfiará, no gritará, no voceará por las calles. La caña cascada no la quebrará, la mecha vacilante no la apagará, hasta llevar el derecho a la victoria; en su nombre esperarán las naciones».

Otras lecturas del día:

– Éx 12, 37-42. Fue la noche en que el Señor sacó a Israel de la tierra de Egipto.

– Sal 135. Porque es eterna su misericordia.