Sobre la investigación con embriones en Europa

Sobre la investigación con embriones en Europa

Producir embriones humanos en los laboratorios es siempre un atentado a la dignidad personal de esos seres humanos. Cuando, además, son producidos para ser sacrificados en aras de una investigación consumidora de embriones, la inmoralidad de estas acciones es extremadamente grave. Ninguna previsión terapéutica puede justificar tales atentados contra vidas humanas. Sus consecuencias sociales no deben ser minusvaloradas, ya que es la misma concepción de la persona, base del ordenamiento justo de la convivencia, la que resulta seriamente dañada.

Saludamos que el Consejo de Ministros de la Unión Europea no haya aprobado anteayer, día 26, un plan para financiar la investigación con embriones que pone en cuestión los principios éticos fundamentales en los que se basa la legislación de muchos países de la Unión y que deben ser promovidos en toda Europa. Hay que construir el futuro sobre el fundamento del respeto escrupuloso a la dignidad de todos los seres humanos, en particular, de los más indefensos.

Confiamos en que la nueva votación que se anuncia para el próximo día 3 de diciembre permita a los miembros del Consejo, incluida España, tomar decisiones que salvaguarden la dignidad humana.