Jn 6, 41-51. Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo.

Los judíos murmuraban de él porque había dicho: «Yo soy el pan bajado del cielo», y decían: «¿No es este Jesús, el hijo de José? ¿No conocemos a su padre y a su madre? ¿Cómo dice ahora que ha bajado del cielo?». Jesús tomó la palabra y les dijo: «No critiquéis. Nadie puede venir a mí si no lo atrae el Padre que me ha enviado. Y yo lo resucitaré en el último día. Está escrito en los profetas: “Serán todos discípulos de Dios”. Todo el que escucha al Padre y aprende, viene a mí.

Otras lecturas del día:

– 1 Re 19, 4-8. Con la fuerza de aquella comida, caminó hasta el monte de Dios.

– Sal 33. Gustad y ved qué bueno es el Señor.

– Ef 4, 30 – 5, 2. Vivid en el amor como Cristo.