Lc 19, 41-44. ¡Si reconocieras lo que conduce a la paz!

Al acercarse y ver la ciudad, lloró sobre ella, mientras decía: «¡Si reconocieras tú también en este día lo que conduce a la paz! Pero ahora está escondido a tus ojos. Pues vendrán días sobre ti en que tus enemigos te rodearán de trincheras, te sitiarán, apretarán el cerco de todos lados, te arrasarán con tus hijos dentro, y no dejarán piedra sobre piedra. Porque no reconociste el tiempo de tu visita».

Otras lecturas del día:

– Ap 5, 1-10. El Cordero fue degollado, y con su sangre nos adquirió de toda nación.

– Sal 149. Has hecho de nosotros para nuestro Dios un reino de sacerdotes.