Palabras de salutación del Nuncio a la LXXXIV Asamblea Plenaria

MonteirodeCastro

Palabras de salutación del Nuncio a la LXXXIV Asamblea Plenaria

Emmo. Señor Cardenal Presidente,
Emmos. Señores Cardenales,
Excmos. Señores Arzobispos y Obispos,
Hermanos y hermanas


MonteirodeCastro

Agradezco al señor Cardenal Presidente de la Conferencia Episcopal Española, el Eminentísimo señor Cardenal Antonio María Rouco Varela, su invitación a participar en esta sesión inaugural de su Asamblea Plenaria. Les transmito a todos ustedes, así como a sus diocesanos y a todas las personas presentes el saludo y la bendición del Santo Padre, quien en este momento ha particularmente apreciado vuestra cercanía y recuerdo en la oración.

En el periodo desde la última Asamblea Plenaria, los Obispos españoles tenían prevista la Visita ad limina, que pudo realizar un primer grupo de Obispos, pero no ha podido ser concluida por las condiciones de la salud del Santo Padre. Esta circunstancia nos obliga más, si cabe, a elevar nuestra oración por el Papa Juan Pablo II, para que sea confortado en su enfermedad y para que siga prestando su servicio a la Iglesia conforme a la voluntad de Dios. Aunque sé que ya lo han hecho, les invito a que pidan a sus comunidades cristianas oraciones por el Santo Padre.

En el único mensaje que, con ocasión de la Visita, el Santo Padre ha podido entregar los Obispos españoles, trazaba una radiografía de la situación de la Iglesia española basada sustancialmente en los informes que los propios Obispos habían enviado. Después de expresar su preocupación por la mentalidad de la indiferencia religiosa creciente en España, ha animado a los Obispos a responder a esta situación con una acción pastoral adecuada a alas nuevas realidades. Les ha exhortado a vivir y dar testimonio de la unidad querida por Cristo para su Iglesia, esforzándose en “conservar la unidad del Espíritu con el vínculo de la paz” (Ef 4,3). También les ha invitado a poner en el centro de la vida espiritual la Eucaristía, que los pastores han de celebrar con dignidad y decoro. La Eucaristía fortalecerá a los fieles, animados por sus pastores, para dar un testimonio eclesial creíble cuando defiendan la vida, la educación religiosa de los hijos, la protección del matrimonio y de la familia, la defensa del nombre de Dios y del valor humano y social de la religión cristiana. La participación en la Eucaristía dominical es indispensable para lograr esa fuerza.

El Santo Padre les ha encomendado que ejerzan su paternidad espiritual animada por la caridad con los sacerdotes quienes, a su vez, deberán dar la primacía a la celebración de la Eucaristía, junto con la celebración devota de la Liturgia de las Horas, la oración y otras prácticas que asegurarán “el esplendor de la propia identidad” y “el fructuoso ejercicio del ministerio sacerdotal”.

El mensaje toca también otros puntos a los que no he aludido, como la atención a la pastoral vocacional, que en su conjunto, significan un impulso a la evangelización de acuerdo con las circunstancias concretas que nos toca vivir. Junto con el Santo Padre, les animo a participar con sus jóvenes en la Jornada Mundial de la Juventud de Colonia, donde él les espera para confesar, con los Reyes Magos: “Hemos venido a adorarle”.

En esta Asamblea se renovarán los cargos directivos de la Conferencia Episcopal en cada uno de sus órganos. Me uniré en la oración a todos en la misa del Espíritu Santo que celebrarán antes del comienzo de las elecciones para que les ilumine en su decisión y sepan elegir a quienes les representarán en los próximos tres años.

Agradezco a todos ustedes la colaboración que continuamente me prestan, en particular a quienes han ejercido cargos directivos en la Conferencia Episcopal en este trienio, al mismo tiempo que ofrezco a quienes sean elegidos la disponibilidad completa y cordial de la Nunciatura Apostólica.

Encomiendo a María Inmaculada en este año dedicado a ella, los trabajos de la Asamblea que hoy comienza, a todos los Obispos y a sus comunidades diocesanas.



ipsum dolor ante. adipiscing id tristique libero libero. elit. tempus pulvinar