La exposición itinerante sobre la Trata se puede visitar estos días en Torremocha del Jarama, en Madrid

La exposición itinerante sobre la Trata se puede visitar estos días en Torremocha del Jarama, en Madrid

El secretariado de la Comisión Episcopal de Migraciones, a través de la sección de Trata de Personas, promueve la exposición itinerante de fotografías «Punto y Seguimos. La vida puede más». El objetivo, visibilizar y sensibilizar sobre la situación de abuso y explotación de personas.

El material fotográfico, firmado por Fernando Mármol Hueso, se pone a disposición de las diócesis para que programen la fecha y los lugares para la muestra. La primera parada fue en Madrid, la catedral de La Almudena. Ahora se puede ir a visitar en Torremocha del Jarama, en la diócesis de Alcalá de Henares (Madrid).  Ya están en calendario Jaén (octubre); Valladolid (octubre-noviembre); Cádiz (noviembre); y San Sebastián (diciembre). Para el próximo año, Burgos (enero); Pamplona (febrero); Getafe (marzo); Toledo (abril); Cartagena (mayo); Logroñó (junio); y Vitoria (Julio 2020).

Sobre la exposición

Este proyecto comenzó con un acercamiento a las personas e instituciones involucradas en acciones contra la trata y a proyectos de atención social y pastoral a las víctimas. Después se ha construido un relato en imágenes, haciéndoles partícipes y protagonistas a las víctimas a través de las imágenes y de sus propias palabras, plasmadas en las frases que acompañan a las fotografías.

Y esto es lo que ahora se ofrece en «Punto y Seguimos. La vida puede más». La exposición se enfoca en torno a tres líneas argumentales: el drama vivido por las personas que han sufrido situación de trata; la indiferencia; y la esperanza de una vida libre de la explotación, con la implicación de la Iglesia y de la sociedad en general.

En la presentación de la muestra se destaca que la Trata de Personas «es una realidad invisibilizada para la ciudadanía». «En la mayoría de los casos -lamentan- no se detectan ni identifican situaciones de trata, siendo difícil por lo tanto combatirlo si no se conoce». «Es necesario -puntualizan- conocer para poder mirar y mostrar».