XXVI Jornadas Nacionales de Patrimonio de la Iglesia

XXVI Jornadas Nacionales de Patrimonio de la Iglesia

Los Delegados Diocesanos de Patrimonio, Miembros de los Equipos Diocesanos, Profesores y Expertos en la Historia del Arte, Arquitectos, Artistas en las diversas expresiones plásticas y cuantos han participado en las XXVI Jornadas Nacionales de Patrimonio Cultural de la Iglesia, que con el título: “Las nuevas expresiones artísticas y el lenguaje de la fe. Diálogo con los artistas”, se han celebrado en Sevilla, del 26 – 29 de Junio, en la sede del Seminario Metropolitano, organizadas por la Comisión Episcopal para el Patrimonio Cultural y su Secretariado, MANIFIESTAN su agradecimiento:

— Al Emmo. Rvdmo. Sr. Card. D. Carlos Amigo Vallejo, Arzobispo de Sevilla, por su presencia y acogida fraterna en su Sede. Agradecemos sus palabras en la sesión inaugural, así como la homilía que pronunció desde su Cátedra.

— Felicitar y agradecer al Presidente de la Comisión Episcopal para el Patrimonio Cultural, el Exmo. Y Rvdmo. Sr. D. Juan José Asenjo Pelegrina, Obispo de Córdoba, a los Obispos miembros de la Comisión E. para el Patrimonio,a D. Manuel Iñiguez Ruiz de Clavijo, Director del Secretariado de la Comisión, por la iniciativa de haber celebrado estas XXVI Jornadas con este título y contenido y habernos invitado a los profesionales y artistas a este encuentro de diálogo y reflexión que estimamos muy positivo.

— Nuestro agradecimiento al Seminario Metropolitano de Sevilla, sede de nuestras Jornadas, al Sr. Rector, Sr. Administrador y seminaristas que nos han acogido en su casa y facilitado todos los medios para hacer agradable nuestra estancia. A todos los que han colaborado en Sevilla. Excmo Cabildo Catedral y Delegación Diocesana de Patrimonio.

— Nos felicitamos mutuamente por la presencia y colaboración de tantos delegados diocesanos, profesores y expertos en arte, y de una manera especial, de la presencia de los numerosos artistas que han participado. Constatamos y valoramos como muy positivo la profundidad de las diversas ponencias e intervenciones, los interrogantes planteados y el interés que ellas han suscitado. Asimismo, destacamos el ambiente de fraternidad y comunión eclesial que hemos tenido, de respeto en la discrepancia en el dialogo suscitado; la buena organización y funcionamiento de todos los actos que han constituido estas XXVI Jornadas.

La reflexión que juntos hemos realizado nos ha llevado a unas conclusiones de las que queremos destacar:

  • La necesidad y urgencia de seguir el diálogo iniciado entre la Iglesia y los artistas y que en estas XXVI Jornadas hemos reiniciado, si en algún momento se ha visto interrumpido.Estamos convencidos de que este diálogo sincero y respetuoso, tendrá efectos beneficiosos para nuestras Iglesias Diocesanas, para los artistas, así como para el arte religioso como expresión de la fe de la Iglesia.Con el fin de promover y mantener este diálogo, estamos abiertos a cuantas iniciativas se sugieran y a buscar cauces y medios que lo favorezcan.

  • Los artistas asumimos con responsabilidad los criterios, directrices y cuantas orientaciones nos ofrece la Iglesia en sus documentos. Respondemos a la invitación que nos hace la Iglesia, de contribuir con nuestro arte e inspiración creativa, con la belleza de nuestras obras, a expresar a los hombres de hoy, los misterios de la fe y colaborar así a la misión de la Iglesia, que no es otra que la de Evangelizar.

  • Los artistas y cuantos hemos participado en estas XXVI Jornadas, vemos la necesidad de mantener este diálogo iniciado, para ello, proponemos seguir organizando encuentros de artistas con la Iglesia. Los artistas sentimos la necesidad de estar acompañados por sacerdotes preparados y sensibilizados, por el arte y la cultura, así como la Iglesia necesita de los artistas para que estos, por medio de la belleza de sus obras, expresen a los hombres de hoy los misterios de la fe.

  • El acompañamiento de los artistas requiere sacerdotes preparados y sensibilizados por el mundo de la cultura. En general, también estimamos que tanto los que se preparan para ser sacerdotes en seminarios y universidades, como los sacerdotes en su formación permanente, necesitan una formación adecuada que se adquiere por medio del estudio de la historia del arte y la cultura, la arqueología y el contacto con el mundo del arte. Se dispongan los medios necesarios para esta formación y sensibilización del clero.

  • Tenemos la convicción de que ante todo necesitamos realizar verdadero arte; una verdadera obra de arte, bella. En este sentido, si es auténtico arte ya tiene un valor en sí mismo y, al contemplarlo, nos abrirnos a la trascendencia. Si es arte religioso, nos abre a la trascendencia cristiana. El arte religioso, como lenguaje y por su belleza, está al servicio de la misión y vida de la Iglesia. Debemos rechazar toda obra que presente un arte falso, comercializado. Tenemos que huir de un arte meramente decorativo, superfluo y comercial.

  • Proponemos la conveniencia de que las obras a realizar de nueva planta de complejos parroquiales y otras obras de la Iglesia, se organicen y adjudiquen por medio de Concursos.
    Estos encargos de obras se han de designar a aquellos proyectos y artistas mejores y relevantes. Los concursos de obras requieren la elaboración previa de unos criterios a los que se han de ajustar; así como la de un “Consejo de Asesores”, integrado por especialistas: profesores de arte, arquitectos y artistas que presten su ayuda dentro de las Delegaciones Diocesanas de Patrimonio, para discernir el mejor proyecto y los mejores artistas.
    Los concursos de obras requieren la elaboración previa de unos criterios a los que se han de ajustar; así como la de un “Consejo de Asesores”, integrado por especialistas: profesores de arte, arquitectos y artistas que presten su ayuda dentro de las Delegaciones Diocesanas de Patrimonio, para discernir el mejor proyecto y los mejores artistas.
  • Por último, y dado el interés suscitado, así como el éxito de estas Jornadas, en las que se han cumplido los objetivos programados, proponemos seguir profundizando en el encuentro de la Iglesia con los artistas, reflexionar sobre el arte actual, mantener reuniones de trabajo a diversos niveles, programar actividades y retomar el tema en otras Jornadas no lejanas en el tiempo.

PROPUESTAS OPERATIVAS

En coherencia con nuestras convicciones proponemos:

  • Que las Delegaciones Diocesanas valoren la necesidad de crear dentro de su organización y estructura el “Consejo Asesor” o “Consejos Artísticos”
  • Elaboración de Directrices Artísticas. Criterios base para la construcción de nuevos edificios o complejos parroquiales.
  • Que las obras que la Iglesia vaya a realizar, los haga a través de “Amplio Programa de Concursos de Arte”.
  • Institucionalizar el encuentro anual con artistas e Iglesia.
  • Estudiar la posibilidad de crear la “Medalla de Oro del arte religioso” al artista o la mejor obra del año. (Sería como el reconocimiento máximo de la Iglesia Española al arte religioso)
  • Estudiar la posibilidad de realizar una gran exposición (modelo Edades del Hombre) del arte religioso del siglo XX.
  • Seguir fomentando el encuentro entre delegados, sacerdotes y artistas para un mutuo conocimiento


quis, risus consectetur odio ut diam