Las aportaciones recibidas proceden de la Conferencia Episcopal Española, de las diócesis españolas, de los institutos de vida consagrada, de instituciones eclesiales (Caritas, OCSHA…) y de particulares.