TRECE presenta su programación religiosa en un coloquio de Mons. Argüello con universitarios

TRECE presenta su programación religiosa en un coloquio de Mons. Argüello con universitarios

TRECE ha presentado su programación religiosa reuniendo en la Fundación Pablo VI a casi un centenar de jóvenes universitarios con el secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Mons. Luis Argüello. En este coloquio, que ha tenido lugar el 22 de octubre de 2019, se ha hablado de redes sociales o del papel conciliador de la televisión, según informa la emisora de televisión de la CEE. “La televisión tiene dificultad para conectar con los jóvenes”. Con esta autocrítica comenzaba Mons. Argüello su intervención.

(Acto completo)

 

(Coloquio de Mons. Luis Argüello con los universitarios)

 

Acercar la televisión a los jóvenes

Para demostrar esta voluntad de TRECE por acercar sus contenidos a los jóvenes, ellos han tomado la palabra. Estudiantes de la Un¡versidad San Pablo CEU, la Universidad Francisco de Vitoria, la Universidad Pontificia de Comillas, el Centro Universitario Cardenal Cisneros, el Centro Universitario La Salle, Centro Universitario Villanueva y la Fundación Master COPE han sido este martes los protagonistas al lanzar sus preguntas al secretario general de la CEE.

El encuentro ha comenzado con uno de los temas más presentes en los medios: la situación en Cataluña y el papel que la televisión puede ejercer como conciliador. Monseñor Argüello ha explicado que “quizá el foco desenfoca, porque cuando se pone el foco en algo llameante como las hogueras, se desenfocan otras realidades que estaban sucediendo en las calles de Cataluña”. Por ello, ha destacado que “el riesgo de transformar en espectáculo los conflictos sociales es motivo de inquietud y preocupación para la televisión”.

En ese sentido, ha añadido que desde la televisión “hay que favorecer una escucha de lo que el otro dice. Hace falta que la razón aparezca, porque quizá hay un protagonismo excesivo de los sentimientos que no dejan paso a la razón como fuerza del diálogo”.

Preguntado sobre si la programación sociorreligiosa es rentable, Mons. Argüello ha distinguido dos tipos de rentabilidades: la económica y la que afecta a la vida de las personas. “Si esta programación sirve para cambiar la vida de alguno de los que lo ven, la rentabilidad sería altísima”, ha concluido.

En relación a los valores que debe transmitir una televisión como TRECE, ha resaltado que estos “no deben quedarse estancados en el contenido sociorreligioso sino que deben contagiar al resto de la programación”. Sobre las redes sociales tan presentes en el mundo actual, ha instado a los jóvenes a que las llenen “de propuestas de bien”.

Finalmente, con referencia a la vinculación que se hace habitualmente entre la religión católica y una determinada ideología, el secretario general de la Conferencia Episcopal ha destacado que “la Iglesia no se identifica con ninguna ideología concreta” y ha animado a los jóvenes a buscar siempre fuentes que cuenten la verdad de los hechos y a contrastar aquellos medios que apuestan por ofrecer noticias confusas sobre la Iglesia Católica. “Pregunta cuando dudes” ha pedido a los jóvenes. Por último, ha animado a los estudiantes que se preparan para trabajar en los medios de comunicación a que “nos incomodéis y seáis pregoneros de las buenas noticias que se aprecian en aquellos que se han encontrado con Jesús”.

La programación sociorreligiosa de TRECE

TRECE ha aprovechado este encuentro con jóvenes para presentar su programación sociorreligiosa. El canal apuesta por ser una televisión comprometida que promueve un periodismo en el que las personas están en el centro de la información. Más de cien horas de información en directo en las que la programación sociorreligiosa tiene un amplio peso a lo largo de la parrilla, también los fines de semana.

Los espacios “Misioneros por el Mundo”, “Perseguidos pero no olvidados”, “Crónica de Roma”, “Periferias” y “Tú eres misión” han sido protagonistas en el auditorio de la Fundación Pablo VI.

En referencia a estos espacios, Mons. Argüello ha señalado que “en un momento en el que es tan habitual enarbolar banderas, estos programas no sólo levantan la bandera de ciertos valores, sino que muestran a las personas que los hacen realidad” y ha instado a los jóvenes a caminar juntos para construir una programación que recoja sus intereses.

“Misioneros por el Mundo” (Lunes, 00.30H y Domingos 13.50H ) nos acerca cada semana al día a día de los once mil misioneros españoles repartidos por todo el mundo. “Es una realidad que hay que contar y lo estamos haciendo gracias al apoyo de OMP” señalaba Asell Sánchez, reportero del programa.

“Perseguidos pero no olvidados” (Martes 00.30H y Domingos 9.30H), espacio realizado por Ayuda a la Iglesia Necesitada y presentado por Raquel Martín nos hace llegar los testimonios de aquellos que son perseguidos por su fe, pero como expresaba Martín “no es un programa sólo de denuncia sino también hay espacio para la esperanza”.

Irene Pozo escribe cada semana la “Crónica de Roma” (Miércoles, 00.30H y Sábados 13.40H). Un espacio que nos acerca cada semana a la actualidad del Vaticano y al magisterio del Papa Francisco. Entrevistas, reportajes y las crónicas de la Santa Sede en un programa que difunde de forma cercana los valores del humanismo cristiano.

Ana Medina se asoma a las “Periferias” (Jueves, 00.30H y Domingos, 13H) para poner el foco en los que se mantienen alejados del objetivo mediático. Un programa que vuelve a dar testimonio de la labor más desconocida de la Iglesia y que nos hace sobrevolar las redes sociales en compañía de Antonio Moreno en “La Nube”. “Nuestro objetivo es que nadie se quede indiferente después de ver las “Periferias”, ha destacado Ana Medina.

“Tú eres misión” (Viernes, 00.30 y Sábados, 10.20 h.) es un nuevo programa de Obras Misionales Pontificias en el que de la mano de José María Calderón se repasa la labor de los misioneros desde otro punto de vista con reportajes, entrevistas y debates que nos acercarán a cuestiones como la vuelta a casa de los misioneros o los problemas de seguridad a los que se enfrentan los religiosos. Una forma diferente de contar la misión de la Iglesia a través de sus protagonistas.