Exhortación Pastoral con motivo del 40 aniversario de la Encíclica "Populorum Progresio" de Pablo VI

lineapuntos1

Exhortación Pastoral con motivo del 40 aniversario de la Encíclica "Populorum Progresio" de Pablo VI

I.- Gozoso aniversario

Celebramos con gozo, este año 2007, el 40 aniversario de la Encíclica “Populorum Progressio” de Pablo VI y el 20 aniversario de la Encíclica “Sollicitudo Rei Socialis” de Juan Pablo II . 

  • Es un mensaje de gran actualidad
  • Los temas vertebradores de su enseñanza:

1.- el desarrollo integral;

2.- la llamada a dar respuesta a los retos que desafían a la justicia internacional y el compromiso de la Iglesia ante este desarrollo ejerciendo como abogada de los pobres;

3.- que las personas sean artífices de su propio desarrollo.

Con esta exhortación se trata de subrayar algunas enseñanzas que formaron parte del documento de Pablo VI y que son de gran actualidad (siguiendo a Benedicto XVI): la vivencia de la comunión eclesial y la misión evangelizadora en el mundo. Así lo ha subrayado el actual Papa en su primera carta encíclica “Deus Caritas est”, al indicar que la misión de la Iglesia en el mundo consiste en mostrar el amor de Dios a la humanidad a través del amor de los cristianos en la vida diaria.


II.- Conocimiento y reconocimiento por la Doctrina Social de la Iglesia.

Esta celebración del aniversario nos permite unir la palabra de la enseñanza social de la Iglesia y el testimonio de las comunidades y de las instituciones eclesiales al servicio de la acción caritativa y social (nº2).

3.- La Iglesia ya desde sus orígenes, siguiendo la enseñanza de la Palabra de Dios y, después, de los Santos Padres, desarrolló y puso en práctica su doctrina social.

4.- En el documento que recordamos, ha sido una aportación significativa la comprensión del “verdadero desarrollo”. Es muy reconocida la preciosa definición que recoge PP : “Es el paso, para cada uno y para todos de condiciones de vida menos humanas, a condiciones más humanas”. Más humanas todavía: el reconocimiento, por parte del hombre, de los valores supremos, y de Dios, que de ellos es la fuente y el fin. Más humanas, por fin y especialmente: la fe, don de Dios acogido por la buena voluntad de los hombres, y la unidad de la caridad de Cristo, que nos llama a todos a participar, como hijos, en la vida de Dios vivo, Padre de todos los hombres” .

6.- El conjunto de esta doctrina social constituye un patrimonio de gran valor para la Iglesia y su misión en el mundo.  Por este motivo los obispos hacen una llamada a cada uno de los cristianos y a todas las comunidades de la Iglesia que peregrina en España para que sean altavoces vivos que den a conocer los principios, criterios y directrices de la enseñanza social de la Iglesia.


III.- Comunión y evangelización

7.- Sin embargo, la mejor manera de mostrar el  agradecimiento hacia el pasado es el compromiso decidido ante los desafíos del presente de manera que podamos crecer en la comunión eclesial y en el dinamismo de la misión evangelizadora.

Subrayan los obispos la vitalidad del compromiso en la acción caritativa y social: es una vitalidad que se manifiesta en los compromisos diarios de muchos cristianos que viven la fe en su vida matrimonial y familiar, profesional, social, cultural, sindical, política y religiosa. También en el compromiso de las comunidades parroquiales, las congregaciones religiosas, las asociaciones de los laicos …

8.- Y esta vitalidad de la Iglesia emerge, de una manera especial, en la existencia de instituciones eclesiales con presencia pública destacada, significativa y reconocida, en nuestra sociedad como, por ejemplo, Cáritas, Manos Unidas… así como la ingente labor de los misioneros, ONGs católicas y tantas personas de buena voluntad.

La necesidad de reivindicar el desarrollo integral, la visión trascendente de la persona humana, abierta al misterio de Dios, viene urgida por los prejuicios secularistas y laicistas de nuestra época. La propuesta coherente y tenaz de una visión del ser humano abierta a Dios y la confesión pública de la verdad de la fe a este respecto, es urgente e insustituible en nuestra sociedad, para la causa del desarrollo de nuestra sociedad y de todos los pueblos.

 9.- También la celebración de este aniversario es una gran oportunidad para potenciar la cooperación y la comunión de todos los bautizados y, al mismo tiempo, estimular la comunión entre las diversas instituciones eclesiales, que manifiestan la acción caritativa y social de la comunidad cristiana al servicio de toda la sociedad y, en especial de los pueblos que sufren las consecuencias del subdesarrollo.

11.- De modo inseparable a la comunión y a la caridad, los obispos manifiestan la necesidad de afrontar el gran reto de la evangelización. En el documento manifiestan que se podrá “ evangelizar la sociedad y la cultura de hoy, a condición de que demos testimonio a la vez de Jesucristo y del compromiso por la justicia y el amor que brota de la fe. “La doctrina social es parte integrante
del ministerio de evangelización de la Iglesia.

12.- El 40 Aniversario de Populorum Progressio es, por tanto, una nueva llamada que nos impulsa a mostrar el amor entrañable de Dios hacia todos los hombres de la tierra y el amor de la Iglesia frente a los conflictos e injusticias del mundo globalizado. Por ello relacionando esta exhortación con el otro documento sobre las migraciones que ha aprobado la Asamblea Plenaria, habría que unir el planteamiento que hace Populorum progressio sobre la necesidad de promover el desarrollo en los países pobres con la situación planteada por tantos emigrantes que vienen de estos países para participar de nuestro bienestar y de nuestro trabajo. Si hubiera una acción decidida a favor del desarrollo de estos países (como plantea PP) seguro que la situación inhumana de los emigrantes sería distinta.

IV.- Espiritualidad encarnada

13.- Cuando los cristianos intentamos vivir como Cristo vivió y amar como Él amó, somos un signo viviente del amor de Dios y una fuente de esperanza para la humanidad. Ésta es la aportación específica de la Iglesia  al bien común de la sociedad.

15.- En definitiva, Populorum Progressio relaciona íntimamente la caridad que brota del amor de Dios, con la edificación de la comunidad cristiana (comunión) y con el anuncio del evangelio a la sociedad de nuestro tiempo con hechos y palabras (misión).

lineapuntos1

  Pablo VI, Populorum Progressio, 20.

Pablo VI, Populorum Progressio, 21.

Cf. Juan Pablo II . Familiaris consortio (1981) y Evangelium vitae (1995)



Aenean venenatis, massa ut libero. vulputate,