Presentación de la celebración del 10º aniversario de "La Pastoral de toda la Iglesia"

algorahernandoantonioangel

Presentación de la celebración del 10º aniversario de "La Pastoral de toda la Iglesia"

algorahernandoantonioangelA diez años de distancia hacemos memoria de lo que ocurrió y resaltamos los aspectos que más inciden hoy en la realidad de la Pastoral Obrera de toda la Iglesia.

El documento se aprobó en nov. del 1994. Entonces la Conferencia Episcopal Española había terminado unos períodos de reflexión que dieron como resultado el documento de “Católicos laicos, Iglesia en el mundo” y el documento “La caridad en la vida de la Iglesia”. Aquellos procesos de estudio y de desarrollo de los temas, nos llevaron a descubrir también la necesidad de abrir un proceso en el cual, como se dice en el prólogo del mismo documento, tuviéramos puestas las bases para abordar cuanto concierne a la Pastoral Obrera.

Por una parte, veíamos que los laicos tenían que actuar en el mundo y, por otra, veíamos que los empobrecidos necesitaban ser atendidos por toda la Iglesia y teníamos que tocar la pastoral que tiene en cuenta las estructuras que causan, que generan, esas pobrezas, por una mala gestión de los recursos y de los contratos de trabajo.

Hace diez años, la tasa del paro era muy elevada, comenzaba la inmigración sin saber adonde nos iba a llevar y había unas condiciones por las cuales no se quería creer en que había un mundo del trabajo que estaba necesitado de una atención. Todo eso nos hizo abrir el proceso que culminó con el documento, que fue aprobado en noviembre del 94, por la Asamblea de la Conferencia Episcopal.

Con mirada restrospectiva, el documento ha servido para dar carta de naturaleza para toda la Iglesia, como el mismo documento dice, a una pastoral que tiene que tener en cuenta esas estructuras que generan esas malas condiciones salariales, de trabajo, de higiene, de seguridad en el trabajo, etc… que viene denunciando Juan Pablo II en las encíclicas sociales, y que en continuas intervenciones nos advierte, a toda la Iglesia, de lo que está pasando en esas realidades.

La Pastoral Obrera, desde entonces, no es una pastoral de especialistas, no es una pastoral por así decirlo de un sector privado de la Iglesia, sino que atañe a toda la Iglesia.

En una primera época, hubo que divulgar el documento y se trabajó mucho, prácticamente nos visitamos todas las diócesis. Los obispos nos fueron llamando a casi todas las diócesis para dar a conocer el documento.

También se abrieron las Escuelas de formación de la dimensión social y política de la fe; se pusieron en marcha los Secretariados y las Delegaciones de P.O., que no existían. Esto ha dado pie para que ahora estemos en una etapa, un poco de estancamiento en cuanto al desarrollo, gozando y sufriendo de todas las crisis de militancia que tiene la Iglesia en todos los campos, pero ahí estamos y con pequeños grupos que coordinan los Equipos Parroquiales de Pastoral Obrera (EPPOS) y las Coordinadoras de los Movimientos Apostólicos. Y así la Pastoral Obrera va estableciéndose y desarrollándose en las diócesis.

Los diez años de la publicación del documento nos ofrecen, de nuevo la ocasión de releerlo, de profundizar en su conocimiento, y de volver de nuevo al estudio y reflexión de la Doctrina Social de la Iglesia para dar respuesta a las realidades que hoy como ayer vive la inmensa mayoría de los trabajadores, de esas dos terceras partes de la sociedad que vive de un salario o de una subvención porque está en paro.

Ofrecemos esos contenidos a los internautas para llevar adelante los grupos de personas que desde la Iglesia y con toda la Iglesia acierten en seguir mostrando al mundo del trabajo el amor de Dios Padre que en Jesucristo nos envía con la fuerza de su Espíritu a: “anunciar a los pobres la Buena Nueva… a proclamar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor”

Mons. Antonio Algora HernandoObispo de Ciudad Real,
Obispo Responsable del Dpto. de Pastoral Obrera