Opción por la Enseñanza de la Religión y Moral Católica (Curso 2005-2006)

Opción por la Enseñanza de la Religión y Moral Católica (Curso 2005-2006)

formato pdf Gráficos y tablas

 
En cada curso escolar y por estas fechas, la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis informa sobre el número de alumnos que han elegido la enseñanza de la Religión y Moral Católica en la escuela de titularidad pública, en la escuela católica y en la escuela de titularidad civil.
El presente informe se realiza en base a los datos recabados por las Delegaciones Diocesanas de enseñanza de todas las diócesis españolas. En este curso se han recabado datos de 4. 574.622 alumnos, de los cuales 3.539.403 están inscritos en religión católica, que en porcentajes alcanza el 77´4 % del alumnado. Esto supone que de los 6.475.923 alumnos totales en la escuela española, 5.012.346 alumnos están recibiendo enseñanza religiosa católica. Con relación al curso pasado, 1´9 puntos menos.
Se mantiene la opción por la enseñanza religiosa en los colegios católicos, el 99%, y disminuye en dos puntos en cada una de las etapas en la escuela pública. La escuela de titularidad civil desciende en tres puntos y cinco décimas con relación al curso pasado.
Valoración
Año tras año, desde el curso 93-94 en el que comienza a implantarse efectivamente la LOGSE ha ido decreciendo la opción por la enseñanza religiosa.
Podrían aducirse muchas causas que conforman la evolución de esta sociedad, sin embargo, hay algunas que en estos últimos cursos son más determinantes. Por una parte, los condicionamientos académicos que sufre esta enseñanza:
Una asignatura fundamental en el currículo y a la vez opcional, pierde su carácter fundamental cuando no se le valora equitativamente como al resto de las áreas eliminando su evaluación académica consecuente. A su vez, pierde su carácter opcional cuando no existen posibilidades iguales de opción para todos los alumnos. Proponer junto a la enseñanza de la religión, que responde a objetivos necesarios en el desarrollo de la personalidad plena y con contenidos sistemáticamente estructurados y científicamente contrastados, unas enseñanza no homologables académicamente, no evaluables y sin ningún objetivo de referencia académica es necesariamente discriminatorio para los alumnos de religión, más aún, si esta enseñanza de la religión puede ser sustituida por un rato de estudio o un recreo.
Por otra parte, la presión mediática sufrida en el último curso ha podido influir en ese pequeño porcentaje de alumnos que no han optado por la enseñanza religiosa. Cuando se añora en la escuela el aprendizaje de los valores que más humanizan, sin embargo, se ponen trabas a la enseñanza de estos valores que promueve la formación religiosa católica escogida por la mayoría de los padres.

formato pdf Gráficos y tablas