Personas que colaboran en el cónclave

TrasladoSilla

Personas que colaboran en el cónclave

La Constitución Apostólica Universi Dominici Gregis, firmada por el Papa Juan Pablo II el 22 de febrero de 1996 y la Carta Apostólica en forma de «Motu Proprio» sobre algunas modificaciones a las normas relativas a la elección del Romano Pontífice firmada por el Papa Benedicto XVI el 22 de febrero de 2013, especifican quienes son las personas  que deberán estar disponibles durante el Conclave.

 TrasladoSilla

1) Secretario del colegio cardenalicio quien actúa de secretario de la asamblea electiva (Mons. Lorenzo Baldisseri)

2) El maestro de las celebraciones litúrgicas pontificias (Mons. Guido Marini)

3) 8 ceremonieros

4) 2 religiosos adscritos a la Sacristía Pontificia

5) 1 eclesiástico elegido por el cardenal decano para que lo asista en su cargo

6) Religiosos de varias lenguas para las confesiones

7) médicos y enfermeros para eventuales emergencias

8) Personal encargado para los servicios de comedor y limpieza

9) Personal encargado de las flores y de los servicios técnicos

10) Los encargados del transporte de los electores desde la Domus Sanctae Marthae al Palacio Apostólico

11) Los encargados de los ascensores del Palacio Apostólico

12) Los sacerdotes que ayudan a algunos cardenales electores

13) El Coronel y un Mayor del Cuerpo de la Guardia Suiza Pontificia, encargados de la vigilancia cercana a la Capilla Sixtina

14) El Director de los Servicios de Seguridad y Protección Civil con algunos de sus colaboradores

Todas estas personas serán advertidas sobre el significado y sobre el alcance del juramento que han de prestar antes del comienzo del proceso de la elección del Nuevo Pontífice, así deberán pronunciar y subscribir a su debido tiempo, ante el Cardenal Camarlengo Tarcisio Bertone, u otro cardenal delegado por éste, en presencia de 2 protonotarios apostólicos de número participantes, el juramento según la fórmula siguiente:

{xtypo_rounded2}

«Yo N.N. prometo y juro observar el secreto absoluto con quien no forme parte del Colegio de los Cardenales electores, y esto perpetuamente, a menos que no reciba especiales facultades dadas expresamente por el Nuevo Pontífice elegido o por sus Sucesores, acerca de todo lo que atañe directa o indirectamente a las votaciones y a los escrutinios para la elección del Sumo Pontífice.

Prometo igualmente y juro que me abstendré de hacer uso de cualquier instrumento de grabación, audición o visión de cuanto, durante el periodo de la elección, se desarrolla dentro del ámbito de la Ciudad del Vaticano, y particularmente de lo que directa o indirectamente de algún modo tiene que ver con las operaciones relacionadas con la elección misma. Declaro emitir este juramento consciente de que una infracción del mismo comportaría para mí la pena de la excomunión «latae sententiae» reservada a la Sede Apostólica.

 Así Dios me ayude y estos Santos Evangelios que toco con mi mano».

{/xtypo_rounded2}





felis venenatis, Donec vel, mattis suscipit