Lc 21, 34-36. Estad despiertos, para que podáis escapar de todo lo que está por suceder.

Tened cuidado de vosotros, no sea que se emboten vuestros corazones con juergas, borracheras y las inquietudes de la vida, y se os eche encima de repente aquel día; porque caerá como un lazo sobre todos los habitantes de la tierra. Estad, pues, despiertos en todo tiempo, pidiendo que podáis escapar de todo lo que está por suceder y manteneros en pie ante el Hijo del hombre».

Otras lecturas del día:

Ap 22, 1-7. Ya no habrá más noche, porque el Señor los iluminará. 

– Sal 94. Maranatá. ¡Ven, Señor Jesús!