Lc 14, 12-14. No invites a tus amigos, sino a pobres y lisiados.

Y dijo al que lo había invitado: «Cuando des una comida o una cena, no invites a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a los vecinos ricos; porque corresponderán invitándote, y quedarás pagado. Cuando des un banquete, invita a pobres, lisiados, cojos y ciegos; y serás bienaventurado, porque no pueden pagarte; te pagarán en la resurrección de los justos».

Otras lecturas del día:

– Flp 2, 1-4. Dadme esta gran alegría: manteneos unánimes.

– Sal 130. Guarda mi alma en la paz, junto a ti, Señor.