Provincias Eclesiasticas

Las diócesis se agrupan, según del CÓDIGO DE DERECHO CANÓNICO (CC 431-446), en provincias eclesiásticas delimitadas territorialmente, con la finalidad de promover una acción pastoral común en varias diócesis vecinas y fomentar, de manera más adecuada, las recíprocas relaciones entre los obispos diocesanos. Para ello, conforme al espíritu del decreto conciliar CHRISTUS DOMINUS (39-40), ayudan las características sociológicas, históricas y geográficas. A la autoridad suprema corresponde constituir, suprimir o cambiar las provincias eclesiásticas. Es preceptiva su creación.

La provincias eclesiástica, que tiene de propio derecho personalidad jurídica, está presidida por el Metropolitano, quien es, a su vez, Arzobispo. El oficio de Arzobispo Metropolitano va anejo a la sede episcopal, de la que recibe el nombre la provincia eclesiástica.

Provincia Eclesiástica, Arzobispado Sede de la Provincia y Diócesis que la forman: