Sacerdotes de la OCSHA en Caracas

2014OCHSA1

Sacerdotes de la OCSHA en Caracas

60 sacerdotes diocesanos misioneros que están trabajando en 14 países de América Latina han celebrado su tradicional encuentro continental en la ciudad de Caracas los días 13 al 17 de enero de 2014. En el Encuentro han participado, llegados desde España, Mons. Rodríguez Plaza, Arzobispo de Toledo y Presidente d la Comisión Episcopal de misiones, y D. Anastasio Gil, Director del Secretariado de esta Comisión Episcopal.

2014OCHSA1

Estos sacerdotes fueron enviados a la misión por sus respectivas diócesis, acogiéndome al servicio de la Obra de Cooperación Sacerdotal Hispanoamericana (OCSHA) de la Conferencia episcopal. Allí permanecen desde hace más de cincuenta años algunos de ellos y, en la mayoría de los casos, sirviendo a las comunidades cristianas más necesitadas. El carisma de la OCSHA es acompañar a estos misioneros en su trabajo pastoral por encargo de sus respectivos obispos tanto de origen como de destino. En el año 1949 comenzó esta corriente de colaboración entre las Iglesias que continúa en la actualidad a pesar de que han decrecido en España las vocaciones sacerdotales, a la vez que en las Iglesias de América se está incrementado el número de vocaciones al sacerdocio. En buena medida gracias a la labor evangelizadora de quienes partieron para allá como misioneros.

Los días previos al Encuentro fueron llegando a la capital de Venezuela desde 14 países de América Latina: Estados Unidos, Guatemala, Honduras, Nicaragua, R. Dominicana, Cuba, Colombia, Venezuela, Perú, Ecuador, Brasil, Bolivia, Chile y Argentina. Había sacerdotes ancianos rozando los 80 años hasta los más jóvenes que fueron enviados recientemente. Unos y otros están trabajando en la viña del Señor para que su Reino se haga presente en el continente americano, especialmente entre los más pobres. Este es uno de los carísimas de la OCSHA, acompañar a estas vocaciones en su servicio a la Iglesia, sin ninguno de ellos pierda o tenga que renunciar a su incardinación de origen.

Las jornadas se iniciaron con dos conferencias a cargo de dos prestigiosos especialistas que situaron a los participantes en el contexto geográfico, social y político de Venezuela. Primero el profesor Ángel Oropeza, politólogo, ofreció algunas claves para entender la situación de Venezuela desde el punto vista social y político, como es la educación, la pobreza, la salud, el trabajo, etc. El Padre Luis Ugalde, sj, profundizó en los principales retos que tiene la evangelización en este país no exento de limitaciones por la realidad social y el condicionamiento del Gobierno. Algunas de las reflexiones que más impactaron fueron:

  • Venezuela está de moda a nivel mundial por el predominio del “Socialismo del S. XXI”, que es desconocido para los que no vivimos en esa situación porque uno de los recursos más fuertes que utiliza es la propaganda y la buena imagen de cara al exterior, aunque en el país haya cuestiones sin aclarar.
  • La escalofriante cifra de casi 25.000 muertes violentas en 2013, superando todos los parámetros, donde destacan las muertes de jóvenes por la impunidad y las situaciones de corrupción que fomentan el delito y la tenencia fácil de armas.
  • La contradicción en que vive la población en general, que siendo un país rico en petróleo, hay escasez de alimentos y de productos de primera necesidad.
  • El fracaso de los planes de educación. Hay un alto índice de  fracaso escolar, siendo 400 % más las probabilidades en los jóvenes que sin terminar sus estudios puedan llegar a ser delincuentes.
  • La mayoría de las víctimas y de los victimarios de toda la violencia son jóvenes de 15 a 29 años.
  • El fundamentalismo totalitario, que usa todos los medios para justificar la bondad de la revolución bolivariana.
  • La sutil dependencia política y militar de Cuba.
  • Las llamativas campañas de construcción de viviendas, que están al 100 x 100 en manos de chinos y rusos, amparados en la misión “Vivienda”.
  • La inflación oficial reconocida por el gobierno del año 2013 ha sido del 56 %.

Sus reflexiones fueron completadas por Mons. Baltazar Porras, Arzobispo de Mérida, que abrió el horizonte de los participantes más allá de los límites geográficos de Venezuela, para destacar argumentalmente algunos de las cuestiones relacionadas con la evangelización de América, como es el caso de la fuerza de la Mística popular, el nuevo enfoque y posibilidades de la Pastoral en la grandes concentraciones urbanas, el valor humanizador y evangelizador de las pequeñas comunidades de base, el gran impulso de esperanza que está dando a toda la Iglesia, y en especial a Latino América, el Papa Francisco.

Cada uno de los países tuvo la oportunidad de informar al resto de compañeros algunos de los hechos más relevantes desde el punto de vista evangelizador, del país donde trabaja. Fue una larga pero rica experiencia poder conocer de primera mano los restos evangelizadores de estos sacerdotes que están cooperando con otras Iglesias más necesitadas. Muchas de estas aportaciones irán apareciendo en Carta de Casa.

2014OCHSA2La mañana del jueves fue el momento elegido para el silencio y la oración, incoado con una plática sobre la dimensión universal de la vocación sacerdotal por parte de D. Braulio Rodríguez. Por la tarde se abrieron las puertas para acoger a algunos misioneros españoles que trabajan en Caracas y con ellos pudimos compartir la alegría de la misión degustando unos dulces navideños. El día anterior, dedicado a la convivencia, se cerró en la parroquia Madre de Dios, regentada por José Martínez, sacerdote de Ourense, que a la vez es el subdelegado nacional de la OCSHA en este país.

El Cardenal Urosa había aceptado la invitación para celebrar la Misa de clausura, pero por razones de salud no pudo estar presente y vino Mons. Tulio Luis Ramírez, obispo auxiliar de Caracas, con una cariñosa carta justificando su ausencia y felicitando a los misioneros por su trabajo y entrega. Antes de la celebración se trabajó sobre los asuntos propios de la OCSHA entre los que destaca la preocupación de la Comisión Episcopal por estar cerca de los sacerdotes más mayores y enfermos.

Ha sido unánime el agradecimiento que han expresado cada uno de los participantes. Agradecimiento porque se sienten queridos y acompañados por la Iglesia en España que los envió.  Sirvan como muestra estas palabras que uno de ellos ha enviado a la Secretaría de la Comisión Episcopal: “Termino dando gracias a Dios por hacerme partícipe de esta emocionante misión de colaborar en la extensión del Reino junto a nuestros pastores y hermanos presbíteros. Esto es todo lo que yo he vivido como tiempo de gracia y de misión compartida” (Julián Nicolás).

Tags:


adipiscing dolor efficitur. ipsum eget diam Praesent Praesent at pulvinar Nullam dolor.